Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“No soy Jordan, no soy Ali, simplemente soy LeBron”

El líder de los Cavaliers afirma que el tercer duelo ante los Warriors es a vida o muerte para su equipo

LeBron James. Ampliar foto
LeBron James. EFE

Las dos contundentes derrotas sufridas en Oakland ante los Warriors han puesto a los Cavaliers frente a un desafío extremo. Solo les vale la victoria en el tercer partido que se disputará en su cancha de Cleveland (3.00, madrugada del miércoles al jueves, #0 y Canal + Deportes). Así lo entiende su estrella, LeBron James, que de esto sabe muchísimo puesto que disputa la séptima final de su carrera.

“Ellos han jugado un gran baloncesto, mejor de lo que nunca les había visto”, pondera el 23 de los Cavaliers “No podemos permitirnos un 3-0 ante ningún rival, especialmente cuando se trata de un equipo que ganó 73 partidos en la fase regular y que está jugando el tipo de baloncesto que está jugando. Por lo tanto, es un partido a vida o muerte para nosotros, y debemos entenderlo así. Y debemos salir a la cancha y dar todo lo que tenemos”.

Phil Jackson, el presidente de operaciones de los Knicks, comentando el duelo que están librando Golden State y Cleveland, recordó que Michael Jordan jugó como si estuviera poseído en las finales de 1993, cuando los Bulls –el equipo que entonces dirigía Jackson- también estaban 2-0 abajo ante los Knicks. “¿Y qué significa eso ahora?”, replica LeBron. “Yo voy a salir ahí y a ser quien soy y jugar tan duro como pueda e intentaré liderar al equipo. Ése soy yo. No soy otro. No soy Michael (Jordan), no soy Ali (Muhammad). No he hecho cosas tan grandes para el deporte. Soy quien soy, y si soy capaz de salir ahí y jugar con todos un partido así no será porque estoy poseído. Es porque he trabajado toda la temporada y será el resultado de ello. Phil es un gran entrenador, Michael es un gran jugador. Pero yo soy yo”.

Cuando fallamos tiros contra esos tipos les damos la oportunidad de correr, y en esas situaciones son muy buenos

LeBron James

Los Cavaliers barrieron a Detroit y Atlanta en la primera ronda y en la semifinal de Conferencia y solo cedieron dos partidos pero causaron una buena impresión igualmente en la final ante Toronto. LeBron explica qué debe cambiar en su equipo para tener opciones de ganar a los Warriors, algo que no sucedió en los dos primeros partidos de la serie. “Debemos ser más agresivos, atacar más en el interior de la pintura”, afirma. “Si es así, conseguiremos liberar espacios exteriores para nuestros tiradores. Yo mismo, Kyrie (Irving) y ojalá Kevin (Love, que es duda a causa de un golpe en la cabeza) podemos atraer a los defensores y propiciar más espacios a los compañeros que estén en posiciones más abiertas. Ellos (los Warriors) han hecho un gran trabajo y han mantenido lejos a nuestros tiradores de tres puntos. Han visto lo que hemos hecho en estos playoffs y han realizado un gran trabajo en defensa”.

Uno de los factores que no han podido evitar los Cavaliers en los dos primeros partidos es la eficacia de los contraataques de los Warriors. “Si anotamos un poco más”, considera LeBron, “eso nos ayudará también mucho en defensa. Cuando fallamos contra esos tipos les damos la oportunidad de correr, y en esas situaciones son muy buenos. Draymond (Green) o Iguodala corren al contraataque y Steph (Curry) y esos chicos nos crean muchos problemas de esa forma. Si tienen que sacar el balón desde debajo del aro eso puedo crearles muchos problemas. Por lo tanto, debemos trabajar mejor a la hora de anotar”.

Stephen Curry, la figura de los Warriors, recuerda las dificultades que tuvo su equipo en la final de 2015, también ante Cleveland. Entonces, los Cavaliers ganaron el segundo partido en Oakland y el primero en Cleveland y llegaron a dominar por 1-2, aunque los Warriors vencieron los tres siguientes duelos y conquistaron el anillo. “El ambiente será hostil, seguro, y todos recordamos aquella final del año pasado”, puntualiza Curry. “Tenemos que empezar bien y jugar con energía, mantener nuestro estilo desde el principio para no tener que hacer locas remontadas o algo espectacular. Simplemente, ser nosotros mismos”.

Tenemos que mantener nuestro estilo desde el principio para no tener que hacer locas remontadas o algo espectacular

Stephen Curry

Baby Face, que ha estado lejos de sus medias habituales en los dos partidos de la final en los que ha anotado 11 puntos en uno y 18 en el otro, indica: “El aspecto que debemos mejorar más es, obviamente, no cometer tantas pérdidas de balón. Ellos consiguieron, 20 puntos después de nuestras pérdidas. Si logramos mejorar en eso y seguir jugando defensivamente como lo hemos hecho, nos ayudará, especialmente jugando fuera de casa, donde todo será todavía más difícil”.

Curry prevé que los Cavaliers cambiarán de estrategia. “Sabemos que ellos van a introducir algunos ajustes y que jugarán con un sentido de urgencia. Pero, nosotros necesitamos esa misma mentalidad, porque será magnífico si somos capaces de poner un 3-0 en la final. No podemos ser complacientes. No podemos celebrar nada porque no hemos conseguido. Para nosotros sería bueno salir con la misma mentalidad con la que afrontamos el segundo partido. No podemos levantar el pie del acelerador. Ellos tienen varios jugadores con mucho talento, capaces de jugar grandísimos partidos. Necesitamos seguir siendo agresivos y no dedicarnos a proteger nuestra ventaja”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información