Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una Eurocopa para pelearla

España, encuadrada en el complicado grupo D, debutará ante la R. Checa y después se medirá a Croacia y Turquía en la primera fase

Del Bosque exhibe el trofeo ganado en 2012. AFP

La Eurocopa comenzará con exigencia para España visto el sorteo celebrado ayer en París. No hay grupo de la muerte en un torneo que por primera vez acoge a 24 selecciones y ha bajado el nivel medio, pero la selección deberá exigirse su mejor versión desde el primer momento para defender el título conquistado en 2012 en Kiev. Y pudo ser peor visto que las primeras bolas que extrajeron Charisteas y Panenka, glorias de pasados campeonatos, sirvieron para emparejar a la selección de Vicente del Bosque con Turquía, el rival con más heráldica y mayor puntuación entre los que componían el elenco de los peores clasificados por el ranking UEFA, el baremo que, a partir de los resultados obtenidos en los últimos cuatro años, distribuía en cuatro bombos a los 24 equipos que se jugarán el cetroen Francia entre el 10 de junio y el 10 de julio.

Turquía no es un caramelo, pero la exigencia se matizó después porque en el bombo de los terceros cabezas de serie tocó la República Checa, que pese a dominar un grupo exigente en el que superaron entre otros a los turcos, no es la de antaño y, sobre todo, cuando en el transcurrir del sorteo Italia pasó de largo y cayó en suerte Croacia. "No lo veo nada cómodo, esperaba algo más fácil", resolvió, con todo, el seleccionador Vicente del Bosque, que valoró que dos de sus rivales, checos y turcos, hubieran dejado en la cuneta para estar en la Eurocopa a Holanda, el equipo al que superó España en la inolvidable final de Sudáfrica, pero que luego convirtió su último Mundial en un calvario. "Por eso hay que darles valor", explicó; "y luego a Croacia ya la conocemos, es muy familiar para todos, un gran equipo. No me fío de ninguno", reseñó el seleccionador, por más que en el nuevo formato cuatro de los seis terceros de grupos accedan a los octavos. Por primera vez para ganar una Eurocopa habrá que jugar, como en un Mundial, siete partidos.

Cruces amables

España tiene previsto montar su cuartel general en la isla de Re, un enclave próximo en La Rochelle, a la vera del Oceáno Atlántico, 400 kilómetros al norte de Irún. Desde allí se moverá hacia sus tres primeros destinos, todos en el sur de Francia, próximos a la frontera. La República Checa esperará en Toulouse el 13 de junio a las tres de la tarde. El día 17, a las nueve de la noche, España se enfrentará a Turquía en la mediterránea Niza. El grupo D se cerrará el día 21, también en horario vespertino, y los de Del Bosque se las verán en el nuevo estadio de Burdeos con Croacia.

Los cruces se barruntan amables si España domina su grupo, pero se complicarían si queda segunda (se vería con el primero del grupo de Bélgica e Italia) o si se encuadra entre los cuatro mejores terceros que pasan a octavos porque se encontraría con algún campeón de grupo. Pero nadie duda de que España es favorita. "No es necesario divagar mucho sobre ello porque es un equipo plagado de estrellas", glosó el seleccionador turco Fatih Terim. "Tenemos la responsabilidad de haber ganado las dos últimas Eurocopas, de organizarnos bien y elegir a los mejores", se demanda Del Bosque. "Son los mejores del grupo, los tres restantes haremos lo posible por seguir", apuntó Ante Cacic, técnico croata.

El resto de emparejamientos fueron parejos. Italia, que se había quedado descolgada de los seis cabezas de serie y aparecía en el segundo bombo como una amenaza, acabó en el grupo que lidera Bélgica, pero tanto Suecia como Irlanda parecen lejos del nivel de ambas. La anfitriona Francia no resultó mal parada por más que un murmullo recorriera el Palacio de Congresos parisino cuando Suiza acabó por completar un grupo en el que ya estaban Albania y Rumania.

Acechan Cech, Rosicky, Arda, Modric o Rakitic, pero España debe exigirse estar entre los próximos 25 y 27 de junio en los octavos de final. Si lidera su grupo jugará en Lens. En ese camino, si es exitoso, tendría unos cuartos de final en Marsella y una semifinal en Lyon. La cuarta Eurocopa, tercera consecutiva, esperaría en la gran final en Saint Denis.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información