Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cumbre entre Nadal y la ITF en Roland Garros

El rector mundial del tenis cita en el torneo de París (30 de mayo) al español para abordar la petición de publicar su historial de controles antidopaje. "La transparencia tiene que ser total", reitera el balear

Nadal, durante el partido contra Kuznetsov.
Nadal, durante el partido contra Kuznetsov. AFP

Celebró la Caja Mágica el regreso de su héroe, Rafael Nadal, del mismo modo que el balear quiso ser obsequioso con el público que, dice, le transmite más energía. En su estreno en el Mutua Madrid Open, contra el ruso Andrey Kuznetsov (39º en el ranking), una puesta en escena seria y completa, sobresaliente al servicio: doble 6-3, en tan solo 78 minutos.

Nadal venció —Sam Querrey o Lucas Pouille será su rival en octavos— y abrió senda en Madrid, buen banco de pruebas para seguir puliendo su juego y alimentado la confianza de cara a su objetivo primordial, con permiso de la experiencia olímpica: Roland Garros. Porque el grande francés, la arena de París, será la piedra de toque para calibrar la magnitud real del resurgir que ha cobrado forma en estas últimas semanas, tras los triunfos en Montecarlo y Barcelona, y las buenísimas sensaciones adquiridas por el de Manacor. “En función de lo que ocurra allí podremos decir si Rafael está del todo liberado o no. Vamos muy bien, pero todavía es pronto”, explica Toni, su técnico.

Será también París el marco de un encuentro diametral, a dos bandas, en el que se abordará un contenido de máxima sensibilidad. A un lado de la mesa estará el propio Nadal, y al otro David Haggerty, presidente de la Federación Internacional de Tenis (ITF), la instancia suprema de la raqueta. Según ha podido saber este periódico, el rector estadounidense (58 años), que accedió al cargo en septiembre del año pasado, ha instado al número cinco a la reunión con el propósito de abordar la demanda efectuada por el deportista para que salga a la luz su historial de controles antidopaje.

Nadal efectuó la petición la semana pasada, a través de un escrito dirigido a Haggerty. “Por favor, haga pública toda mi información”, reclamó el balear, que el día antes de que trascendiera la misiva ya había interpuesto una querella por difamación, en los juzgados de París, contra la exministra francesa Roselyne Bachelot, quien le acusó de dopaje en un programa de televisión. "Por favor, haga público mi pasaporte biológico y mi historial completo de controles y pruebas antidopaje. De ahora en adelante le pediré que comunique los resultados de cada prueba que haga tan pronto como estén preparadas desde el laboratorio", le apremió Nadal.

La protección del deportista

El número cinco ha adoptado una actitud de máxima contundencia ante lo que pueda considerar cualquier tipo de calumnia o intromisión en su honor. Dijo en su día que no iba a hacer ni una sola concesión y ayer, a pesar de que cuando se le pregunta sobre el tema remite al “proceso legal” y la actuación de la justicia, lo reiteró: “Es necesario, ya está bien de especular”, señaló. “Cuando ocurren cosas como en España, que parece que se van a destruir pruebas, es una noticia terrible. Lo mejor sería que los que hacen mal las cosas lo paguen y que los que lo hacen bien queden limpios”, continuó; “si no, todo se convierte en una especulación innecesaria que daña el deporte y la imagen de los deportistas. La transparencia tiene que ser total. Esto no quiere decir en ningún caso que yo no crea en el sistema, porque tenemos un buen sistema en nuestro circuito. Creo que los jugadores que están compitiendo están totalmente limpios”.

Con la acción judicial emprendida, Nadal y su círculo personal pretenden alterar la política estamental en la defensa de los tenistas. Mientras, la ITF ha mantenido en todo momento una postura relativamente fría ante el caso. Calificó de “sorprendentes” e “incorrectas” las palabras de Bachelot, pero no efectuó una defensa directa de Nadal. Simplificó: “Todos los jugadores que son condenados por violar el Programa Antidopaje se anuncian públicamente tal y como exigen las normas”. Sin embargo, Haggerty ha intervenido ahora y en París [a partir del 30 de mayo] se producirá el siguiente movimiento.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información