Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lorenzo marca la pauta

El piloto de Yamaha, constante en el ritmo, firma además la vuelta rápida en uno de los circuitos que peor se le dan

Jorge Lorenzo, en el circuito de Sepang. Ampliar foto
Jorge Lorenzo, en el circuito de Sepang. Getty Images

Está en forma. Alejados todos los fantasmas, recuperada la confianza a base de pesas, carreras, salidas en bici, caminatas por la nieve y visitas a pistas de motocross, Jorge Lorenzo vuelve a sentirse poderoso en la pista. Y en un invierno de duro trabajo lo están demostrando también sus tiempos. En Sepang, donde se celebran estos días los primeros entrenamientos de pretemporada, el piloto de Yamaha marcó la pauta. Y concluyó la jornada más que satisfecho. No es de extrañar siendo el escenario el circuito malayo, donde nunca ha ganado una carrera desde que debutó en MotoGP. El mallorquín se siente bien con su cuerpo, fino como está, más en forma que nunca, y está también encantado con su moto, esa M1 que tiene todo lo bueno de aquella con la que terminó el curso pasado –la potencia del motor, el paso por curva– y que empieza a pulir los puntos débiles –la aceleración, el agarre–, y eso que aún se espera la llegada de la pieza estrella: un sistema de reducción sin embrague que debería ayudar a mejorar la frenada y la entrada en curva.

Lorenzo, como otros pilotos entre los que se encontraban el campeón de 2014, Marc Márquez, Andrea Dovizioso, Andrea Iannone –las dos Ducati hacen lo que se esperaba de ellas: confirmar la progresión mostrada el año pasado– y Valentino Rossi, marcaba al inicio de la jornada y con cierta facilidad un tiempo de 2m, 0s. Se unió también Pedrosa poco después. Y demostró Lorenzo que ha llegado a este 2015 con ganas de dar toda la guerra que no dio un año antes cuando firmó la vuelta rápida en 1m, 59'963s. Fue el único capaz de bajar de los dos minutos. Y además rodó por la mañana de manera constante.

“Ha sido un día muy positivo. Modificamos un poco los reglajes y encontramos solución para ser más rápidos que el día anterior. Por la mañana estaba bastante cómodo en los 2m, 0s, lo que es fascinante porque nunca había sido tan rápido aquí. Y por la tarde probamos algunas cosas, el asfalto parecía un poco más resbaladizo, y aún así pude mantenerme en esos tiempos.

Modificamos los reglajes y encontramos solución para ser más rápidos. Es fascinante, nunca había sido tan rápido aquí”

“Mañana todavía tenemos cosas que probar que nos harán seguramente más rápidos”, declaraba el piloto al finalizar la jornada. Los puntos negativos: “El circuito tiene algunos baches, así que todos lidiamos con pequeñas vibraciones y con el chattering [castañeteo persistente habitualmente del neumático delantero] y eso parece difícil de solucionar”. Y concluyó: “La moto va muy bien, hay que seguir trabajando y no dormirse”.

No se duermen tampoco sus rivales, aunque tengan aparentemente las cosas menos claras que el mallorquín, al menos de momento. El segundo mejor tiempo fue para Dovizioso, a menos de una décima, y el tercero para Márquez, a menos de dos y que no pudo zanjar el día con una vuelta rápida –como había hecho el miércoles– porque cayó en el intento. El catalán, que dio más vueltas que nadie, 67, trabajó esta vez con sólo dos motos, decidido ya el prototipo que mejor se adapta a su estilo y a sus peticiones para el curso que empieza. Su compañero de equipo siguió contando con tres motos en su garaje (trabajó mayoritariamente con dos de ellas) y concluyó Pedrosa cuarto en la tabla, a unas tres décimas de Lorenzo. El quinto fue Iannone, confirmando el excelente trabajo realizado por Ducati en el último año; y el sexto, Rossi, a siete décimas de su compañero de taller.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información