Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rossi y el arte de imponerse en las frenadas

Valentino, a quien sólo Pedrosa ha logrado vencer este curso en un duelo, gana en el cuerpo a cuerpo por técnica y frialdad

Valentino Rossi, en el circuito de Motegi. Ampliar foto
Valentino Rossi, en el circuito de Motegi. Getty Images

Si hay una conclusión a la que Matteo Flamigni llegó hace años es que al piloto con el que trabajaba no se le atragantaba ni una frenada. El piloto, cuya telemetría sigue estudiando detalladamente tantas temporadas después, es Valentino Rossi. Y a los 36 años sigue siendo uno de los mejores frenadores de MotoGP, esto es uno de los corredores que más tarde trinca los frenos y más intensidad ejerce en la frenada, lo que le permite parar la moto en menos metros y menos tiempo. Pura física. Y lo que le convierte, por extensión, en uno de los rivales más difíciles de batir. En los duelos el italiano casi siempre se impone. Esta temporada sólo ha habido un piloto capaz de ganarle: Dani Pedrosa, que se impuso al líder del Mundial hace dos semanas en Alcañiz tras una vibrante batalla.

“Yo tenía una moto que frenaba muy bien y se manejaba mejor. El físico me acompañaba, estaba lúcido y confiado y eso me permitía hacer los movimientos que quería”, recuerda Pedrosa, ya en el circuito de Motegi. Desde entonces, confiesa, no ha parado de recibir mensajes: “Me dicen que no me habían visto correr así nunca y me piden que compita así siempre”. ¿Y cuál es la clave para ganarle un duelo a Rossi? “No tengo la llave para batirle, sé lo que hice, pero no si eso me va a dar el mismo resultado la próxima vez. Habrá que luchar para repetirlo”, señala. E interviene el protagonista: “Aquel día me costaba mucho atacarle y él me respondía cada vez. Nunca había visto un Pedrosa así”.

Explica Rossi que hay diversos factores que influyen en un cuerpo a cuerpo, y entre otras cosas cuenta que a él le gusta bastante pelearse en la pista. “En el cuerpo a cuerpo son importantes las cuestiones técnicas y estarás más preparado para ganar esos días en los que seas fuerte en frenada. Si en cambio, tu rival va mejor en frenada que tú, como ocurrió en Aragón con Dani, pues al final es el rival el que te gana”.

Valentino es muy flexible en la pista, muy frío, y un gran frenador. Eso le ayuda mucho en la lucha cuerpo a cuerpo”

Jorge Lorenzo, piloto de Yamaha

“Valentino es muy flexible en la pista, muy frío, y un gran frenador. Eso le ayuda mucho en la lucha cuerpo a cuerpo. Además, tiene una gran concentración, es muy fino pilotando y gasta poca energía: eso le hace ser muy bueno en carrera; desgasta poco los neumáticos y se desgasta poco físicamente”, le analiza Jorge Lorenzo, su rival por el título, que si bien nunca se ha impuesto a su compañero de equipo en un cuerpo a cuerpo, tampoco le ha dado la oportunidad de hacerlo este curso. No se han encontrado en pista: no lo hicieron en las primeras carreras en las que el italiano se demostró más competitivo; y tampoco lo han hecho el resto de la temporada, pues Lorenzo no ha dado opción con sus escapadas desde la primera vuelta.

Si Valentino busca el contacto, como buscó a Márquez en Argentina, por ejemplo, porque sabe que hay pocos pilotos que hayan podido ganarle un duelo –tan pocos que sus hazañas se recuerdan, como las de Harada, en Johor 1998; Gibernau, en Sachsenring 2003; Elías, en Estoril 2006 (luego perdió el Mundial en la última carrera en Valencia); o Márquez, en Laguna Seca 2013–, Lorenzo se encomienda a su velocidad y su constancia, sabedor de que el italiano no puede con su ritmo. Por eso quiere buscarle en las frenadas, allí donde es el mejor, allí donde gana sus carreras, donde Flamigni ve en sus gráficas que todavía puede apretar un poco más, arriesgar para frenar un poco más tarde y ganar unos centímetros que le permitan hacer el adelantamiento por la victoria. Este domingo, en Motegi, un circuito de fuertes frenadas, y tras un sábado en el que el italiano terminó más cerca que nunca (a 81 milésimas) de Lorenzo, que saldrá desde la pole, perseguirá ese duelo que no se ha repetido desde el 2010. Eso será, claro, si la lluvia lo permite.

Jorge Lorenzo, durante la sesión de clasificación. ampliar foto
Jorge Lorenzo, durante la sesión de clasificación. AFP

“Valentino ha sido muy listo, yo un ingenuo”

A Valentino Rossi se le escapó la pole por sólo 81 milésimas. Y por algún rebufo más. Su estrategia se advirtió acertada (tanto como molesta) pero no fue suficiente para arrebatarle el mejor tiempo a su compañero de equipo, Jorge Lorenzo, que ha sido el más rápido en cada una de las sesiones desde el viernes pese a resentirse de la lesión en el hombro izquierdo. El italiano decidió pegarse a la rueda de su rival en cuanto este salió a la pista en la sesión de clasificación. Y así, siguiendo su trazada, logró colocarse a la cabeza de la tabla. Luego el mallorquín, que hizo dos paradas en boxes y utilizó tres neumáticos nuevos, se le escapó, pero Rossi mejoró sus tiempos definitivamente a rueda de Pedrosa. “Hice una buena estrategia, estaba en el sitio correcto”, dijo, con su habitual sorna. Pero a Lorenzo no le hizo tanta gracia: “Es una lástima, he sido el más rápido del fin de semana, pero entre que mejoraron su puesta a punto y que siguió mi rueda, eso le ayudó a mejorar mucho sus tiempos”. Y añadía: “Él ha sido muy listo en su estrategia y yo, al revés. He sido muy ingenuo. Pero la culpa no es de él. El error ha sido mío. Él juega sus cartas lo mejor que puede. Sabía que por velocidad no podría bajar tanto, y ya sabemos que Valentino tiene mucha experiencia, haciendo esas cosas es muy pillo”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información