Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rejuvenecer, recuperar la cantera y que nada cambie

El Barcelona rebaja la edad de su plantilla y replantea su política formativa para aspirar a su séptima liga consecutiva y recuperar el trono en la Champions

La nueva incorporación del FC Barcelona, Joan Saubich, en un partido de Champions de 2014, durante su anterior etapa en el club.  Ampliar foto
La nueva incorporación del FC Barcelona, Joan Saubich, en un partido de Champions de 2014, durante su anterior etapa en el club. EFE

Hay algo de lo que David Barrufet, ex portero y actual mánager de la sección, se siente especialmente orgulloso. “Somos el equipo de la élite del balonmano con más jugadores de la cantera en el primer equipo”, apunta. Con el fichaje de Valero Rivera (Barcelona, 31 años) y el regreso del cedido Joan Saubich (Sarrià de Ter, 26), la plantilla de Xavi Pascual, que abre este miércoles la Liga en el Palau Blaugrana (20.30 horas) contra el Fraikin Granollers, cuenta con seis jugadores formados en casa.

Como el resto de secciones del club, el balonmano busca revitalizar la llegada de jóvenes talentos desde la base. “Lo hemos cambiado todo, también el proceso de captación”, explica Barrufet. Desde las oficinas se dieron cuenta de que la base tenía un problema de altura. “Tenemos a niños que técnicamente son muy buenos pero que no son altos. Ahora captamos a chicos más grandes, a los que pueden crecer más, aunque quizás no sean los mejores de su equipo en ese momento”. Barrufet ríe cuando simplifica la cuestión: “Es que los niños grandes se van a jugar al baloncesto. Es una cuestión de genética: aquí son más bajitos que en Europa. Nosotros tendimos a sacar a extremos y porteros”.

Los cambios deben hacerse cuando estás arriba, no cuando pierdes

David Barrufet

La ecuación se cumple. Cinco de los seis jugadores de la cantera que forman parte del primer equipo son los más bajos de la plantilla de Xavi Pascual: Gonzalo Pérez de Vargas (portero, 1,89), Valero Rivera, (extremo, 1,89), Aitor Ariño (extremo, 1,87), Joan Saubich (extremo, 1,86) y el capitán Victor Tomás (extremo, 1,77). El único que se codea en las alturas es el lateral Viran Morros, de 1,99, el tercer más alto. “La intención es sacar algún pivote o un primera línea, pero cuesta. Que nadie piense que el año que viene tendremos a 20 chicos de la casa en el equipo”, añade Barrufet.

Rejuvenecer, recuperar la cantera y que nada cambie
EFE

La política de cantera del club, sin embargo, no pasa por la línea recta. Víctor Tomàs llegó al primer equipo en 2003 y Aitor Ariño en 2013. Son los únicos que no tuvieron que marcharse antes de afianzarse en el primer equipo. El resto de jugadores maduraron a base de cesiones o de buscarse la vida en distintos equipos. “Me encantaría meter a un juvenil y que metiera 10 goles”, expone Pascual, “pero si sale, no los mete y perdemos… le mataríamos. Nuestra obligación es protegerle”. Barrufet señaló el camino a seguir en la presentación de Saubich y Rivera: “La idea es ceder a los jóvenes para que regresen si lo encontramos oportuno”.

Plantilla más joven

El equipo acumula 122 triunfos seguidos en competiciones nacionales

Entre Pascual y Barrufet confeccionaron una plantilla más joven, con muchos cambios, pero con las mismas aspiraciones. Han llegado Dika Mem (Francia, 19 años), Lasse Andersen (Dinamarca, 22), Timothey N’Guessan (Francia, 23) y Borko Ristovski (Macedonia, 33 años), además de Rivera y Saubich; y se fueron Saric (39), Sigurdsson (37), Sarmiento (33), Ruesga (31), Kopljar (30) y Gurbindo (28). Después de conseguir 19 de los 22 títulos posibles en las últimas tres temporadas, el ex portero justifica tanto ir y venir: “Los cambios deben hacerse cuando estás al máximo nivel, no cuando pierdes”. El objetivo vuelve a ser la Final Four continental después de vencer todas las competiciones nacionales de los últimos tres cursos –el equipo acumula 122 triunfos seguidos en España–.“Para los aficionados la Liga está ganada antes de empezar”, asume Barrufet. “Pero el nivel nacional va subiendo”, avisa Pascual. El Barcelona arranca más joven y con un ojo en la cantera. Y que nada cambie.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información