El Celta se reserva demasiado y Europa se le complica

Berizzo guarda a sus mejores hombres, su equipo reacciona tarde y se jugará ante el Standard de Lieja en Balaídos la continuidad en la competición continental

Gol de Kasper Dolberg al Celta para abrir el marcador en el Amsterdam Arena.
Gol de Kasper Dolberg al Celta para abrir el marcador en el Amsterdam Arena.OLAF KRAAK (EFE)

El técnico Toto Berizzo ha decidido que la excepcionalidad de la competición europea cause el menor daño posible al día a día liguero, a eso que JB Toshack llamaba “pan y mantequilla”. Así que el Celta se maquilla para salir al continente, guarda a futbolistas que marcan diferencias y recurre a varios esforzados sin tanto talento. Ocho cambios decretó el técnico argentino respecto al once que empezó en Las Palmas el pasado domingo. Ese es el plan y mal que bien le sirvió al equipo hasta la dura prueba de Amsterdam, un escenario con heráldica, un rival párvulo al que no pudo frenar mientras estuvo plagado de suplentes y al que metió el miedo en el cuerpo con dos goles en los minutos finales marcados por futbolistas que el técnico había reservado. Cayó el Celta ante un Ajax que aseguró su acceso a la primera ronda eliminatoria de la Europa League. El equipo vigués se jugará el pase la próxima jornada en Balaídos contra el Standard de Lieja. Si vence estará también en los dieciseisavos de final, si cae se despedirá de Europa y si empata a cero tendrá ventaja de cara a la decisión final con una visita al Panathinaikos mientras los belgas reciben a los holandeses.

Superados los mágicos setenta y su eterna aportación a una manera de entender el juego, inmerso en el capitalismo futbolístico, el Ajax se ha convertido en un vivero para gourmets. Particularmente en la posición de delantero centro no ha dejado de presentar al mundo promesas de futbolistas descomunales. No todos han llegado a ser lo que se atisbaba, pero bueno será mantener bajo el radar a su última alhaja, un danés de 19 años que atiende al nombre de Kasper Dolberg. Contra el Celta compensó a quienes compraron una entrada o se sentaron ante el televisor. Imposible para un paladar futbolero no extraer todo tipo de jugos ante un delantero así. El partido fue suyo, cada giro, cada toque de balón, cada movimiento mostró algo. Y lo abrió con un gol extraordinario.

Más información

A Dolberg le reclutó para el Ajax, John Steen Olsen, el responsable de scouting del equipo holandés para Escandinavia, el mismo que encontró a Ibrahimovic en Malmoe. Quizás por eso, por su talla, fortaleza, potencia y su juego de espaldas se le compara con el simpar sueco. Pero tiene aromas de Kluivert, la clase, la elegancia en cada acción. Sergi Gómez y Fontàs pasaron un calvario ante un delantero imparable que ayudó a que su equipo creciese con el paso de los minutos para jugar cada vez más cerca de la portería de Rubén Blanco. Porque el Celta empezó aplicado en la presión, pero a los veinte minutos ya se enfocaba a la contención. Por el camino había quedado una clara oportunidad de gol nacida de un grosero error del meta Onana, que le entregó la pelota a Bongonda en la frontal, pero el belga respondió con un disparo desviado.

Fue apenas un susto para el Ajax, que tenía problemas para salir jugando y escrutar los duelos individuales que le planteaba el Celta, pero que se ancló a Dolberg para echar al equipo de Berizzo varios metros atrás. Con el danés aparecieron Traoré, Younes y Ziyech, un trío de agitadores. Este último avisó poco antes del gol de Dolberg con un caracoleo de fuera a dentro que acabó con un remate cerca del palo. Luego marcó el delantero al filo del descanso en una jugada que retrató que el Ajax ya tenía el control: recuperó en la banda izquierda del Celta tras un saque de banda, tocó con prestancia y encontró a Dolberg en tres cuartos para que este se deshiciese de Sergi Gómez con un sutil autopase antes de engatillar a la red.

El Celta marcó dos goles en los últimos diez minutos y Bongonda tuvo una clara ocasión para empatar sobre el final

El descanso le vino bien al Celta, que entendió que le iba a ir mejor cuanto más lejos estuviese la pelota de Dolberg. Porque además el Ajax palidece hacia atrás. Fue intrépido en la desventaja el equipo de Berizzo, que de inicio llegó un par de veces a la línea de fondo de su oponente y le mostró que el partido podía cambiar. El Celta desconectó a Dolberg y lo llevó veinte metros más lejos del área porque rescató la pelota y cuando la recuperó lo hizo lejos de su área sin necesidad de recurrir al repliegue. Los cimientos de una recuperación estaban puestos, pero justo en ese momento dos electrizantes apariciones de los extremos Traoré y Younes, que también ahí tiene pedigrí en la gestación de talentos el Ajax, propició la sentencia mientras en la banda calentaban Hernández, Guidetti y Iago Aspas. Salieron los dos delanteros demasiado tarde, descontaron con sendos goles en los diez últimos minutos y el Ajax tembló. Aspas fabricó un pase monumental para Bongonda y el empate flotó en el Amsterdam Arena mientras la pelota se marchaba ajustada al palo hacia el exterior de la red. Dolberg ya estaba en el banquillo y se ve que no era el día para guardar a los mejores.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción