Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vettel: “Fuimos demasiado agresivos y lo hemos pagado”

El tetracampeón del mundo analiza la actualidad del Mundial de F-1 en esta charla con EL PAÍS

Fórmula 1 Vettel
Vettel, en Montmeló durante el Gran Premio de España

Sebastian Vettel (Alemania, 28 años) no pierde nunca la sonrisa. El tetracampeón del mundo está convencido de que las averías que han afectado a Ferrari en este arranque de campeonato son la consecuencia de un cambio. Según él, esos problemas reflejan la ambición que mueve a la Scuderia desde que él llegó, a principios del año pasado. Son poco más de las cuatro de la tarde cuando Vettel sube las escaleras del pabellón que la marca de Maranello tiene instalado estos días en Montmeló y se sienta a charlar con EL PAÍS.

Pregunta. Ya ha pasado un curso entero. ¿Ha cambiado en algo su perspectiva de lo que es Ferrari?

Respuesta. Llegar aquí fue un sueño porque crecí viendo cómo Michael se convertía en un héroe en Alemania, y entonces firmaba por Ferrari. Eso fue una inspiración para mí, y a cualquiera que le interese esto sabe qué significa este equipo. No puedo levantarme cada día y recordarme a mi mismo que soy piloto de Ferrari, pero sí, es un honor y un privilegio.

P. ¿La presión es distinta a la que sentía en Red Bull?

R. En Red Bull teníamos al Doctor Marko, que también puede ser muy exigente (se ríe). Siempre me preguntan sobre la presión aquí y allí, pero la presión es la que me pongo yo mismo. Quiero ganar y nadie tiene que decírmelo. Soy el primero en saber si he clavado mi tiempo en la vuelta en la cronometrada, si he hecho una buena carrera o un buen campeonato. Intento ser transparente, y cuando la cago no tengo problemas en admitirlo. Todo el mundo falla, eso es inevitable; yo sólo intento que mis errores sean lo más pequeños posible. La presión que me meto yo mismo es mucho mayor que la que me llega desde fuera. Que la gente hable constantemente de presión se debe a que Ferrari es el equipo más importante de la F-1.

P. ¿Siente que Ferrari es cuestión de estado en Italia?

R. A veces sí que es verdad que las preguntas de la prensa italiana me sorprenden un poco porque son distintas a las que estaba acostumbrado a responder. Pero eso también ha hecho que este símbolo llegue hasta este punto. Por ejemplo, las expectativas de Ferrari en Italia están muy por encima de las de Renault en Francia. Ferrari no es solo una marca de coches, es una forma de vida. Por eso siempre se habla de nosotros y la prensa insiste tanto. Eso, cuando las cosas van bien es fantástico, pero también hay días, cuando no conseguimos lo que nos gustaría, en los que se hace un poco difícil.

P. ¿Las averías que está sufriendo su escudería son fruto de haber arriesgado demasiado para tratar de alcanzar a Mercedes?

R. A toro pasado siempre es fácil decir qué hicimos bien y qué no, pero eso no lo sabes de entrada. Fuimos agresivos y dimos un gran paso adelante, probablemente más grande de lo que la gente puede imaginarse. Al mismo tiempo, hay que reconocer que tal vez fuimos demasiado agresivos en según qué puntos y que lo hemos pagado caro. Pero fue la decisión que tomamos, queríamos ser agresivos y lo que ha pasado es consecuencia de ello.

P. ¿Cree que están más cerca de Mercedes que el año pasado?

R. Sí.

Me siento capaz de ganar carreras, que sé qué necesitamos para conseguirlo pero que todavía no lo tenemos

P. ¿Está satisfecho con su rendimiento a nivel personal?

R. En dos de las cuatro carreras ni siquiera pude correr, pero en las otras dos, pues sí, estoy contento. Todavía no hemos podido cuadrar un fin de semana perfecto y tampoco yo he podido hacerlo a nivel individual.

