Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BLOGS Por EDUARDO SALETE VELA

Nuevo tejido Gore Active con membrana exterior que repele el agua

Goretex afirma que este tejido revolucionará las prendas para deporte al aire libre

Chaqueta Outdoor Gore-tex Ampliar foto
Chaqueta Outdoor Gore-tex

Goretex cumple este año su cuadragésimo aniversario, todo un acontecimiento para los deportistas y aventureros. Si usted tiene edad suficiente recordará como eran las botas de montaña antes de 1982. Las botas eran pesadas y rígidas, construidas en cuero, para garantizar su impermeabilidad había que untarlas de grasa de caballo y además no transpiraban. Hacer una ruta de montaña era garantía de ampollas sí o sí.

Eso era hasta 1982, cuando Goretex revolucionó el mundo del calzado deportivo presentando su botín fabricado con el nuevo tejido Gore-tex. Con el nuevo tejido las botas se hicieron más ligeras, mucho más flexibles, impermeables, pero fundamentalmente transpirables. Ya podíamos tener los pies secos, adiós a las ampollas. Y no solo eso, además empezamos a subir por la montaña como si nos hubiesen quitado la plomada de las plantas de los pies. Lo cierto es que fue una revolución similar a la provocada por Steve Jobs con su Mac en el mundo de los ordenadores, aunque más modesta y silenciosa. Si para los friquis de la informática Apple es el súmmum, para los montañeros lo es Goretex.

Es curioso cómo nos adaptamos a las nuevas tecnologías y olvidamos de cómo eran los tiempos antes de disfrutar de las ventajas ya asumidas. El tejido Gore-tex está ahora en todo tipo de calzado deportivo, casual y de vestir y, seguramente, casi nadie repara en la tecnología con la que anda. Excepto los que sufrieron aquellas botas de cuero durante muchas marchas, estos sí que aprecian los nuevos calzados… seguramente.

Treinta años después, y coincidiendo con el 40 aniversario de su fundación, Goretex lanza una nueva tecnología que, según sus ingenieros, va a revolucionar los deportes al aire libre, sobre todo los aeróbicos. El nuevo Gore-tex Active.

Diferencias entre el nuevo tejido Gore-tex Active y el clásico.
Diferencias entre el nuevo tejido Gore-tex Active y el clásico.

Para mí, la revolución tecnológica en el deporte casi se circunscribe a la invención de un traje de buceo de 1 mm de grosor y 300 gramos de peso con el que poder bucear en los fiordos noruegos durante el mes de diciembre. Y que esté seco nada más emerger de la inmersión ¡Eso sí que sería el superinvento! Para los buceadores, este "neopreno" sería como entrar en el Valhala sin haber muerto en batalla. No sé a qué esperan los ingenieros para inventarlo.

Bueno, basta de soñar y volvamos al tejido Active. Yo no lo he probado, todavía, pero, según los superpoderes que prometen en Goretex que tiene su nueva obra, las ganas no me faltan.

Lo más novedoso que incorpora el Gore-tex Active es una membrana exterior que repele constantemente el agua. Es decir, el agua rebota, resbala sobre la membrana, forma el efecto perlado como sobre una superficie de un coche que se ha encerado recientemente. Y esto tiene varias consecuencias. Una, que la chaqueta construida con el tejido Active no precisa de una capa exterior como hasta ahora para que retenga el agua. Sin esta capa la chaqueta se vuelve más ligera y menos voluminosa.

Chaqueta con tejido Gore-tex Active ampliar foto
Chaqueta con tejido Gore-tex Active

El tejido Gore-tex Active reduce el número de capas en la construcción de la chaqueta y, siendo muy transpirable, impide que la chaqueta se moje en todo momento.

Al estar siempre seca, sin la necesidad del tejido exterior, se evita el efecto enfriador ¿Ha corrido usted alguna vez con un forro polar de batalla, no muy caro? Habrá notado que mientras corría usted no sentía humedad, quizá hasta un poco de calor. Pero al pararse se habrá percatado que de sus hombros se eleva una pequeña niebla de vapor y que siente que su forro no está del todo seco, según pierde calor notaría más esa humedad y el frío que conlleva. Este es el efecto enfriador. Con el Active, por lo visto, esto ya no pasa.

Mi superpoder favorito es el siguiente: si ha llovido y la chaqueta está cubierta de agua, basta una sacudida antes de entrar en casa y la chaqueta está otra vez completamente seca. Me encanta, en mi caso eso es una ventaja enorme, no me caerían más broncas por dejar todo perdido después de venir de correr o pasear al perro. Y además se puede meter en la lavadora y sacar la chaqueta lista para colgar en el armario. Como en esto falle la chaqueta, los de Goretex me oyen.

Por dentro, la membrana va forrada con Micro Grid Backer, cuya misión es mantener el confort climático. Es decir, tener unas propiedades “organolépticas” agradables, ser transpirable y mantener la temperatura en unos rangos aceptables para la práctica del deporte y para la cerveza de después, que no digo que sea lo más importante, pero si se está seco y caliente y no hay necesidad de cambiar de ropa para poder disfrutar de una “rubia” con los amigos, después de la jornada, eso que nos ahorramos. Además, la membrana exterior, aparte de impermeable, es cortaviento por lo que la sensación térmica, sea cual sea exteriormente y si es razonable, está controlada.

Resumiendo, Goretex ofrece su supertejido Active que es mucho más ligero, menos voluminoso, impermeable y constantemente seco, con confort climático y cortavientos. Y a los primeros deportes a los que lo ha proyectado son el running y el ciclismo, tanto en ciudad como por montaña.

Si usted quiere hacerse con una de estas chaquetas, las casas que las lanzarán para diciembre son Castelli, Gore Bike y Running, The North Face y Arc’teryx. Cuando la pruebe le diré cuales son mis sensaciones, y si lo hace usted antes, transmítame sus experiencias. Arriba tiene mi Twitter, no se olvide lo de sacudir la chaqueta, a ver si es verdad que se queda como para poder sentarse en el sofá.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información