Liga Santander

Aleix Vidal no cuenta para nada

Luis Enrique, que no tenía a otro lateral derecho para medirse al Deportivo, decide no convocarle por séptima vez consecutiva

Aleix Vidal en un entrenamiento en el Camp Nou.
Aleix Vidal en un entrenamiento en el Camp Nou.A. García / EFE

El mensaje es del todo inequívoco. No hay manera de darle la vuelta al calcetín o de ver que era un aviso. Luis Enrique, técnico del Barcelona, no quiere a Aleix Vidal en el equipo del mismo modo que el técnico entiende que Aleix Vidal no desea luchar por un puesto en el once o, al menos, en la convocatoria. El día en el que Sergi Roberto no estaba por molestias musculares, el día en el que el Barça no contaba con ningún lateral derecho –ni siquiera con alguno del filial que durante la semana se había entrenado con el primer equipo-, tampoco hay hueco para Aleix Vidal. Ya son siete ocasiones consecutivas en las que el futbolista se queda excluido del grupo, apartado de la lista, sentado en la grada. Así, frente al Deportivo, Luis Enrique inventará a un jugador para la retaguardia derecha o, como ya hiciera ante el Leganés, jugará con tres centrales y pondrá a Rafinha de carrilero derecho, experimento que no le funcionó mal del todo.

Ya no hay carrete para Vidal, que costó 22 millones de euros hace dos años y que desde el cuerpo técnico ya quisieron traspasarlo en el curso anterior. Pero desde la directiva se entendió que era una apuesta del misterr y que su tarea consistía en recuperarlo. Bien en lo deportivo; bien en lo económico. Pero no hay tutía porque Luis Enrique ya no quiere a Aleix ni en pintura. “No tengo ninguna queja de mis jugadores”, repite con su cantinela habitual el entrenador ante los micros; “lo que me pasa a mí le sucede a todos los técnicos”. Pero desde el club se filtra que no hay entendimiento entre ambas partes, toda vez que no corrige el juego de posición ni el peligro que se da a sus espaldas cuando sube por el carril. También se sugiere que no está contento con su entrega del mismo modo que no soporta los lamentos de quien no juega sino que prefiere el grito por ser cambiado, señal de competitividad máxima.

“Mañana sale el sol”, sugerían desde las oficinas del Barcelona, confiados en que hoy Luis Enrique le daría la alternativa a Aleix Vidal. Pero no ha sido así y ahora ya se tiene claro que la dirección deportiva deberá traer a un lateral derecho de cara al mercado invernal. “Lo vivimos con tranquilidad”, destacan desde otra área de la entidad, de las altas esferas. Pero ya no hay vuelta de hoja y Aleix Vidal se ha quedado sin su silla en el Barcelona. Luis Enrique lo ha dejado más que claro.

Messi se calza las botas

Ya lo advirtió Luis Enrique ayer en la rueda de prensa previa, justo al acabar el penúltimo entrenamiento de la semana. "La buena noticia es que recuperamos a Messi y a Umtiti", solventó con una filtración inusual para el técnico azulgrana, que se adelantó al parte médico oficial de la entidad donde se comunica el alta de los futbolistas. "Leo ha entrenado bien durante la semana y hablaré con él para ver cómo está antes del partido", remachó. Por lo que su inclusión en la lista para el encuentro de esta tarde ante el Deportivo (16.15 horas. beIN Sports) era una consecuencia lógica. También entró en la convocatoria el central francés y Rakitic, todos con el alta.

"Perder a Leo es un reto", analizó Luis Enrique el día después de que el 10 se sentara en el césped del Camp Nou con el gesto contraído por el dolor, por la noción de una lesión muscular en el aductor que le apartaría de los terrenos de juego por un tiempo y no solo en ese encuentro ante el Atlético de Madrid. "Pero ya lo hicimos el año pasado y en este lo intentaremos volver a hacer", añadió el entrenador azulgrana. Messi ha estado de baja desde el 22 de septiembre, tres encuentros en los que el Barça ha vencido dos (0-5 al Sporting y 1-2 al Borussia Moenchengladbach) y caído en el otro (4-3 frente al Celta). "Leo ha trabajado mucho, muchísimo, durante estas semanas", explican desde el vestuario del Barcelona. "Siempre ha estado", añadió Luis Enrique. No en vano, a pesar del parón por los partidos internacionales de las selecciones y de los días de fiesta que dio el técnico, el argentino ha aparecido todos los días menos uno por la ciudad deportiva para realizar los ejercicios estipulados de su rehabilitación. Un plan dirigido por el médico Ricard Pruna y el fisioterapeuta Roger Gironés, además del preparador físico Edu Pons.

Por el camino se quedaron las quejas del seleccionador Edgardo Bauza, que acusó al club de esconder información en las lesiones de La Pulga y expresó su disgusto porque “me extraña que el Barcelona lo haga jugar todos los partidos, más con los problemas que tenía”. Se refería el técnico de la Albiceleste a una pubalgia que arrastra desde principio de temporada y que desde el cuerpo médico azulgrana han tratado cada día con una serie de ejercicios que el jugador no se ha saltado, incluso ese cuarto de hora diario en su domicilio para reforzar la zona. Ahora, Messi ya está listo y aunque quedar ver si de inicio o de suplente, también se calzará las botas.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50