P. ¿Cree que es mejor que el coche que conduce?

R. Nunca pienso en ello porque, ¿qué más da? Si me meto en él y empiezo a pensar qué pasaría si el coche pudiera hacer esto o aquello, si podría ganar... Pero eso no va a pasar, o sea que no vale la pena. Soy de los que piensa que el piloto aún marca la diferencia, independientemente de que estés luchando por la victoria, por la segunda posición o por la quinta. Recuerdo cuando corría en Toro Rosso, que no era el equipo que es ahora, y terminar el 12º era un exitazo porque esa posición era mejor que la que a priori se merecía el monoplaza. Digamos que me siento capaz de ganar carreras, que sé qué necesitamos para conseguirlo pero que todavía no lo tenemos.

P. ¿Y qué les impide ganar?

R. En 2009, con Red Bull, estaba preparado para lograr triunfos pero no el campeonato. Y estoy convencido de que si ahora volviera a correr podría ganar ese Mundial. En Ferrari no hace demasiado tiempo que las cosas cambiaron mucho. En 2014 hubo mucho lío, fue un mal año, y después se llevó a cabo una revolución. Los resultados de 2015 significaron un gran impulso para la moral de la gente. De todo aquello hace solo un año y medio, así que tenemos que aceptar que venimos de muy lejos y que el objetivo es muy ambicioso. Lo estamos dando todo, apretando aquí y allí, a veces demasiado incluso. Pero creo que es una cuestión de tiempo. Además, en 2017, con la nueva normativa, todos reseteamos.

P. ¿Significaría algo para usted que Hamilton lograra su cuarto título y le igualara?

R. Puede que para Alain Prost sea peor porque él ya está retirado, pero yo todavía corro y quiero volver a ganar.

Tenemos que aceptar que venimos de muy lejos y que el objetivo es muy ambicioso. Lo estamos dando todo, apretando aquí y allí, a veces hasta más de la cuenta

P. Ocupa la quinta plaza en la tabla, a 67 puntos de Rosberg. ¿Aún hay que considerarle un candidato al título?

R. Nico es el favorito, tiene ventaja y conduce un coche fantástico. Pero todos corremos el domingo pensando en que no hay nada escrito, eso es lo bueno de las carreras.

P. ¿Cree que el cambio entre Kvyat y Verstappen es el ejemplo perfecto de la filosofía Red Bull?

R. Globalmente destacaría el lado positivo de Red Bull. ¿Dime en qué equipo la presión es menor que allí? Si yo no hago bien mi trabajo, estoy seguro de que la gente comenzará a hablar de qué hacer. Ocurre en la F-1, en el futbol y en muchos deportes. Puedes discutir acerca de si es justo o no lo es, pero la F-1 es para hombres. Puedes meterte o no meterte. Creo que Kvyat tiene potencial para correr aquí, es más rápido de lo que la gente piensa. Pero estas son las reglas de este juego.

Sobre la permuta entre Kvyat y Verstappen puedes discutir si es justo o no lo es, pero la F-1 es para hombres, puedes meterte o no

P. ¿Le ha impresionado lo que ha hecho hasta ahora Verstappen?

R. La gente se olvida de que tiene 18 años. No hace tanto que corría en karts. Ha cometido algunos errores pero también ha hecho carreras fantásticas. En ese sentido todo el mundo debería apoyarle. El año pasado lo hizo muy bien y ahora tiene ante sí una gran oportunidad de volverse a poner a prueba.

P. ¿Le recuerda a usted?

R. Sinceramente, no. Primero, porque nunca me metí en el coche pensado que era ni más ni menos joven. Quieres correr contra los grandes y te sientes preparado para ello. Cada uno tiene su estilo y Max es completamente distinto a mí.

P. ¿Ha hablado con Ferrari acerca de quién puede ser su compañero en 2017?

R. Todavía no. Lo hicimos el año pasado porque el contrato de Kimi se acababa y el equipo me preguntó. No tengo ningún poder sobre eso, pero está bien que pidan mi opinión porque eso significa que confían en mí. Me llevo muy bien con Kimi, es el compañero menos político que he tenido y el más callado. Trabajamos bien y ambos sabemos que lo primero es el equipo.

P. Desde que comenzó a correr, ¿en qué equipo se sintió más arropado?

R. En Toro Rosso era un crío y la experiencia fue fantástica. La escudería estaba creciendo y el coche era muy bueno si tenemos en cuenta cuáles eran nuestras teóricas aspiraciones. La atmósfera, pelear por los puntos, lograr una ‘pole’, luego una carrera. Eso es imbatible.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información