Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UEFA y el eterno regateo por el reparto de entradas

El organismo solo entrega 20.000 a Atlético y Real Madrid para la final de la Champions League en Milan de un total de 71.500

Entradas para la final de la Champions League 2016
Entradas para la final de Champions:  La fachada de la sede de la Comunidad de Madrid en la Puerta del Sol. AFP

El 18 de septiembre de 2014 la UEFA seleccionó el estadio Giuseppe Meazza —conocido también con el nombre de San Siro— como sede de la final de la Liga de Campeones para la edición 2015-2016. El recinto en el que disputan sus partidos Inter y Milan resultó elegido de nuevo como sede del partido decisivo —lo fue también en 1965, 1970 y 2001— ya que su capacidad, 80.000 espectadores y su consideración, de cinco estrellas —la máxima en el ránking de la UEFA—, avalaban un nuevo nombramiento.

Precedentes en el reparto

2015. Barcelona-Juventus. Estadio Olímpico de Berlín (77.000 localidades): los clubes solo se llevaron 20.000 entradas. 

2014. Real Madrid-Atlético. Estadio da Luz de Lisboa (65.000 localidades): ambos recibieron 19.000.

2013. Bayern de Munich-Borussia Dortmund. Estadio de Wembley (90.000 localidades): 24.000 fueron para los aficionados de cada equipo.

2011. Barcelona-Manchester United. Estadio de Wembley (90.000 localidades): 24.000 para cada equipo.

Sin embargo, el reparto de entradas para Real Madrid y Atlético designado por la UEFA ha generado gran malestar entre los finalistas. Ambos clubes han manifestado su enfado por la distribución de las localidades que ha dado a conocer el máximo organismo europeo, que entregará tan solo 20.000 a cada uno de los clubes de un total de 71.500 disponibles tras delimitar el aforo por cuestiones de seguridad. Las 31.500 restantes se quedarán en manos de la UEFA, que ya se desprendió de 6.000 a través de un concurso llevado a cabo en su página web el pasado 14 de marzo.

Curiosamente, y a pesar de la mayor capacidad del estadio italiano, en la final de 2014 celebrada en el estadio Da Luz de Lisboa —65.000 localidades— y en la que también se enfrentaron Madrid y Atlético, el reparto de entradas fue del mismo volumen. La UEFA se reservó entonces 27.000 para sus compromisos con anunciantes y patrocinadores, lo que generó gran indignación de nuevo entre ambos finalistas.

Entre 70 y 440 euros

Tras conocerse lo insuficiente de la cifra, Madrid y Atlético transmitieron su enfado a Ángel María Villar, presidente en funciones del organismo europeo, estableciendo como punto de partida el precedente de la final de 2001, donde Liverpool y Alavés recibieron 23.000 para cada uno, un número que aunque seguiría sin contentarles, mejoraría sustancialmente el reparto inicial. El año pasado el Barcelona sorteó 13.200 entradas entre sus socios de las 20.000 que dispuso para acudir al Estadio Olímpico de Berlín en la final ante la Juventus.

El Real Madrid abrió ayer el plazo de solicitud de entradas para sus socios, que se llevará a cabo por medio de un sorteo ante notario el 13 de mayo. Cada socio podrá realizar su petición e incluir en ella hasta seis números de solicitantes. El Atlético no ha dado a conocer por el momento el método que empleará para designar las localidades entres sus aficionados. Sin embargo, madridistas y colchoneros deberán tener en cuenta que el importe de las mismas exigirá un esfuerzo cuando menos generoso de los interesados. El precio de una entrada oscila entre los 70 euros para los aficionados discapacitados hasta los 440, pasando por 160 y 320 euros, además de un paquete juvenil de 140 euros, en el que se incluyen dos entradas de Categoría 2 (320 euros, precio normal) para un adulto y un niño menor de 14 años.

Más información