Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Isinbayeva, fuera de los Juegos. ¿Qué otros deportistas rusos pueden ser vetados?

El escándalo de dopaje masivo y patrocinado por el Estado en Rusia ha dejado sin Juegos a los atletas de ese país y amenaza con hacerlo también con los deportistas de otras disciplinas

Shubenkov, Isinbayeva, Morozov, Efimova, arriba, y Velikaya, Mustafina, Muserskiy e Illinykh y Kanaeva, abajo.
Shubenkov, Isinbayeva, Morozov, Efimova, arriba, y Velikaya, Mustafina, Muserskiy e Illinykh y Kanaeva, abajo. AFP

El escándalo de dopaje que afecta a Rusia amenaza los Juegos de Río, que empiezan el próximo 5 de agosto. Tras la decisión del Tribunal de Arbitraje Deportivo de rechazar la participación del atletismo ruso, Brasil no podrá contar con algunos de los mejores atletas del planeta. Pero al margen del atletismo otros deportes pueden resultar muy afectados si el Comité Olímpico Internacional decide extender en los próximos días el veto a todos los deportistas rusos. Es el caso de la gimnasia y la natación. 

Rusia es una de las grandes potencias olímpicas y en Londres 2012 fue cuarta en el medallero. El equipo ruso logró entonces 82 medallas, 24 de ellas de oro. Estos son algunos de sus mejores deportistas:

Yelena Isinbayeva, la más mediática

La reina de la pértiga es, quizá junto a la tenista Maria Sharapova, la cara más mediática del deporte ruso. Aunque en Londres solo pudo lograr la medalla de bronce, con un salto de 4,70m, suyo es el récord mundial (5,06m logrado en Zúrich en 2009) y los dos oros olímpicos anteriores (Atenas 2004 y Pekín 2008). La saltadora, que tiene 34 años y ha sido madre,  también tiene tres oros mundiales  (el último en Moscú en 2013) y se ha mostrado muy crítica con el proceso abierto a los atletas rusos por dopaje: "Tengo derecho a participar en Río", dijo el mes pasado, "si la decisión de vetarnos sale adelante demandaré a sus responsables por discriminación".

Los atletas rusos lograron en Londres ocho oros, cinco platas y y cinco bronces. Otras ausencias notables en Río serían el vallista Shubenkov (oro en el último Mundial, en Pekín el año pasado) y las saltadoras Kuchina y Chicherova, oro y bronce, respectivamente, en Pekín. 

Mustafina y sus compañeras

La gimnasia ha sido uno de los deportes que han dominado la rusas tradicionalmente. Aunque su gobierno absoluto se produjo cuando aún eran la Unión Soviética y las últimas décadas dejaron paso a rumanas, primero, y estadounidenses, después, su ausencia dejaría muy tocada la competición en Río. Viktoria Komova, plata en Londres en duelo dramático y bellísimo que perdió con la estadounidense Gabby Williams, lleva años de lesiones y no está en el equipo que apunta a Río 2016, pero sí que sigue Aliya Mustafina, bronce hace cuatro años en el concurso general y oro en asimétricas, y una de las gimnastas con más carisma del panorama mundial.

Con solo 21 años, Mustafina es ya una veterana de la gimnasia y una de las reinas de este deporte olímpico por excelencia.

Si en gimnasia artística las rusas tienen ahora más glamour que resultados, con su escuela clásica y técnicamente exquisita, en la rítmica no hay quien las tosa. El conjunto es el vigente campeón olímpico y Kanayeva fue la mejor individual tanto en Londres como en Pekín cuatro años antes. La campeona del mundo es también rusa:  Yana Kudryatseva se coronó en 2013 como la campeona más joven  y revalidó su título los dos años siguientes. En el ranking le sigue otra rusa, Margarita Mamun.

Efimova y el meldonium

Yúliya Efimova es una de las mejores bracistas del mundo y a los 24 años tiene ya dos Juegos a sus espaldas y un bronce olímpico, en los 200m braza de Londres 2012. La nadadora también tiene experiencia con el dopaje. En mayo de 2014 fue sancionada con 16 meses de suspensión tras dar positivo en un control antidopaje realizado fuera de la competición. Tras cumplir la sanción se proclamó campeona del mundo de 100m braza en los Mundiales de Kazán, el pasado verano.

Este mismo año se supo que Efimova, como tantos otros deportistas rusos, había dado positivo por meldonium. Pero su entrenador, Sergei Kolmorov, aseguró el pasado 12 de julio que la nadadora había sido autorizada a participar en los Juegos de Río, según publicó la revista especializada Swimming World.

Rusia es la tercera potencia mundial de la natación, según el medallero del último Mundial, celebrado en Kazán, en territorio ruso (17 medallas, nueve de ellas de oro, y solo superada por China y Estados Unidos). Ocho de ellas las lograron en sincronizada. En natación pura lograron el oro de Efimova, una plata y dos bronces.

Oportunidad en sincronizada

Otro deporte largamente dominado por las rusas es la natación sincronizada. En Londres fueron las mejores en las dos pruebas olímpicas de esta disciplina (dúo y equipo) y han seguido dominando la escena internacional en los años posteriores. Anastasia Davydova, la líder del equipo, fue la encargada de llevar la bandera de Rusia en la ceremonia de clausura.

De la lucha al voleibol

La delegación rusa es una de las más amplias en los Juegos. Hace cuatro años 436 deportistas desfilaron tras la bandera roja, blanca y azul, que ondeaba la tenista Maria Sharapova, hoy sancionada por dopaje. Lucha, cuatro oros en Londres; yudo, tres; o el equipo de voleibol masculino son algunos de los ejemplos de éxito olímpico de un país con larga tradición deportiva que ahora se ha truncado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información