Nadal detiene el alud de Querrey

Tras un arranque desangelado, el español desarticula al pegador estadounidense (6-4 y 6-2, en 69 minutos) y accede a los cuartos de Madrid, en los que se medirá al portugués Sousa (6-1, 6-7 y 6-2 a Sock)

Nadal devuelve la pelota frente a Querrey.
Nadal devuelve la pelota frente a Querrey.JUAN MEDINA (REUTERS)

En una noche desangelada, por eso del fresquito y la humedad creciente en el parque del Manzanares, Rafael Nadal rubricó su acceso a los cuartos de final del Mutua Madrid Open: 6-4 y 6-2 a Sam Querrey (después de 69 minutos). Así, su camino y el de Novak Djokovic (verdugo de Roberto Bautista) confluyen poco a poco, a la espera todo el mundo que ambos brinden una final lustrosa el domingo. Pero antes, el español tendrá que superar este viernes (16.00, Teledeporte) al portugués Joao Sousa. Frente a este, un único precedente, el año pasado en Río de Janeiro: 6-1 y 6-0 para el español.

Lo había advertido Nole unas horas antes –“el cambio de tiempo ha hecho que hoy sea un poco más difícil jugar”– y se cercioró Nadal nada más pisar la central de la Caja Mágica. Escasa luz, ligeras rachas de viento que se filtraban por la cubierta y una caída más que palpable de la temperatura que obligaba al jersey, si no a una cazadora. La primavera otoñal que ayer regresó a Madrid después de una semana benévola no es el mejor marco para el de Manacor, al que los cambios drásticos de tiempo no le benefician en nada. Él, se sabe, disfruta del calor y el sol, así que ayer le costó cogerle el pulso a la transición meteorológica.

Más información
2ª RONDA: Nadal reluce ante Kuznetsov
Toni: “La pelota de Rafa vuelve a correr”
El paréntesis necesario de Nole
NADAL

No ayudó tampoco Querrey, un bombardero de la escuela norteamericana que le amargó la existencia la mayor parte del primer set, en el que el español tuvo que hacer frente a una lluvia de estelas amarillas. El de San Francisco, prototipo del pegador de la escuela estadounidense, 28 años, cosió a pelotazos a Nadal, que encogía una y otra vez los brazos, sin encontrar explicación alguna a la definición de su rival con los servicios y la derecha. Porque Querrey (24 winners y nueve aces), con esa forma extraña que tiene de castigar a la bola, una especie de palanca que cae como un yunque, planteó una hermosa batalla. Sin embargo, pagó la tara propia de su factoría, el monoregistro de juego.

El quid de la cuestión estaba, para Nadal, en desarticular la artillería pesada que venía desde el otro lado. Obligado a restar dos metros por detrás de la línea, el balear remó contracorriente, pero como en tantas otras ocasiones en las que se ha batido con un jugador del perfil de Querrey, supo dar con el cómo. A pesar de tener un punto de brillo que el primer día, frente al ruso Andrey Kuznetsov, revertió la situación y frenó el alud. “Jugando así, de noche, me he sentido un poco extraño, porque no había entrenado ningún día a estas horas y la sensación es distinta”, explicó en la sala de prensa.

Transformar la referencia visual

“Cuando la cosa estaba peor [4-1 y 0/30 en su contra] he decidido ir a restarle muy atrás para cambiarle el campo visual y ha funcionado”, precisó luego Nadal, que a lo largo de su carrera nunca ha cedido sobre arena contra un estadounidense; “hasta ese momento él estaba tocando muchísimas líneas con los saques y golpeaba con el drive muy fuerte. Tenía que intentar neutralizar eso. Si conseguía que el punto durase más de tres bolas, las cosas iban a ir de modo más fluido”.

Con la rotura y el 4-2, y exceptuando el primer juego que se anotó Querrey en el segundo parcial, ligero borrón, la dinámica ya era muy diferente. Entonces, Nadal volvió a su versión óptima, deslizándose con esquíes sobre la arcilla; entonces, Nadal encontró el revés endeble de su adversario (25 errores no forzados al final) y comenzó a hacer estragos; entonces, vía libre a los cuartos. Entonces, ahora sí, aplicada la máxima: saber sufrir, saber levantarse, saber vencer.

RESULTADOS Y ORDEN DE JUEGO

Resultados. Cuadro masculino: Novak Djokovic, 6-2 y 6-1 a Roberto Bautista; Tomas Berdych, 7-6 y 7-5 a David Ferrer; Andy Murray, 6-4 y 6-2 a Gilles Simon; Kei Nishikori, 6-4 y 7-5 a Richard Gasquet; Milos Raonic, doble 6-4 a Jo-Wilfred Tsonga; Nick Kyrgios, 7-6, 4-6 y 6-3 a Pablo Cuevas. Cuadro femenino: Simona Halep, 6-3, 0-6 y 6-1 a Irina-Camelia Begu; Louisa Chirico, 7-6 y 6-2 a Daria Gavrilova; Dominika Cibulkova, 4-6, 6-3 y 6-3 a Sorana Cirstea; Samantha Stosur, 6-3 y 6-4 a Patricia Tig.

Orden de juego. Chicos: Berdych-Murray (12.00); Kyrgios-Nishikori (no antes de las 14.30); Nadal-Sousa (no antes de las 16.00); Djokovic-Raonic (no antes de las 21.30). Chicas: Cibulkova-Chirico (no antes de las 14.00); Halep-Stosur (no antes de las 20.00).

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS