Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El récord más lento

Probablemente la de Peaty sea la marca masculina más importante del campeonato. Es muy difícil que otro nadador acabe una prueba de 100m con una diferencia de 1,56s

Peaty, en los 100m braza.
Peaty, en los 100m braza. Getty

Nadar por debajo del minuto en 100m es un sueño de miles de practicantes de la natación en estilo crol, el estilo más rápido. Pero bajar del minuto en braza es algo que hasta hace muy poco se consideró imposible. Fue necesaria la evolución de la técnica hacia formas de nadar más eficientes, en las que las ondulaciones/oscilaciones corporales, de moda en los años 80, fueron desapareciendo, hasta conseguir la técnica actual. El nadador trata de colocarse lo más horizontal posible durante todo el ciclo, sin apenas oscilaciones de la cadera, que sirve de bisagra entre brazos y piernas. Esto es particularmente importante durante la inspiración, donde los muslos deben mantenerse horizontales y cerca de la superficie del agua a pesar de encontrarse buena parte del tronco fuera del agua y durante la patada, donde todo el cuerpo se encuentra sumergido y horizontal, incluida la cabeza. Todos estos aspectos se pueden observar en la técnica de Adam Peaty.

El récord más lento

En las series clasificatorias de 100 braza, Peaty batió el récord del mundo por casi medio segundo, para volver a repetirlo en la final, haciendo 57,13s. Si analizamos esta final con detalle, comparando a los nadadores primero y segundo, podemos observar de inicio, un tiempo muy bajo de separación del poyete por parte de Peaty 0,57s. En lo que conocemos como tiempo de salida, es decir, hasta que el nadador alcanza con la cabeza los primeros 15m, obtiene una ventaja de 0,30s el medallista de plata Cameron Van Der Burgh, encontrándose igualados a los 25m con un pase de 11,80s. A partir de este momento Peaty empieza a distanciarse en cada tramo acumulando finalmente una diferencia de 1,56s. Es de destacar que toda la diferencia la va acumulando en las fases de nado, siendo el tiempo de viraje similar entre ambos nadadores (11,40s), aumentando esta diferencia también en los 5 últimos metros del tramo de llegada. Peaty lo consigue utilizando una frecuencia promedio de 57 cic/min con, una longitud de ciclo de 1,75m y una velocidad promedio de 1,65m/s mientras Ven Der Burgh solo alcanza una velocidad de 1,58m/s.

Peaty demuestra una potente brazada con una patada estrecha que se asemeja al batido de delfín, pero con los pies abiertos y actuando como hélices, gracias a una rápida rotación hacia dentro. ¿Podemos considerar este tiempo la mejor marca masculina del campeonato? Probablemente sí, a espera de lo que ocurra en otras pruebas, pero es muy difícil que otro nadador acabe una prueba de 100m con esta diferencia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información