Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zarco va enfilado, Kent también

El francés, atrevido y brillante, sentencia la carrera en Silverstone sobre un asfalto todavía mojado

El británico se impone bajo la lluvia y amplía el liderato

Zarco, ganador, junto a Rins y Rabat en el podio de Silverstone. Ampliar foto
Zarco, ganador, junto a Rins y Rabat en el podio de Silverstone. EFE

Impulsado por su mullido colchón de puntos, esos puntos que dicen que es el líder más sólido de todas las categorías del mundial de motociclismo (85 puntos le separan del segundo, Àlex Rins), Johann Zarco se la jugó. Un domingo más. Esta vez no tuvo que recurrir a adelantamientos al límite, pero arriesgó en una pista en condiciones difíciles, algo mojada todavía por la lluvia caída por la mañana y el sirimiri que seguía mojando el suelo en las primeras vueltas; arriesgó cuando el asfalto aún se estaba secando poco a poco, cuando apenas se advertía un carril transitable. Y así, de una vuelta a otra, bajó su ritmo en dos segundos y dejó a sus rivales en la estacada.

El francés, que siempre sacó la cabeza en carreras como esta, pasadas por agua, incluso en días en los que llovió mucho más de lo que lo hizo en este gran premio de Gran Bretaña, se ha esforzado por trabajar aún más su destreza bajo la lluvia. Y practicó en invierno sobre pistas mojadas. Y en condiciones mixtas, como ocurrió esta vez. “Conozco bien esa sensación de cuando empieza a secarse el asfalto”. Por eso, en cuanto el cuerpo se lo pidió, se escapó. Y así, con cinco giros en los que logró rodar entre dos y un segundo más veloz que sus perseguidores, se fraguó la quinta victoria del curso. Y su undécimo podio del año, un récord absoluto en la categoría.

A pesar de haberles exigido más que el resto, sus gomas resistieron hasta el final de la prueba, con la pista ya seca

Faltaba por descubrir, obtenida la ventaja, si sería capaz de administrarla debidamente toda vez que los neumáticos que calzaba, gomas rayadas para una pista mojada, se deterioran fácilmente en cuanto el asfalto se seca. Pero hasta en eso demostró su maestría. A pesar de haberles exigido más que el resto, sus gomas resistieron hasta el final de la prueba: tuvo que bajar ligeramente el ritmo, pero pudo defender su ventaja sin sufrir demasiado. Su sonrisa al finalizar la prueba lo decía todo: es un tipo feliz. Y se divierte pilotando como nunca. Ninguno soporta su consistencia. Va enfilado a por la corona.

En el podio le acompañaron Rins y Rabat, espléndidos, aunque algo más precavidos que el francés; más controlada la carrera para el primero que para el segundo, que no sólo tuvo que vérselas con un Àlex Márquez que sigue llamando a las puertas del podio, sino que tuvo que lidiar también con una moto prácticamente incontrolable en las aceleraciones.

Victoria de Kent en Moto3

Con su maravillosa carrera este domingo Danny Kent se convirtió en el primer británico que gana en el circuito de Silverstone. Curioso. Lo que no es nada extraño es verle, una carrera más, en el podio. Tampoco lo es verle ganar. Con esta suma seis victorias este curso. Y amplía su ventaja al frente de la clasificación, más de lo normal en este domingo pasado por agua que dejó a 16 pilotos fuera de juego. Entre ellos se contaban los dos corredores que le siguen (aunque no le alcanzan) en la clasificación: Bastianini y Fenati. De manera que ya son 70 los puntos que le separan del primero.

La carrera fue una sucesión de dramas. El chico que se había llevado la pole, Navarro, no completó ni el primer giro: se cayó en la tercera curva; también lo hizo Hanika, que salía segundo; Viñales rodó por los suelos cuando iba en cabeza, liderando al pelotón; María Herrera cuando rodaba la quinta; y Bagnaia vio estamparse su moto contra el muro. Suerte que él se había quedado metros atrás. A Kent lo acompañaron en el podio Kornfeil y Antonelli.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información