Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Manchester City vence 1-2 al Manchester United en el primer duelo Mourinho-Guardiola en la Premier

Con goles de De Bruyne e Iheanacho, los citizen se llevan los tres puntos de Old Trafford

Manchester United
De Bruyne supera a De Gea. AFP

El Manchester City ha ganado este sábado el derbi de de la ciudad ante el United gracias a una gran primera parte, en la que el equipo de Guardiola pasó por encima de su rival y consiguió una renta de 2-0 en poco más de media hora que fue determinante. El United recortó distancias antes del descanso gracias a un tremendo error de Bravo y lo intentó con todo en la segunda parte, pero los de Mourinho no consiguieron sacar nada positivo.

En la primera parte, el Manchester City dominó con mucha suficiencia el partido, desde el primer minuto mandó con el balón y maniató a su rival, que no encontró continuidad en los pases en ataque. En el minuto 22, el United presionó a Claudio Bravo por primera vez y eso propició el gol del City. En las antípodas del estilo Guardiola, Kolarov se quitó la presión con un pelotazo largo que encontró la cabeza de Iheanacho, la pasividad de Blind y un desmarque de De Bruyne que le dejó solo frente a De Gea. El baño citizen en Old Traffor siguió hasta que en el 35’, con el United un poco más abierto, Nolito, Silva y Sterling trenzaron una jugada con varios centros al área local que terminó con un disparo al palo de De Bruyne. El rechace le cayó a Iheanacho, solo en el área pequeña, que solo tuvo que empujar el balón a la red. En los últimos cinco minutos del primer tiempo, tres errores atrás del City, dos de Bravo y una pérdida de Stones, le costó un gol al equipo de Guardiola. Ibrahimovic aprovechó un balón aéreo que Bravo no consiguió blocar para recortar distancias.

Tras el descanso, Mourinho aprovechó el impulso del inesperado gol de Ibra, hizo dos cambios (retiró a las dos novedades que había presentado en el once: Lingard y Mkhitaryan y dio entrada a Rashford y Ander Herrera) y el equipo salió muy fuerte, aunque el mando en el partido y la sensación de peligro apenas le duraron diez minutos, el tiempo que tardó Guardiola en recomponer su equipo con un cambio (Fernando por Iheanacho, un medio centro por un delantero). A partir de ahí, el partido fue creciendo minuto a minuto, el United se lanzó arriba a por el empate y el City no renunció en ningún momento. El resultado fue un intercambio constante de ocasiones. Un gol anulado a Marcus Rashford, el mejor del United en la segunda parte, por fuera de juego de Ibrahimovic; y un tiro al palo de De Bruyne, que se paseó por todo el área de gol de la portería de De Gea, pudieron mover el marcador pero ya no hubo más goles, pese a los repetidos intentos de los dos equipos, que buscaron hasta el final la portería contraria con todo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información