Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las chicas del waterpolo se enganchan al yoga

La selección de Miki Oca practica métodos de “atención plena” tras las sesiones de entrenamiento

Miki Oca habla con sus jugadoras en un entrenamiento.
Miki Oca habla con sus jugadoras en un entrenamiento. © Vicens Gimenez

La pelota pasa por el perímetro y saltan en defensa los apoyos a la boya de manera continua. El sistema es exigente, agotador y lleva un sello tan marcado que ya se conoce como la defensa española. Se les nota el cansancio a las chicas en la cara, en la pileta del CAR, al término del entrenamiento. Las felicita Miki Oca, tras otra sesión intensa. Queda un día menos para Río. Las mujeres del waterpolo olímpico español salen de la piscina y allí espera Tania. El entrenamiento no ha terminado. Toca sesión de yoga.

Profesora 200 RYS de Vinyasa, Hatha y Terapéutico certificada por la Escuela Siddhi Yoga y Mahi Power Yoga de la India, en el currículo de Tania Rada su nombre asoma como preparadora mental y Coach de Power Yoga for Sports. “¡No sé! Es maja y trabajar con ella… ¡nos va de puta madre!”, exclama una de las veteranas del equipo de waterpolo femenino español al responder por la profesora de yoga del equipo. Insiste la veterana. “A mí me funciona. A otras no sé, pero a mí me funciona”. Ella, como el resto de las jugadoras consultadas para este reportaje, habla desde el anonimato porque en la federación todo son impedimentos para acercarse a ellas y tampoco es cuestión de comprometerlas. “Lo empezamos a hacer en enero en la gira por Estados Unidos y en la concentración del CAR hemos hecho tres sesiones a la semana. Y va bien, yo noto que recupero mucho mejor”, dice otra de las medallistas de plata del equipo. “Incluso jugando, durante un partido, he aplicado técnicas aprendidas en las sesiones con Tania para sacarme el dolor del brazo. ¡Tío, has de probarlo, funciona!”, explica una de las referentes del equipo.

Miki Oca, seleccionador nacional, atiende por teléfono durante uno de los pocos días de descanso de los que ha podido disfrutar el último mes. Hace tiempo que la vida le llevo a descubrir la meditación a través del yoga y fue él quien instó a que Tania Rada ayudara a sus chicas: “Estaba convencido de que les iría bien, es lo que pretendo, ayudarlas a sacar lo mejor”, dice. “Lo que hace Tania es trabajar las posturas que nos ayudan a relajar tras el esfuerzo, especialmente en pelvis y caja torácica, porque son las zonas que más castigamos”, dice. “Y a trabajar la mindfulness o atención plena, y también a ayudarlas a ser conscientes de lo que piensan, de la respiración, a ser conscientes de sí mismas”. La mindfulness a la que se refiere Miki remite a una práctica que insta a observar cuidadosa y claramente los fenómenos que entran en el campo de atención de la persona —percepciones, sensaciones, pensamientos, emociones, etcétera— sin juzgarlos como bueno-malo, positivo-negativo, sano-enfermo, deseable o indeseable que remite a la tradición budista, muy aconsejable para rebajar la ansiedad.

Rada, en el diseño de sus ejercicios de yoga usa elementos muy útiles para el waterpolo por los que permite liberar tensiones de los ejercicios y aumenta la elasticidad corporal para que se relajen mejor después de la pelea en la piscina. “Conocer el cuerpo permite usarlo mejor. El pensamiento influye”, sostiene Miki, que busca todos los caminos para llegar al oro. “El control da poder, confianza; y la confianza, motivación”, escribe en sus trabajos la profesora.

La tradición de deportistas de élite que usan ejercicios de yoga como complemento físico y mental a su entrenamiento es muy extensa. Kevin Garnett, de la NBA, fue citado en el libro Real Men Do Yoga: “He estado haciendo yoga desde 1995, y practico mi respiración y mis ejercicios antes de cada partido. El yoga me ayuda a calmarme y a canalizar mi energía. Estoy concentrado en el juego y pongo mi atención en lo que tengo que hacer”. Lebron James dijo: “El yoga no es solo sobre el cuerpo, se trata también de la mente, y es una técnica que realmente me ha ayudado. Tuve algunos problemas en la zona inferior de la espalda hace unos años, y una vez que empecé a hacer yoga desaparecieron”.

El waterpolo femenino español trabaja con yoga en la pileta camino del oro en los Juegos de Río. Buen karma.

 

Más información