Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva vida del Espanyol

El club blanquiazul monta un revolución en la plantilla con la llegada de Chen

El entrenador del Espanyol, Quique Sánchez Flores, en una imagen de archivo. Ampliar foto
El entrenador del Espanyol, Quique Sánchez Flores, en una imagen de archivo. GETTY IMAGES

La noche previa al cierre del mercado de fichajes, uno de los pesos pesados del grupo del Espanyol, entre la nostalgia y la ilusión, soltó: "Recién hicimos la cuenta en el vestuario y de los jugadores que estábamos la temporada pasada solo quedamos 10". De la mano de su nuevo entrenador, Quique Sánchez Flores, y de los billetes del máximo accionista, Chen Yansheng, el conjunto blanquiazul armó una revolución en el camerino. Un verano agitado para el director deportivo Ángel Gómez que realizó 33 transacciones. Se despidieron de Sant Adrià 22 futbolistas (entre traspasos, rescisiones y jugadores a los que se le terminaba el contrato) y aterrizaron 11 caras nuevas. Un puzzle que el técnico madrileño comienza a montar.

"Estoy en un 90% contento con el grupo que hemos armado. La plantilla perfecta no existe", asegura Ángel Gómez. Cuando el director deportivo y Quique Sánchez Flores se juntaron a diseñar el grupo en junio, la idea era contar con vestuario con "experiencia y liderazgo". Y así llegaron hasta seis futbolistas que ya soplan más de 30 velas: Martín Demichelis (Manchester City, 35 años), Diego López (Milan, 34), José Antonio Reyes (Sevilla, 33), Javi Fuego (Valencia, 32), Roberto Jiménez (Olympiakos, 31) y José Jurado (Watford, 30). "Además de buscar a futbolistas con jerarquía, también queríamos recuperar el ADN del Espanyol", añade Gómez. David López (Nápoles, 26) y Álvaro Vázquez (Getafe, 25), curtidos en la cantera blanquiazul, regresaron. A ellos se les sumaron Pablo Piatti (Valencia, 27), Leo Baptistao (Atlético, 23) y Diego Reyes (Real Sociedad, 23). En total el Espanyol invirtió cerca de 16 millones, un dinero que no se gastaba desde el verano de 2010 (fichó por 16,5). La diferencia es que en aquella temporada se traspasó por 11,8 (Pareja, 10; y Hurtado, 1,8).

"Este es el primer paso del nuevo proyecto", avisa Gómez. Desde la secretaria técnica entienden que la única cuenta pendiente del verano fue reforzar el lateral derecho y potenciar la competencia entre los centrales. El adiós de Arbilla dejó solo a Javi López y la inesperada oferta de última hora del Villarreal por Álvaro -"era una oportunidad muy buena para el club y para el jugador", advierten- sitúa a la zaga blanquiazul con solo tres jugadores: Demichelis, Duarte y Diego Reyes. Todos internacionales, que ayer completaron el único entrenamiento de la semana antes del duelo ante la Real Sociedad este viernes (20.45 horas) Un dolor de cabeza extra para Sánchez Flores que tiene que reestructurar a la defensa más goleada de la Liga pasada (74) y que en esta temporada ya acumula ocho tantos recibidos.

La campaña no arrancó bien para el cuadro blanquiazul, derrota ante el Sevilla (6-4) y empate in extremis frente al Málaga (2-2). Y aunque Quique tiene una explicación -"percibo una sensación de tragedia y falta de confianza por lo que ha pasado en los últimos años", analiza el técnico, desde el área deportiva no quieren saber nada con la falta de seguridad. "Este grupo puede competir con todos por igual. No quiero excusas, ni con la falta de confianza ni con nada", advirtió el secretario técnico a sus muchachos. Con dinero de china, nueva vida para el Espanyol.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información