Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los primeros 110 metros de Orlando como español

El vallista de origen cubano comienza su temporada al aire libre el viernes en la reunión de Doha

Orlando Ortega, en la reunión de Zúrich 2015. Ampliar foto
Orlando Ortega, en la reunión de Zúrich 2015. Cordon Press

Antes de tomar el avión para Doha, Orlando Ortega se entrenó unas semanas en la pista del CAR de Madrid, donde despertaba la admiración de los que le observaban. Mientras él, en un alarde de flexibilidad, potencia y velocidad, botaba, corría, saltaba en mínimos, casi inverosímiles espacios, su padre y entrenador, también Orlando, decía: “Está muy bien mi hijo, está para una gran marca, para 12,90 bajos, incluso 80 altos. Pero no hay prisa. La Diamond League es uno de los objetivos del año, pero no nos olvidamos de que el más importante son los Juegos de Río”. La Diamond son 14 reuniones de atletismo, las más importantes del calendario al aire libre, 10 de ellas antes de Río, y Orlando Ortega, de 24 años, ya la disputó otros años, como también disputó los Juegos Olímpicos de Londres con solo 21 años recién cumplidos, pero aquello ocurrió cuando era cubano. Los 110 metros vallas del viernes (19.34, Canal +) serán los primeros que el mejor vallista mundial del momento (sus 12,94s de julio pasado son la décima mejor marca mundial de la historia y la mejor desde septiembre de 2012, cuando Aries Merrit dejó el récord del mundo en 12,80s) correrá como español, nacionalidad que obtuvo en septiembre pasado.

Conociendo el estado de forma, la ambición y el potencial ya demostrado de Orlando Ortega, no sería exagerado suponer que dentro de algunas semanas España se convertirá en el octavo país del mundo con un récord nacional de 110 metros vallas por debajo de los 13s, pero antes, y aunque no lo cuente entre sus objetivos, se contentará con rebajar los 13,33s que Jackson Quiñónez fijó como plusmarca española hace ya nueve años. No parece algo lejos del alcance de Orlando Ortega ya recién comenzado mayo, quien a los 20 años ya corría normalmente por debajo de esa marca y que en su primera competición de 2015, el 9 de mayo, corrió en 12,32s.

Más difícil le resultará seguramente a Ortega, de larga y finas piernas y pelo que crece muy rizado, ganar la carrera de Doha, pues también corre Omar McLeod, el joven jamaicano de la cinta en la frente y el colgante en la boca que en marzo se proclamó campeón del mundo de 60 metros vallas (Orlando no pudo participar por no tener permiso aún de la IAAF) y que el 30 de abril ya corrió en 13,08s, la mejor marca del año. “Sí, y una semana antes corrió un 100 lisos en 9,99s”, dice Ortega. “Pero debe mostrar esa velocidad y esa forma en los momentos que importan”. En Doha, por ejemplo.

Ni le preocupa McLeod a Ortega ni tampoco el anuncio de la IAAF de que hasta el 5 de noviembre, cuando se cumplan tres años de su residencia, no podrá competir con la selección española, tres meses después de los Juegos. “Pero en Río se aplica la regla olímpica, que permite competir con un nuevo país tres años después de la última competición con el anterior”, recuerda Ortega, quien lo último que corrió con el equipo de Cuba fue el Mundial de Moscú en agosto de 2013. “Yo esa norma la cumplo. Estoy seguro de que estaré en Río con la camiseta española”.

 

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.