Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Viñales será el sustituto de Lorenzo en Yamaha

El español, la revelación de la temporada, dejará Suzuki para ser el compañero de Rossi

Maverick Viñales. Ampliar foto
Maverick Viñales. Getty Images

Es el piloto del momento. Se subió al podio la semana pasada en Le Mans, su circuito talismán, ese en el que logró, también, su primera victoria en 125cc. Y lleva peleándose con Rossi, Lorenzo o Márquez desde que comenzó la temporada. Y con una Suzuki, lo que añade un punto de romanticismo que no le viene nada mal al campeonato. Por todo eso es, también, el piloto más deseado. Y Yamaha se ha armado de paciencia para sumarlo a su estructura. Maverick Viñales (21 años, Roses, Girona) firmó ayer un contrato con la fábrica de los diapasones para los próximos dos años, según afirmaron a El País fuentes implicadas en la negociación.

No será Dani Pedrosa quien ocupará la plaza que dejará vacante Lorenzo, como anunció este periódico hace una semana. Al catalán, a quien Movistar, principal patrocinador del equipo, siempre vio con buenos ojos porque le acompañó en sus inicios en el Mundial, se le abrió la puerta de Yamaha cuando se empezaron a complicar las conversaciones con Viñales. Pero no llegó a cerrarse el trato.

En el contrato de Viñales con Suzuki existía una cláusula por la que la marca tenía derecho de tanteo si el piloto estaba entre los seis primeros

Las negociaciones con Viñales han sido largas, pero el joven talento español siempre fue la primera opción del equipo Movistar Yamaha y el director del mismo, Lin Jarvis, ha querido apurar hasta el último minuto para hacer posible el fichaje, que se anunciará el próximo jueves, coincidiendo con el arranque del GP de Italia.

Ha habido dos motivos que han demorado la firma del contrato y los dos tienen que ver con Suzuki, la fábrica para la que corre actualmente el deportista. Aunque Davide Brivio, el director del equipo, se había comprometido a facilitar la salida de Viñales si era lo que realmente quería el piloto —que tenía otra oferta de la casa de Hamamatsu—, este tenía que tomar un vuelo a Japón y recibir el visto bueno de la cúpula de la empresa.

Además, en el contrato de Viñales con Suzuki existía una cláusula por la que la marca japonesa tendría derecho de tanteo (preferencia siempre que igualara otra oferta) al llegar el momento de la renovación si el piloto estaba clasificado entre los seis primeros de la general antes de llegar al GP de Alemania (a mediados de julio). Y Maverick es quinto. Resolver esa cláusula y hacer el documento legal para que no supusiera un problema fue el último escollo. La duda ahora es saber qué hará Pedrosa. Y si el mercado en MotoGP seguirá moviéndose.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información