Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Levante termina su sueño de seis años en Primera

Encontrada la estabilidad económica, la mala planificación deportiva devuelve al equipo de Orriols a Segunda tras su derrota ante el Málaga

El descenso del Levante.  Víctor y Rossi, después de un gol del Málaga.

El Málaga mandó al Levante a Segunda División (3-1). Los de Javi Gracia compitieron como deben y acabaron con un equipo que desprendió muy malas sensaciones en La Rosaleda. Le queda al Levante el triste consuelo de que se le anuló un gol legal cuando el marcador registraba 1-1 y faltaba un cuarto de hora para el final. Morales había anotado el 1-2, pero el juez de línea pitó un fuera de juego increíble. Ahí murió el Levante, que se lanzó como un loco a por el triunfo y recibió dos goles del Málaga que certificaron su descenso cuando restan dos jornadas para el final.

Seis temporadas consecutivas ha permanecido el Levante en Primera, tras lograr el ascenso en la temporada 2009-2010 casi sin pretenderlo ni estar preparado. Ese ascenso fue un pequeño milagro, con una economía de guerra, con la austeridad obligada de una Ley Concursal que salvó al club y que ha solucionado sus problemas financieros. Todo, con Quico Catalán de presidente, gestionando en este tiempo con éxito los escasos recursos. Manolo Salvador, el director deportivo, reinventaba curso a curso la plantilla, siendo siempre competitivo el equipo. Promocionando a entrenadores como Luis García o Juan Ignacio Martínez. Con este último se alcanzó un sexto puesto en la temporada 2011-2012 que valió su estreno en la Liga Europa.

A partir de un equipo aguerrido y acertando a la hora de buscar un delantero potente que proporcionaba goles y puntos, primero Caicedo, después Koné o Martins, el equipo granota sobrevivía sin agobios ni alardes. Dos temporadas atrás el Levante ya era un club apetecible para entrenadores con recorrido y prestigio en el fútbol. Y llegó al Ciutat de València Joaquín Caparrós, situando a los azulgranas cómodamente al final de temporada en décima posición. El técnico de Utrera no continuó en Orriols, ya que pretendía un proyecto duradero que Quico Catalán no supo, no pudo o no quiso ofrecerle.

La temporada pasada comenzó a torcerse el camino al Levante, perdiendo Manolo Salvador el ojo clínico. Inició la temporada José Luis Mendilibar, que apenas duró ocho jornadas, sustituido por Lucas Alcaraz, que salvó al equipo a falta de una jornada y con apenas 38 puntos en una permanencia barata y gracias a los goles y el carácter irreductible de David Barral.

En el verano pasado, al Levante le llegó una oferta de compra de un banquero americano, Robert Sarver, dueño de los Phoenix Suns, franquicia de la NBA. Sarver se presentó en Valencia en varias ocasiones entre junio y julio del año pasado con una propuesta de inversión de 56 millones de euros, 30 de ellos destinados a enjugar la deuda del club de Orriols y los 26 restantes para potenciar la plantilla, comprometiéndose a su vez en transformar y modernizar el estadio del Ciutat de València para convertirlo en un centro de ocio para los asistentes. El Levante, a través de su Fundación, propietaria de la mayoría accionarial, dijo no, que el club no se vendía.

Obligado moralmente por eludir un año más el descenso, Manolo Salvador prolongó el verano pasado la estancia de Lucas Alcaraz, que nunca tuvo el favor de la afición granota. Alcaraz duró nueve jornadas dejando al Levante colista. Manolo Salvador vio en Joan Francesc Ferrer, conocido por Rubi, un nuevo Luis García o JIM y le ofreció el banquillo del Levante con apenas experiencia, destacando su paso por el Girona, no tanto por el Valladolid, formando parte del cuerpo técnico del Barça en el segundo curso de Tito Vilanova.

Ni Rubi ni los goles del peculiar Deyverson, por el que el Levante desembolsó 1’8 millones de euros, ni los fichajes del mercado invernal, con los tres millones pagados por el colombiano Mauricio Cuero, la inversión más cara efectuada por el Levante en su historia y apenas utilizado por el técnico catalán, ni la llegada de Verdú o Rossi, han podido evitar el descenso del Levante, dueño de su destino. Ahora en Segunda.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información