La Real cambia su suerte en Getafe

El conjunto de Moyes vence fuera de casa tras 11 meses sin hacerlo

Lacen y Granero pugnan por el balón.
Lacen y Granero pugnan por el balón.Gonzalo Arroyo Moreno (Getty Images)

Casi un año llevaba la Real Sociedad sin saber qué se siente al ganar fuera de casa. Once meses de sequía que concluyeron anoche en Getafe. Supieron sobreponerse los donostiarras a una mala primera parte y a un conjunto azulón corajudo que ni mucho menos mereció irse en blanco.

Vive tiempos raros este Getafe, con entrenadores que se van y fichajes que no llegan, pero aún mantiene ciertos elementos en los que sostener su permanencia en Primera. Álvaro Vázquez pasa por ese momento álgido que dan los goles. Cada vez que coge el balón se siente capaz de meterlo en la portería, gran sensación para un delantero. Sarabia no apareció tanto, pero, a cambio, Pedro León empieza a parecerse al jugador que era.

Getafe, 0 - Real Sociedad, 1

Getafe: Guaita; Alexis, Velázquez, Naldo, Escudero (Babá, m. 86); Rodríguez, Lacen; P.León (Yoda, m. 73), Sarabia, D. Castro (Hinestroza, m. 81); Álvaro. No utilizados: Jona, Álex Felip, Roberto Lago, Vigaray.

Real Sociedad: Rulli; Zaldúa, Ansotegi, Martínez, Yuri; Pardo, Granero (Markel, m. 77); Prieto, Canales, Castro (Hervías, m. 79); Agirretxe. No utilizados: Zubikarai, Capilla, Elustondo, Finnbogason, De la Bella.

Goles: 0-1. M. 66. Guatia en propia puerta.

Árbitro: Melero López. Amonestó a Juan Rodríguez, Jona, Canales y Alexis.

Coliseum Alfonso Pérez, unos 11.000 espectadores.

La primera mitad se convirtió en un auténtico duelo particular entre Pedro León y Rulli. El volante del Getafe cargaba el rifle a la mínima pero siempre se encontraba con los guantes de Rulli, y cuando no, ahí estaba el larguero. Estuvo enorme el joven portero argentino de la Real, que desbarató una doble ocasión justo antes del pitido. Las paraba con la cara, literalmente, porque tuvo que ser atendido por un balonazo en el rostro.

Pocas noticias de la Real Sociedad en ese periodo, incapaz de agarrar la pelota y hacer algo productivo con ella. Y eso que jugadores de pie fino no le faltaban. Canales, Granero, Rubén Pardo o Xabi Prieto aseguran un buen trato del cuero, pero para eso hay que tenerlo y el Getafe no estaba dispuesto a permitirlo.

Todo un premio el cero a cero para los donostiarras, que se fueron a descansar conscientes de ello. Peor no se puede hacer, debieron pensar, así que se soltaron a jugar. Cambio de campo y cambio de partido, porque todo parecido con lo visto hasta entonces era pura coincidencia. Apareció Canales como debe aparecer un jugador con su clase, acariciando el balón. Y cada caricia era un puñal para la defensa del Getafe. Se sentía a gusto la Real haciendo rodar el esférico sobre el césped, pero el gol llegó por arriba. Una falta que cabeceó Iñigo Martínez al palo y que rebotó en Guaita para irse dentro del marco. Hasta esa pizca de suerte tuvieron los de Moyes.

Precisamente la que no tuvieron los locales. Ni un claro penalti a Sarabia vio el árbitro. Ocurrió justo después del tanto visitante y los de Moyes vieron amenazado su botín, por lo que volvieron a recular. El final del partido fue un asedio al marco realista, lo natural cuando los diez jugadores de un equipo deciden defender en su área. Pero no fue el día del Getafe, que se marchó apaleado y sin saber por qué ni siquiera se llevó un punto.

Sobre la firma

Alejandro Prado

Redactor en la Mesa de Edición del diario EL PAÍS. Antes prestó sus servicios en la sección de Deportes y fue portadista en la página web. Se licenció en Periodismo en la Universidad Carlos III y se formó como becario en Prisacom.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS