Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hermanamiento y pequeños altercados en Liverpool

Unos lanzamientos de bengalas contra el autobús del Villarreal enturbian el buen ambiente entre las dos aficiones

Seguidores del Liverpool con bengalas.
Seguidores del Liverpool con bengalas. REUTERS

Desde primeras horas de la mañana, Liverpool se convirtió en una fiesta del fútbol, con dos aficiones hermanadas reunidas en Concert Square, amarillos y reds pasando juntos las horas previas al choque entre cervezas y cánticos, entonando el Yellow Submarine de los Beatles los 2.000 seguidores llegados de Vila-real, el You’ll never walk alone los supporters del Liverpool. Un aperitivo de lo que acontecería en Anfield con una acústica ensordecedora, incomparable, con la grada de The Kop en pie entonando en armonía. Pura pasión.

Quedó agradecida la afición del Liverpool con la sensibilidad mostrada por la parroquia castellonense. Encabezaba en la entrada de la plaza donde se congregaron las aficiones, la pancarta que siete días atrás se mostró en el fondo sur de El Madrigal, en homenaje a los fallecidos 27 años atrás en Hillsborough, figurando el número de las víctimas, 96, firmada por los jugadores del Villarreal y todos los aficionados amarillos que así lo estimaron oportuno. Tal pancarta fue depositada en el exterior de la tribuna principal de Anfield donde se encuentra el memorial con los nombres de los seguidores reds que perdieron la vida en la fatídica tarde del 15 de abril de 1989 en el estadio del Sheffield en la semifinal de la copa inglesa que enfrentaba al Liverpool contra el Nottingham Forest.

Toda la concordia que se vivió en Merseyside en las horas previas a la semifinal de la Liga Europa se tornó en nervios y tensión cuando se acercaba el momento del choque, cuando la expedición del Villarreal se encaminaba hacia Anfield. Un reducido grupo de hooligans del Liverpool acorraló al autobús del equipo castellonense en una zona de obligada velocidad reducida en las cercanías de Anfield, lanzando objetos y bengalas sobre el vehículo que transportaba a la plantilla y cuerpo técnico del Villarreal. Un acto lamentable, un desagradable lunar en la fiesta del fútbol vivida en Liverpool.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información