Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

EL TAD desafia al juez

El Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) archiva los casos del Marino y del Recreativo y del retraso del calendario electoral pese a que este último no haya sido resuelto por la justicia ordinaria y que la querella por primero esté pendiente de ser admitida a trámite.

Ángel María Villar en 2015.
Ángel María Villar en 2015. EFE

El Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) ha archivado las denuncias por presunto trato de favor al Recreativo y al Marino de Huelva contra el presidente de la Federación Española de Fútbol (FEF), Ángel María Villar, y el vicepresidente Juan Padrón, así como el retraso del calendario electoral. Según ha podido saber El País, existen indicios de que estos archivos pueden incluso acabar en la jurisdicción penal. Fueron adoptados por tres votos contra dos, después de salvar la recusación de un miembro favorable a Villar, Andreu Camps, en condiciones difíciles de entender. Los partidarios a Villar negaron durante meses que fuera legal recusar y no quisieron tramitarla. Cuando lo hicieron, ni siquiera el recusado salió de la sala durante la discusión y votación de su recusación, y se negó a explicar las gestiones que había realizado ante la FEF para que esta propusiera su nombramiento.

El archivo por parte del TAD se produjo el 3 de agosto y ha salido a la luz pública justo después de que Villar haya renunciado a su candidatura a la presidencia de la UEFA por falta de apoyos, pese que no lo reconozca, y a que haya tenido que plegarse a la orden ministerial que regula los procesos electorales de las federaciones deportivas tras ocho meses intentando saltársela.

En cualquier caso, estas resoluciones están ya en poder de la Liga de Fútbol Profesional, que las exigió como interesada en el caso del retraso electoral, y del Juzgado ante el que debe declarar Villar el próximo día 15, que también solicitó al Consejo Superior de Deportes toda la documentación sobre el caso. Es especialmente llamativo este último asunto, en el que existiendo un expediente penal en marcha (la querella fue admitida a trámite), frente a la instrucción que recoge la propia legislación de la disciplina deportiva que rige el TAD, este organismo haya archivado el asunto sin siquiera esperar a ver qué ocurre en el ámbito de la jurisdicción penal.

Expertos jurídicos consultados por El País resaltan que es sorprendente que un organismo de disciplina deportiva, conociendo la existencia de un proceso penal por los mismos hechos, haya optado por archivar el procedimiento, y entienden que es manifiestamente ilegal a la vista de lo dispuesto en la legislación y que incluso es un desafío al juez que llevará el caso del retraso del reglamento electoral. De hecho, los mismos miembros del TAD obraron de radicalmente diferente en un caso reciente de la Federación de Vela, donde dieron por buena la suspensión del procedimiento administrativo sancionador hasta que resolviera la jurisdicción penal.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.