Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafa Márquez, el bombero mexicano

El central mexicano de 37 años vuelve a apagar las llamas y le da el triunfo a su selección

El central mexicano celebra su gol contra EEUU
El central mexicano celebra su gol contra EEUU USA Today Sports

Cada vez que hay problemas en la Selección de México, el entrenador en turno no duda en llamar a un líder nato, el veterano Rafael Márquez. La emergencia en esta ocasión era empezar de la mejor manera las eliminatorias mudialistas de la Concacaf frente a Estados Unidos, el rival máximo. El exdefensa del Barcelona aceptó ser convocado esta vez, se puso el brazalete de capitán y apagó las llamas en un partido que al Tri se le escapaba de las manos. Lo hizo con un gol en la recta final del encuentro para colocar el marcador 1-2. Se trató de una anotación histórica al ser la primera que convierte en un torneo oficial contra los estadounidenses y que, incluso, lo mantiene fresco con 37 años. 

Rafa Márquez (Michoacán, 1979) ha sido parte medular del equipo dirigido por Juan Carlos Osorio y ha brindado certeza a la línea defensiva que aún no encuentra un sustituto para el ex azulgrana. Héctor Moreno y Diego Reyes han tenido problemas cuando el káiser mexicano ha quedado fuera de su Selección, a la cual no ha dejado de representar durante 19 años.

Pero más allá de las labores defensivas, sus 13 goles oficiales han dejado una huella en el equipo mexicano, sobre todo, en los mundiales. Uno de ellos fue en Alemania 2006 durante los octavos de final contra Argentina, aunque su equipo quedó fuera al perder 2-1. También en Sudáfrica 2010 cuando marcó en los últimos minutos el 1-1. Otro más fue en el de Brasil en el estadio Arena Pernambuco contra Croacia. Márquez ha aparecido en los partidos con mayor intensidad.

Antes de anotarle a Estados Unidos, el canterano del club mexicano Atlas marcó en la pasada Copa América frente a Uruguay. En esta ocasión, el eterno capitán con el dorsal número cuatro no pudo dejar escapar la ocasión para anotar en el derbi de Norteamérica, en un tiro de esquina donde demostró que todavía es un genio en el remate de cabeza. "El gol lo disfruté como hacía tiempo no ocurría", dijo. No es para menos, la selección de México no ganaba desde hacía 44 años un partido eliminatoria en suelo estadounidense. Los años pasan y Márquez se alista para jugar su quinto mundial.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información