Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La longevidad de Federica Pellegrini

La nadadora italiana, plusmarquista mundial en los 200, busca su tercera medalla olímpica contra rivales ocho años más jóvenes

Federica Pellegrini, satisfecha, después de la semifinal del 200. Ampliar foto
Federica Pellegrini, satisfecha, después de la semifinal del 200. AFP

Federica Pellegrini tenía 16 años cuando ganó su primera medalla olímpica. En los Juegos de Atenas sorprendió a todos en la final de los 200 libre. Era la mascota de la expedición italiana y consiguió una plata en una competición en la que se tienen que mezclar velocidad, resistencia y habilidad para medir el ritmo y no gastar todas las energías en el primer cien. Hoy Federica Pellegrini es una mujer de 28 años; los cumplió el 5 de agosto. El regalo fue la ceremonia de inauguración en la que desfiló como abanderada.

“He crecido y he ablandado algunos aspectos de mi carácter: era rígida, tímida e introvertida. Por lo demás soy la Federica de Atenas, sigo sintiéndome como Alicia en El País de las Maravillas”, confesaba el año pasado en una entrevista a este periódico. Esta noche en Río buscará su tercera medalla olímpica en sus cuartos Juegos. Después de la decepción de Londres 2012 (quinta) se tomó unos meses sabáticos, nadó solo la espalda, cambió de entrenador, de preparación y ahora llega a Río con la segunda mejor marca del año: 1.54.55 (Ledecky nadó en enero 1.54.43).

Es una excepción en la piscina ya que les saca entre cinco y ocho años a sus rivales. Ledecky tiene 19, Sarah Sjostrom, 23, Emma McKeon, 22. Pellegrini ha madurado con la edad y no ha perdido velocidad. En el Mundial de Kazan del año pasado consiguió la plata (la sexta medalla mundial seguida en los 200) detrás de Ledecky, el portento americano, que le sacó sólo 16 centésimas (1.55.16 por 1.55. 32). Ledecky se ha metido en la final con el segundo tiempo: 1.54.81, Sjostrom con el primero, 1.54.81 y Pellegrini con el tercero: 1.55.42. Son las únicas tres que en las semifinales han bajado de 56.

“Va a ser una de las finales más rápidas de la historia de los 200 y estoy contenta de formar parte de ella”, dijo la Pellegrini ya en zona mixta, mientras desde la piscina se escuchaba la ovación por la victoria de Sun Yang en el 200 masculino. “Ledecky y Sjostrom lucharán por el oro y atrás, atrás también iremos muy rápidas”, añadió la italiana que había visualizado otra semifinal en su cabeza. “Creía que Sarah y Katie iban a salir mucho más rápidas y decididas y que no las volvería a ver hasta la llegada. Eso lo harán en la final, seguro”, aseguró diciendo que iba a dormir con buenas sensaciones.

“El 200 es la carrera más difícil porque mezcla resistencia y velocidad. Es mi pasión, mi competición, mi ser. La mía con la natación es una gran historia de amor, siempre la he vivido más con el corazón que con la cabeza”, explicaba Pellegrini en una entrevista en Sky Italia pocos días antes de debutar en la piscina del Aquatics Center. “Cagnaccio”, contesta cuando le preguntan que se defina. “Cagnaccio” en italiano significa perro viejo. Mañana tendrá que serlo si quiere subirse al podio rodeada de jóvenes.

Pellegrini, durante las series de los 200. ampliar foto
Pellegrini, durante las series de los 200. AFP

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información