Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

LeBron desafía a unos Warriors ‘inmortales’

Golden State llega reforzado a la final tras ganar tres partidos seguidos a Oklahoma

Curry, LeBron e Iguodala, en un partido, en enero.

Ganar tres partidos a vida o muerte frente a un rival con tanto talento y tan duro como Oklahoma ha reforzado la autoestima de Golden State, que defenderá la corona de la NBA ante Cleveland en una repetición de la final de hace un año. La tortuosa serie que ha tenido que superar el campeón ha supuesto una inyección de moral suplementaria para Stephen Curry y sus compañeros. La necesitarán frente a los Cavaliers de LeBron James, que han sobrevolado los playoffs a velocidad supersónica, barriendo con sendos 4-0 a Detroit y Atlanta, solo importunados por sus dos derrotas en Toronto, ante la mejor versión de los Raptors en sus 21 años de existencia.

En cambio, el campeón, ya atribulado por la lesión de Curry en las series ante Houston (4-1) y Portland (4-1), ha tenido que obrar casi un milagro, o tres, porque tres fueron los partidos que tuvo que ganar sí o sí para atrapar la final. Hace solo ocho días estuvo en la lona, noqueado por los Thunder. Kevin Durant y Russell Westbrook le endosaron un 1-3 que parecía mortal de necesidad. Pero los Warriors hicieron honor a su nombre, y ganaron los tres partidos seguidos que necesitaban superando momentos críticos en todos ellos.

Sobrevivimos por un pelo ante un rival increíble, que mereció estar en la final tanto como nosotros

Steve Kerr

Especialmente duro fue el sexto, en Oklahoma City, en medio de un ambiente infernal, con Westbrook y Durant, por momentos en su versión más huracanada, y con un trío formado por Ibaka, Steven Adams y Robertson, que complementó el talento de las dos estrellas. Un colectivo potenciado por su entrenador Billy Donovan, un debutante en la NBA que se lució con la gestión de su escuadra en los momentos más importantes del campeonato. “Sobrevivimos por un pelo”, admitió su rival en la final, Steve Kerr, en referencia a aquel sexto partido (101-108) y también al séptimo y definitivo, ya en Oakland (96-88), ganado por su equipo tras remontar de nuevo desventajas de hasta 13 puntos.

“Tuvimos altos y bajos. Nunca perdimos la confianza, aunque nos hicieron mucho daño”, explicó Curry. “Sobrevivimos ante un rival increíble, que mereció estar en la final tanto como nosotros”, insistió Kerr. “No es solo que nos aventajaran por 1-3, además también nos arrollaron dos veces seguidas [133-105 en el tercer partido y 118-94 en el cuarto]. Pero empezamos a reencontrarnos con nuestro baloncesto en el quinto partido, Klay [Thompson] logró algo fenomenal en el sexto [11 triples y 41 puntos] y Steph [Curry] hizo lo que sabe hacer en el séptimo [36 puntos, 15 en el último cuarto]”.

La derrota de Oklahoma aumenta, si cabe, la incertidumbre sobre su futuro más inmediato. Kevin Durant se convierte en agente libre y podrá negociar con cualquiera de los muchos equipos que pretenden hacerse con sus servicios. Los Thunder no pudieron culminar con su segunda clasificación para la final después de la que perdieron en 2012 ante Miami. Pero eliminaron con autoridad a Dallas en la primera ronda de los playoffs (4-1) y dieron la gran sorpresa al superar en las semifinales a San Antonio (2-4), uno de los grandes favoritos tras haber completado la mejor temporada regular de la franquicia con 67 victorias, y solo superados por los Warriors y su histórico récord de 73 triunfos. Gracias a su extraordinaria temporada, tendrán ventaja de campo en la final que comienza en la madrugada del jueves al viernes (3.00, hora española) en el Oracle Arena de Oakland, en la Bahía de San Francisco.

La final de los triples

Stephen Curry, Klay Thompson y los Warriors han batido esta temporada todos los récords de triples habidos y por haber. Curry sumó 402 en la temporada regular, la mejor marca de largo, superando la anterior, 285, también en su poder desde un año antes. Los Warriors sumaron 1.077 triples en la temporada regular y son los primeros en la historia de la competición que han superado los mil. Klay Thompson, con 11 triples en el sexto encuentro ante Oklahoma, logró la mejor marca absoluta en los playoffs.

Los Cavaliers no se quedan muy atrás. Fueron el segundo equipo que más triples anotó en la temporada regular, 880. Y en los playoffs han obtenido 202, solo 10 menos que los Warriors, pero hay que tener en cuenta que Cleveland ha jugado tres partidos menos.

Klay Thompson es el jugador que más triples acumula en estos playoffs, 77 de los 172 que ha lanzado. JR Smith, el alero de los Cavaliers, es el segundo en la lista, con 49, uno más que Stephen Curry. LeBron James ha anotado 19 de los 59 que ha lanzado, con un discreto 32% de acierto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información