El marchador italiano Alex Schwazer vuelve a dar positivo

El campeón olímpico en Pekín, 2008, que volvía tras tres años de sanción y se estaba preparando para los Juegos Río, positivo por esteroides

Alex Schwazer en una foto de 2012 en la sede del CONI
Alex Schwazer en una foto de 2012 en la sede del CONIAlessandra Tarantino (AP)

Alex Schwazer, marchador italiano de 31 años, había vuelto a competir en mayo después de una sanción de tres años por EPO. El campeón olímpico de los 50km marcha en Pekín 2008, se perdió los Juegos de Londres y se acababa de clasificar para los de Río en los 50km y en los 20 km marcha. En Roma, el pasado 8 de mayo, había ido como un tiro y había ganado la prueba de Copa del Mundo. Anoche le comunicaron que dio positivo por esteroides en un control del pasado 1 de enero. En esa época estaba todavía sancionado: el castigo terminó a principios de mayo, fecha en la que volvió a competir.

Sandro Donati, su entrenador, el hombre que más ha hecho por la lucha antidopaje en Italia (en los años 80 le echaron del equipo de velocidad y medio fondo, del que era responsable, por negarse a someter a sus atletas a transfusiones de sangre y al uso de anabolizantes y esteroides) recibió la llamada de la Federación Italiana de Atletismo en Vipiteno (en los Alpes del Norte de Italia), el pueblo en el que nació Schwazer. Se acababa de mudar allí para huir del calor de Roma y terminar la preparación para los Juegos de Río.

Más información
Cuatro años después de la EPO, Alex Schwazer vuelve con victoria en la 50 km
Alex Schwazer: “No quería terminar siendo un dopado”
El COI declara que todos los deportistas rusos y kenianos son sospechosos de dopaje

“Me quedé sin palabras. Llamé a Alex y me dijo que ni había tomado nada ni volvería a hacer otra estupidez así en la vida. Me fui a su casa y nos pusimos a ver el informe que había recibido y vimos que había cosas extrañas”, dice Donati en conversación telefónica con este periódico. Schwazer dio, supuestamente, positivo por esteroides en un control del 1 de enero. La orina, que había sido analizada ese día, no había dado positivo.

El 12 de mayo, cuatro días después de ganar la Copa del Mundo y clasificarse para los Juegos de Río, la IAAF (Federación Internacional de Atletismo) pidió volver a analizar la misma orina en el laboratorio de Colonia. El centro de Colonia tiene la maquinaria más sofisticada para hallar cantidades pequeñísimas de sustancias prohibidas (allí encontraron, por ejemplo, el clembuterol de Contador). En la orina de Schwazer, que desde que trabaja con Donati pasa un control antidopaje a la semana de forma voluntaria en un hospital de Roma, aparecieron esteroides.

No fue hasta ayer -40 días después-, sin embargo, cuando le comunicaron el positivo al atleta y a su entrenador. “Normalmente, tardan tres días. Esta vez lo han comunicado mucho tiempo después. Hay cosas que no me cuadran. Hemos convocado una rueda de prensa para esta tarde y mientras iremos pidiendo más datos”, asegura Donati. La rueda de prensa tendrá lugar a las seis de la tarde. De confirmarse el positivo, Schwazer diría adiós a Río, los que iban a ser los Juegos de la redención, y a su carrera deportiva.

Sobre la firma

Eleonora Giovio

Es redactora de deportes, especializada en polideportivo, temas sociales y de abusos. Ha cubierto, entre otras cosas, dos Juegos Olímpicos. Ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS; ha sido colaboradora de Onda Cero y TVE. Es licenciada en Ciencias Internacionales y Diplomáticas por la Universidad de Bolonia y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS