¿Qué neumáticos ofrecerá Michelin a los pilotos de MotoGP en Austin?

Después de dos reventones en tres meses en su regreso a la competición, la casa francesa siembra las dudas por la falta de seguridad de sus gomas traseras

Los pilotos de MotoGP durante la salida del GP de Argentina.
Los pilotos de MotoGP durante la salida del GP de Argentina.Mirco Lazzari (Getty Images)

Hay tantas incertezas, tantas teorías e hipótesis, que lo único que se sabe es que la solución todavía está por llegar. Michelin, junto a Dirección de carrera, que estableció el protocolo para la prueba del domingo –a saber, una carrera a 20 vueltas, en lugar de 25, y con parada obligatoria en boxes para calzar neumáticos nuevos, que ganó con maestría Marc Márquez–, sorteó como pudo el gran premio de Argentina. Después de que Scott Redding sufriera un problema de delaminación (desintegración de las capas exteriores del neumático) de su goma trasera durante la última sesión libre del sábado, se impuso el protocolo de emergencia. Y todo salió bien. Ocurre, sin embargo, que el campeonato sigue. Y el problema, también.

Ya lo avisó uno de los miembros de Dirección de carrera el mismo sábado, Javier Alonso: “No tienen ni idea de lo que ha pasado”. En MotoGP todavía no existe un sensor de presión, de modo que ni siquiera saben si una de sus teorías –la altura del piloto, 1'85m, junto con una presión baja del neumático pudo provocar el problema– se corresponde con la realidad. No tienen manera de comprobarlo. “La introducción de este sensor está aprobada, pero los constructores todavía no se han puesto de acuerdo. No se ha aclarado qué tipo de sensor se pone y cómo se adquieren los datos. Los fabricantes no creían que fuera tan necesario ni tan urgente. Es curioso que lo tengamos en Moto2 y no en MotoGP. Vamos a ciegas. Ahora la gente de Michelin se tiene que llevar un trozo de goma a casa para saber qué ha pasado”, añadía Alonso.

Y eso no ocurrirá, como mínimo, hasta dentro de dos semanas, pues el paddock se desplaza en masa hacia Austin, donde se celebra la tercera cita del Mundial este domingo. De modo que, de momento, MotoGP sigue en una suerte de estado de excepción. No se sabe con seguridad por qué revientan los neumáticos –a Loris Baz ya le ocurrió en pretemporada, en plena recta de Sepang, a 300km/h– ni hay mucho margen para corregir el paso en tres días, los que tiene Michelin, que regresa este año a la competición como suministrador único en sustitución de Bridgestone, antes de que los pilotos empiecen a rodar el viernes.

Más información
Márquez se desquita con un magnífico triunfo en Argentina por delante de Rossi
Lorenzo: “Hoy no he sabido terminar la carrera”
Michelin activa el protocolo de emergencia para el GP de Argentina
Lorenzo espera más ofertas: “Tengo tiempo”
Marc Márquez y la lección del GP de Argentina
Sito Pons quiere volver a MotoGP con un piloto español
Michelin retira los dos neumáticos de carrera tras el accidente de Redding

Por suerte, aquel no es un trazado tan exigente para las gomas. Al menos, no sobre el papel. El de Argentina se sabía ya un circuito muy crítico, especialmente en curvas, la seis y la 11, en las que se alcanza una gran velocidad y ello hace aumentar mucho la temperatura sobre el flanco izquierdo. Aquello pudo influir. Como pudieron hacerlo otros factores que abordan equipos y pilotos. Los dos pilotos que han tenido problemas llevan una Ducati, la más potente, y son los más altos de la parrilla (Baz, con 1'91m), y por ende, los más pesados.

“Debe ser que algún tipo de configuración, el peso o el tipo de reglajes que llevan hace mucha presión en ese neumático y entonces lo revientan, porque usan mucha potencia”, razonaba Pedrosa. Y seguía: “Redding o Baz son casi el doble que yo, y eso son muchos más kilos. Si usan un basculante muy corto con un muelle muy duro, están metiendo muchos kilos a una construcción y, evidentemente, tienen mucho agarre y salen muy rápido de las curvas, pero hay que pensar en que el neumático tiene que hacer 25 vueltas así”. “Michelin este fin de semana se está cubriendo de gloria”, decía Pol Espargaró todavía el sábado, a la llegada a su hotel y cuando compartía charla con sus seguidores en Periscope. Al día siguiente, tras un honroso sexto puesto, estalló: “Decimos que Michelin tiene muchos problemas, pero quien los tiene es Ducati. Tiene 17 km/h más de velocidad que nosotros en la recta, y más potencia; queman los neumáticos. Si Ducati no es capaz de usar esos neumáticos, que reduzca potencia. O que les hagan unos neumáticos para ellos”.

Lorenzo, sin embargo, era mucho más crítico con Michelin: “Yo creo que con ningún piloto, aunque pese 100 kilos y las gomas de su moto vayan a una presión a la mitad de la exigida, tendrían que suceder estas cosas en MotoGP”. ¿Qué ocurrirá en Austin? Es todavía una incógnita. “No se sabe qué neumáticos traerán. Es una pista en la que se necesitan gomas con un compuesto mucho más blando al que se utiliza en Termas, pero puede ser que por seguridad traigan neumáticos mucho más duros de los que teníamos que utilizar en Argentina”, concluía el campeón de 2015.

Sobre la firma

Nadia Tronchoni

Redactora jefa de la sección de Deportes y experta en motociclismo. Ha estado en cinco Rally Dakar y le apasionan el fútbol y la política. Se inició en la radio y empezó a escribir en el diario La Razón. Es Licenciada en Periodismo por la Universidad de Valencia, Máster en Fútbol en la UV y Executive Master en Marketing Digital por el IEBS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS