Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe Reyes: “Aquí no se acaba el mundo”

El vestuario español confía en revertir la situación para lograr la clasificación pero no encuentra explicaciones a su pobre nivel defensivo ante Italia

Sergio Scariolo durante el España - Italia del Eurobasket 2015 Ampliar foto
Sergio Scariolo, durante el partido España-Italia. EFE

En las galerías del O2 Arena de Berlín ningún componente de la selección española encontró defensa para defender la pobre oposición defensiva planteada ante Italia. Los 105 puntos encajados y el 0 en la estadística de balones robados delataron a un equipo hipotenso que se quedó boquiabierto ante la exhibición de puntería de Danilo Gallinari (29 puntos) y Marco Belinelli (27). El esfuerzo agonístico de Pau Gasol (34 puntos y 10 rebotes en 32 minutos) no bastó. Salvo ante Estados Unidos en las dos finales olímpicas de Pekín (107-118) y Londres (100-107) la mejor generación del baloncesto español solo había recibido una cifra semejante de puntos ante Letonia en el Europeo de 2005 en un partido que además acabó con victoria tras una prórroga (114-109).

España se clasificará para la siguiente fase si logra vencer los dos próximos partidos ante Islandia y Alemania, con opciones de ser segunda de grupo incluso, pero matemáticamente ya no podría ser primera. “Nuestra clave es defender bien y rebotear y no lo hemos hecho. No fuimos capaces de reaccionar a su acierto”, resumió Sergio Rodríguez. “Pau es nuestro referente y saca muchas ventajas dentro, pero cuando corremos encontramos situaciones fáciles y no tiene tanta carga como hoy”, explicó Sergio Rodríguez antes de que el capitán y el seleccionador tomaran la palabra.

“Aquí no se acaba el mundo”, espetó Felipe Reyes. “Han sido superiores y no hemos podido parar a sus tiradores. Han tenido un acierto increíble en la segunda parte. Toca trabajar más duro”, analizó el pívot del Real Madrid. Italia, que al descanso firmaba un 3 de 12 edesde el 6,75, martilleó el aro español con un 8 de 12 en triples en la segunda mitad y Belinelli y Gallinari retrataron la endeblez del dique de contención. “Su acierto nos ha ido desanimando y no sé cual ha sido la clave de que nos hayan hecho tanto daño, pero lo que está claro es que hay que mejorar”, prosiguió Felipe. “Nos hemos encontrado en esta situaciones otras veces y la cosa ha acabado bien. Estamos muy fastidiados, pero nos quedan dos partidos que hay que ganar como sea”, finalizó.

Salvo en las dos finales olímpicas ante Estados Unidos, esta generación solo había recibido una cifra semejante de puntos contra Letonia en 2005

“El nivel de tiro de Belinelli y Gallinari ha sido espectacular. Hemos intentado pararles alternando marcajes y defensas, a veces ha funcionado la zona, otras no, pero hemos ido a tirones y no hemos podido”, señaló Scariolo ante la turba de micrófonos. “Atrás hemos tenido muchas más dificultades de la que esperábamos tener que contener, sin duda. Hay que dar prioridad al aspecto defensivo. Tenemos que centrarnos y mentalizarnos, desde el entrenador a los jugadores, para subir el nivel de concentración y no hacer depender nuestro esfuerzo defensivo de nuestro acierto ofensivo como a veces nos pasa. Debe depender de nuestro orgullo, de nuestro compromiso, de nuestro deseo de competir y de parar al rival. Lo estamos diciendo desde el primer día. Si no defendemos a un nivel alto tenemos problemas porque limitamos nuestros recursos y esto debemos tenerlo claro”, continuó el seleccionador, que se acogió a la continuidad del calendario para no detenerse los daños morales de la derrota. “Islandia no tiene nada que perder y tiene un estilo de juego similar a Italia. Tenemos que activarnos y reaccionar. Hay que ganar lo que queda. No hay más”, concluyó.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información