Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Neymar desafía a sus marcadores: “No cambiaré”

El jugador del Barcelona afirma que no tiene prisa por ser el mejor del mundo

Neymar, en el duelo Bolivia-Brasil. RICARDO MORAES REUTERS ATLAS

Dice Neymar que no le gusta mirar partidos por televisión. Asegura que los sufre, quizás hasta le aburren. El 11 azulgrana solo entiende el fútbol con una pelota en los pies. Revindica sus filigranas y desafía a sus marcadores. “Yo no voy a cambiar. Los rivales tienen que saber, cuando entran al campo, que yo tengo mi juego. Y mi juego son los regates, los goles y jugar con mis compañeros. Yo soy feliz así”, aseguró el paulista. Fue elocuente la imagen de Neymar con la cara ensangrentada después de recibir un codazo de Duk, en el duelo ante Bolivia por las eliminatorias sudamericanas. “Voy a tener la cicatriz de por vida. Esto va a ser cada vez más difícil, pero no me importa”.

“Me encanta ver jugar a Neymar. Le tiran 200 patadas por partido y el tipo sigue encarando al defensa una y otra vez”, lo piropea Diego Maradona. Entiende el Pelusa que el 10 de la Canarinha ya le habla de tú a tú a Messi y a Cristiano Ronaldo. “¡Mirá que les salió un grano a Leo y a Cris! Ya no son dos, sino tres los caballos que corren para ganar”, asegura Diego. Y Ronaldinho se suma al brindis por Neymar: “Algún día será el mejor jugador del mundo”. Él, sin embargo, ni se mosquea. “Es un honor recibir estas palabras de un crack como Diego, que hizo tantas cosas por el fútbol. Pero yo no tengo prisa por ser el mejor del mundo. Creo que estoy en el mejor momento de mi carrera, pero todavía tengo mucho que mejorar. Y para alcanzar mi mejor versión tengo que trabajar y entrenar cada día más”, analizó Neymar en un acto publicitario patrocinado por Panasonic.

El brasileño evita hablar del juicio

Dicharachero para hablar de fútbol, silencioso cuando se tiene que expresar sobre temas ajenos al mundo del balón. El pasado 24 de septiembre, la Audiencia Nacional reabrió la causa por estafa y corrupción entre particulares tras la querella impuesta por el fondo de inversión DIS (poseía el 40% de la ficha de Neymar) en 2015 por el fichaje del brasileño por el Barça dos años antes.

Ayer, cuando le preguntaron a Neymar cómo le afectaba el asunto, la estrella azulgrana evitó responder. El protocolo del acto publicitario le daba la razón. Sin la respuesta del 11, solo se sabe lo que piensa Luis Enrique: “De cero a un millón, a Neymar el tema del juicio le afecta un 0,0001%”.

No tiene dudas el brasileño de quién es el número 1. “El mejor es Leo. Yo sé que es difícil elegir a uno ahora; además se habla de los títulos y de cómo juega cada uno. Pero, en este momento, Messi está por encima del resto”, dijo Neymar, que aseguró que el rosarino ya se encuentra “perfecto”, tras superar su lesión en el aductor de la pierna derecha.

No se cansa de repetir lo feliz que está en Barcelona ni de elogiar al grupo de Luis Enrique. “Lo que más me gusta es el ambiente, somos todos amigos. Estamos muy unidos y por eso se ganan muchas cosas”, añadió el delantero del Barça, efusivo, sobre todo, con la relación que le une a Messi y a Luis Suárez. “Tenemos claro que juntos somos más fuertes. La magia del tridente es la amistad. Nos ayudamos dentro del campo porque somos amigos fuera”, convino el 11. Y, sin titubeos, remató: “Sabemos que estamos haciendo historia”.

Sin problemas para rotar

Y para seguir escribiendo los libros de historia del Camp Nou entiende que necesitan descansar y por tanto aceptan las rotaciones. “Las aceptamos por la edad, los años nos están llegando a todos”, bromeó el brasileño, que, acto seguido, se puso serio. “Hay que aceptarlas. Nuestro entrenador nos habla y nos explica que tenemos que descansar. Sabemos que son muchos partidos en la temporada y que tenemos que estar a tope para los partidos importantes. Es por nuestro bien y por el del equipo”.

Mientras piensa en el futuro inmediato, Neymar no olvida sus sueños. “En 10 años quiero mirar para atrás y estar feliz con la carrera que hice. Y quiero ganar una Copa del Mundo con Brasil”, explicó Neymar. Su hijo Luca, en cambio, pasa de la pelota. “No le gusta el fútbol, él es más de dragones y de dinosaurios”. Como su padre, cuando está en casa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información