Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los entrenadores y la defensa

Ron Adams, de Golden State, es uno de los mejores asistentes de la NBA y los equipos en los que trabaja pasan a ser candidatos al título

Fred Hoiberg, nuevo entrenador de los Bulls. Ampliar foto
Fred Hoiberg, nuevo entrenador de los Bulls. AFP

La temporada de la NBA toca a su fin y mientras un puñado de jugadores se disputan el anillo, la mayoría de sus compañeros están ya en el Caribe. Ésa es la naturaleza de cualquier competición deportiva que se dirime mediante ‘playoffs”: en el momento crucial, la mayoría de sus actores está de vacaciones. Este año, gracias al largo periodo entre el final de la liga regular y de las finales de conferencia, la Liga ha llevado el sentimiento de lejanía a nuevas cotas. De hecho, yo casi ya ni me acuerdo de que había un equipo que se llama Sacramento Kings.

Pero que sólo pueda pensar en los Warriors y los Cavaliers no significa que el resto de equipos esté ocioso. De hecho, algunos andan renovando sus banquillos. Por ejemplo los Magic han fichado a su hijo pródigo favorito, Scott Skiles. Y los Thunder, tras el cese de Scott Brooks, han firmado a Billy Donovan, antiguo técnico de la Universidad de Florida. Los Bulls, siguiendo su errática línea tras prescindir de Tom Thibodeau, se han hecho con los servicios de Fred Hoiberg, un entrenador universitario sin experiencia en la NBA.

Los Bulls, en su errática línea tras prescindir de Tom Thibodeau, se han hecho con Fred Hoiberg, sin experiencia en la NBA, y los Pelicans tampoco han estado avispados al contratar a Alvin Gentry

En general, si exceptuamos al equipo de Chicago, parecen decisiones sensatas. Bueno, los Pelicans tampoco parecen haber estado muy avispados al anunciar que Alvin Gentry, entrenador asistente de los Warriors, será el encargado de encauzar la carrera de Anthony Davis. Gentry ha tenido una carrera intermitente como entrenador a lo largo del último cuarto de siglo y su experiencia parece sugerir que tampoco es tan mala idea pero su balance de victorias y derrotas (335-370) podría haberlo firmado un rinoceronte. En cualquier caso, el verdadero problema reside en que quien debería haberse hecho cargo de los Pelicans, Ron Adams, sigue en Golden State. Adams es, según la gente que sabe de esto, uno de los mejores entrenadores asistentes de la NBA. Y si no sois de los que se creen algo sólo porque aparece publicado en un periódico, aquí van algunos datos.

En 2008 Adams llegó a Oklahoma para contribuir a mejorar la defensa de los recién bautizados Thunder. Aquella primera temporada el equipo fue el vigesimoprimero en la estadística de eficiencia defensiva. Al año siguiente eran octavos. Adams se trasladó a Chicago para ayudar a Thibodeau donde los Bulls pasaron de ser el décimo mejor equipo en defensa a ser los primeros en sólo una temporada. En 2013 Adams fue contratado por los Warriors tras las primeras escaramuzas entre Thibodeau y la directiva de Chicago. Su nuevo equipo pasó de ser el décimotercero a ser el tercero y este año han sido la mejor defensa.

No hace falta ser estadístico para ver la correlación. Al menos para detectar que los equipos en los que trabaja Adams pasan a ser candidatos al título (verbigracia este año). Nada nuevo para cualquiera que haya escuchado eso de que «las defensas ganan campeonatos». Desafortunadamente para Adams, esa máxima tiene un reverso no menos cierto: Las defensas no garantizan un banquillo en la NBA.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información