Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El peor Barça de la última década

Las nueve derrotas del equipo de Georgios Bartzokas nunca se produjeron durante ocho años con Xavi Pascual y se acercan al registro de 2006 con Dusko Ivanovic

Georgios Bartzokas. Ampliar foto
Georgios Bartzokas. EFE

El 28 de junio, el mismo día que Xavi Pascual no pudo contener las lágrimas en su despedida tras ocho años como entrenador del Barcelona, Albert Soler, el director de deportes profesionales del club, proclamó: “No nos planteamos solo el cambio de un entrenador, sino de un modelo de futuro”. Han transcurrido cinco meses desde que Rodrigo De la Fuente fue nombrado director deportivo, cuatro y medio desde que Georgios Bartzokas firmó como entrenador, dos y medio desde que el Barcelona perdió la final de la Supercopa ante el Gran Canaria y 21 partidos entre la Euroliga y la Liga Endesa en los que el Barcelona ha dejado un rastro de nueve derrotas. El equipo azulgrana no acumulaba tantas desde 2006 cuando el entrenador era el montenegrino Dusko Ivanovic y el equipo se debatía en la octava plaza de la Liga, con cinco triunfos y seis derrotas y era cuarto en su grupo de la Euroliga, con seis victorias y cinco derrotas.

Ahora, los indicativos de la falta de consistencia y competitividad del equipo azulgrana se traducen en una décima plaza en la Euroliga, con cinco triunfos y seis derrotas —una especialmente dura por 63-102 ante el Madrid—, y son solo algo mejores en la Liga, donde ha caído al cuarto puesto, con ocho triunfos y tres derrotas, tras la última en Andorra (87-80).

Nunca se agolparon tantos reveses a estas alturas del curso durante los ocho años que el equipo estuvo con Xavi Pascual al mando. Empiezan a quedar en evidencia las palabras con las que Soler explicó la destitución del técnico de Gavà. “No ha habido un detonante. Ha habido una reflexión. A Xavi se le hizo el encargo de que construyera un equipo lo competitivo y que ganara el máximo de competiciones. Llevamos dos años sin cumplir estos objetivos”.

El lastre que acumula el Barcelona empieza a comprometer su temporada, especialmente en la Euroliga, donde este año el primer corte reservado para los ocho primeros es más exigente. Otra cuestión es la Copa, del 16 al 19 de febrero en Vitoria, y la Liga, con playoffs a partir del 18 de mayo. Pero los indicadores son negativos y en Andorra, el Barça sumó su quinta derrota seguida en sus desplazamientos. “Estamos en un proceso. Claro que estoy preocupado, no estoy satisfecho con nuestro récord, pero no diría que estamos en crisis. En la Euroliga todos los equipos son duros y cualquiera que sepa de baloncesto entiende que el Barça no es el mejor equipo de la Euroliga en estos momentos. Pero lo intentamos y trabajamos para mejorar”, dijo Bartzokas tras la derrota en Andorra.

La temporada del Barcelona es atípica ya desde antes de su inicio. La nueva estructura deportiva tuvo que asumir contratos de jugadores con los que no hubiera contado, se acumularon hasta seis bajas (Pau Ribas, Lawal, Navarro, Doellman, Claver y Koponen) y el equipo sigue sin responder a pesar de los refuerzos de Jonathan Holmes y Alex Renfroe.

“Primero sufrimos en nuestra química porque teníamos muchas ausencias”, recuerda Bartzokas. “Ahora porque los que han vuelto aún no están en buena forma. Es verdad que nuestro ataque no es de los mejores, pero también que tenemos la mejor defensa de la Euroliga. Tenemos algunas cosas buenas y algunas debilidades. La clave es analizarlo en cada partido y ser cada día mejores y no es fácil porque el calendario es loco. Debemos encontrar el camino”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.