Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las tres dudas de Simeone

El técnico argentino afronta la recta final del curso con la necesidad de consolidar los puestos que dejaron libres las salidas de Courtois, Filipe Luis y Diego Costa

Simeone da instrucciones a Fernando Torres Ampliar foto
Simeone da instrucciones a Fernando Torres cordon press

Apretado con el Valencia por el tercer puesto, Diego Pablo Simeone habla de diez finales en la Liga mientras deliberadamente ignora los cuartos de final de la Liga de Campeones que enfrentarán al Atlético con el Real Madrid. Antes de la cita europea tiene tres partidos (Córdoba hoy, 18. 00, Real Sociedad y Málaga) para terminar de perfilar un once. A estas a alturas de temporada, los asentamientos definitivos tienen que producirse en los mismos tres puestos en los que se produjeron las tres bajas más significativas (Courtois, Filipe Luis y Diego Costa) con respecto al equipo que se proclamó campeón de Liga.

No ha querido pronunciarse Simeone sobre si la recuperación de Moyá devolverá al banquillo a Oblak en este tramo en el que se decide todo. Simeone no se guiará por la tradición de que un portero tiene el regreso a la titularidad asegurado si sale por lesión. Por las mismas, podría acogerse a que Oblak, que iba a comenzar la temporada como primer meta, se lesionó en la espalda en agosto. El meta esloveno jugará hoy y si su rendimiento es bueno continuará en la portería.

En el lateral izquierdo, Gámez ha pasado por encima de Siqueira y Ansaldi en los últimos partidos. Al brasileño le condenó su partido en Leverkusen, donde algunos errores de anticipación y varios despejes picudos transmitieron a Simeone inseguridad. En esas, el técnico es implacable. Le da igual que Gámez se proyecte peor en ataque por jugar a pierna cambiada. Pretende sobriedad, un perfil de defensa que no le genere situaciones de peligro por errores que nos suelen perdonarse en la alta competición. En eso Gámez ha convencido más a Simeone, aunque condene la salida de balón por la izquierda y haya convertido en ocasiones al Atlético en un equipo previsible para sus rivales por volcar en exceso el juego por la derecha. La gran prueba de Gámez será el partido de ida con el Madrid, donde deberá medirse a Bale y Carvajal.

Oblak se juega su permanencia en la portería en el cruce de Champions con el Madrid

Consolidar al acompañante de Griezmann en este tramo final es la tarea más complicada para Simeone por lo que supone variar el juego de ataque dependiendo de si juegan Torres, Raúl Jiménez o Mandzukic. Con los dos primeros el equipo se siente más cómodo cuando tiene que replegarse y jugar al contragolpe. Con el croata tiene más presencia cerca del área, pero a la vez se ve más obligado a jugar en campo contrario. En el caso de Torres o Mandzukic se añade el matiz de lo que supone dejar tanta jerarquía en el banquillo. Por lo visto hasta ahora, la apuesta principal sigue siendo Mandzukic, pero es en esta posición donde Simeone parece jugar más con las características del rival para plantear una delantera y un modelo ofensivo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información