El crédito fantasma de la FIFA para silenciar a Irlanda

El pacto de los irlandeses con la FIFA para no judicializar el polémico partido con Francia fue un préstamo de cinco millones de euros cancelado por el organismo del fútbol mundial

Henry, tras controlar el balón con la mano en el Francia-Irlanda de 2009.
Henry, tras controlar el balón con la mano en el Francia-Irlanda de 2009.Michel Euler (AP)

Un crédito de cinco millones de euros sin intereses, concedido y luego cancelado por la propia FIFA en 2013, fue el acuerdo al que llegó la Federación Irlandesa de Fútbol (FAI) para no llevar ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo el Francia-Irlanda (1-1) de 2009 en el que un gol de Gallas, precedido de una mano clara de Thierry Henry, dio la clasificación a la selección gala para el Mundial de Sudáfrica 2010. La claridad de la acción desató una fuerte indignación en Irlanda y en la comunidad futbolística internacional.

 El pasado jueves, el presidente de la FAI, John Delaney, admitió el acuerdo en una entrevista. La afirmación de Delaney llegó en medio del terremoto que sacude a la FIFA, con su presidente Joseph Blatter recién dimitido por el escándalo en el que están envueltos varios de sus dirigentes, acusados de corrupción, soborno y blanqueo de capitales.

Más información
Villar presionó al Gobierno a través de la FIFA
El FBI también investiga la concesión de Brasil 2014
El escándalo de la FIFA crece sin parar
"Yo y otros aceptamos sobornos"

Ahora, el organismo irlandés ha revelado los términos del convenio y los pasos que se dieron hasta pactar el préstamo con la FIFA y la posterior cancelación. Según la secuencia descrita y documentada, Irlanda solicitó al organismo que rige el fútbol mundial que se repitiera el partido y, después, que fuera incluida como la 33ª selección participante en la Copa del Mundo de Sudáfrica. A ambas peticiones se negó la FIFA que, sin embargo, en una reunión celebrada en Zúrich el 12 enero de 2010, ofreció el crédito de cinco millones de euros más 400.000 euros procedentes del programa Goal para el desarrollo del fútbol en todo el mundo. Al encuentro de Zúrich acudió Blatter acompañado de varios de sus altos cargos. John Delaney también viajó hasta Suiza escoltado por varios de sus directivos.Antes de llegar al acuerdo, Blatter tuvo que pedir disculpas a la delegación irlandesa por un chiste que hizo en una comparecencia pública sobre la petición de Irlanda de ser incluida en el Mundial 2010 como la 33ª selección participante. Aceptadas las disculpas de Blatter, después llegó la entente cordiale.

La FIFA primero rebajó la deuda contraida por la Federación irlandesa a cuatro millones y en 2013 la dejó a cero

El 15 de enero se firmó el convenio y el 20 de enero el dinero ya estaba en la cuenta de la FAI en el Banco Nacional Irlandés. La cantidad fue destinada a la empresa constructora del nuevo estadio que tenía en marcha el organismo del fútbol irlandés.

Posteriormente al acuerdo, Irlanda reclamó a la FIFA que le rebajara el crédito y en 2011 este quedó reducido a 4 millones de euros. La gran noticia para la federación irlandesa llegó en junio de 2013. En una carta firmada por el vicesecretario general de la FIFA Markus Kattner, el crédito quedaba cancelado. “En vista de que no lograron obtener la clasificación para el Mundial de 2010, ni tampoco para el de 2014, la FIFA asistirá financieramente a la Federación Irlandesa. Tal y como nos han venido requiriendo, les confirmamos que la línea de crédito que tenían con la FIFA queda a cero”, rezaba la misiva.

La FAI ha explicado que, a pesar de existir una cláusula de confidencialidad sobre el acuerdo, este fue vulnerado por la FIFA en varias ocasiones. También añade que todo el proceso negociador fue relatado a sus directivos y que los movimientos bancarios están acreditados y auditados.

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS