Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se retira Arango, escudo de Venezuela

El futbolista, de 35 años, deja a la Vinotinto después de 130 partidos y tras cambiar la historia de su selección

Juan Arango en un partido contra Colombia en la Copa América 2015.
Juan Arango en un partido contra Colombia en la Copa América 2015. EFE

Fue un adiós sorpresivo por el marco en el que se produjo: un mediocre partido amistoso contra Panamá, en un estadio casi vacío, y sin un anuncio pomposo, digno del mejor jugador venezolano de fútbol de cualquier época. Los periodistas desplazados a la calurosa ciudad de Puerto Ordaz, en el suroriente de Venezuela, intuyeron que Juan Arango, exjugador del Mallorca y el Borussia Moenchengladbach de Alemania, entre otros, disputaría su último partido con la selección nacional de Venezuela después de recibir la inusual convocatoria a una rueda de prensa posterior al cotejo y encabezada por el jugador, de 35 años. De hecho, el anuncio opacó el resultado del partido –empate a un gol- y las preocupaciones de la prensa especializada por el pobre funcionamiento del once y la dificultad de asimilar, a un mes del inicio de las clasificatorias sudamericanas para el Mundial de Rusia en 2018, la idea del cuerpo técnico encabezado por Noel Sanvicente.

Que Arango sintió mucho su retiro de la selección venezolana después de 130 partidos internacionales quedó evidenciado en su entrecortado mensaje y en las caras largas de sus compañeros, que lo acompañaron en la sala de prensa del estadio Cachamay. “La mayoría ya sabe para qué convoqué esta conferencia. Después de 16 años mi ciclo con la selección ha terminado. Mi momento pasó”, dijo. Cuando la voz se quebró por completo sus compañeros le aplaudieron para arroparlo mientras pasaba el ahogo. Solo entonces empezó a responder las preguntas de los reporteros.

El abrupto anuncio coincide con una pérdida progresiva de su protagonismo en el equipo, con la poca adaptación a la idea de juego del nuevo seleccionador venezolano y las críticas de los periodistas más reputados de la especialidad. A los 35 años, al actual jugador de los Xolos de Tijuana de la primera división de México le cuesta ofrecer la intensidad y la presión alta en toda la cancha que demanda el nuevo seleccionador, que obliga a jugar con líneas adelantadas y con amplio margen de terreno a las espaldas de mediocentros y defensas. En los días previos, el técnico Sanvicente quizás haya refrendado esa impresión al confesar públicamente que le hacía falta la educada pierna zurda de Arango para cobrar tiros libres. Además, Arango ha reconocido que después de 16 años como miembro de la Vinotinto ya está cansado de ir y venir y de las largas concentraciones.

Arango deja una huella indeleble en un país que no tiene al fútbol como una religión. Es el jugador con más presencias en la selección nacional -130- y con más goles anotados -24-. Jugó seis Copas América y cuatro eliminatorias mundialistas y se ha ido sin poder cumplir el sueño de clasificar a Venezuela por primera vez para la fase final de una Copa mundial. Pero ese objetivo irrealizado no le escatima elogios de la afición y de los medios. Desde este miércoles periodistas y fanáticos elaboran el justo panegírico del hombre que cambió para siempre, junto con la generación que le precedió, la imagen paupérrima del fútbol venezolano. Si Venezuela es hoy una selección competitiva y con algunas individualidades en las mejores ligas de Europa es gracias a su aporte, porque abrió un camino para sus compatriotas. Sus goles con el Mallorca de Héctor Cúper y Gregorio Manzano y en el Borussia Moenchengladbach de Lucien Favre lo catalogan como un gran lanzador de faltas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.