Cuchilladas a la salida del Camp Nou

Los Mossos investigan dos ataques con arma blanca a seguidores franceses tras el Barça-PSG

Aficionados del PSG.
Aficionados del PSG. SASCHA SCHUERMANN (AFP)

Un seguidor del Paris Saint-Germain (PSG) resultó herido el pasado miércoles en las inmediaciones del Camp Nou justo al concluir el partido de Champions entre el Barcelona y el equipo francés. Faltaban pocos minutos para las once de la noche cuando dos personas se abalanzaron sobre dos seguidores del PSG. Los agresores hirieron con un cuchillo a uno de los hinchas franceses, al que llegaron a perforar la pleura, y huyeron del lugar sin que nadie haya podido identificarles. La víctima se encuentra grave aunque no se teme por su vida. Los Mossos d’Esquadra encargados de la investigación trabajan con la hipótesis de que la agresión fue un acto protagonizado por “aficionados radicales y violentos” que no habían planificado su asalto y actuaron sin que previamente hubiera habido ningún episodio de animadversión entre ambas hinchadas, que guardaron una actitud cívica durante el partido en el Camp Nou.

El ataque se produjo en la calle Felipe de Paz de Barcelona, una vía pequeña y poco transitada muy cercana al estadio blaugrana. A las 22:45 horas dos seguidores del PSG abandonaban el estadio vestidos con las camisetas del equipo que entrena Laurent Blanc. Guillaume, uno de ellos, lleva cuatro años viviendo en la capital catalana y habría presenciado el partido entre seguidores del Barça. Ayer relataba en el programa radiofónico El Mon a RAC1 cómo en décimas de segundo su amigo y él fueron víctimas de una agresión con “una violencia increíble”. Guillaume y su compañero caminaban, tras ver perder a su equipo (3-1), por la calle Felipe de Paz, cuando dos personas, y casi sin mediar palabra, fueron directamente a agredirles. Los dos desconocidos primero propinaron al acompañante de Guillaume un golpe en la cara. “Yo pude huir, pero al andar cinco metros me di cuenta de que mi amigo estaba atrapado y di la vuelta”, aseguró.

Fueron atacados por “aficionados radicales y violentos”, según la hipótesis policial

Guillaume afirmó que los agresores no llevaban ninguna vestimenta o complemento con los colores del Barça, aun así antes de iniciar la agresión “me pareció que gritaban ‘Visca el Barça”. Los dos franceses agredidos sí que iban ataviados con la camiseta del PSG. “No nos robaron nada, fue violencia gratuita”, lamenta Guillaume, que informa que la vida de su compañero no corre peligro pese a haber recibido, al menos, tres puñaladas, una de las cuales le ha afectado la pleura.

La investigación continúa abierta y los Mossos d’Esquadra no han identificado todavía a los agresores, que actuaron con el rostro tapado. Según fuentes cercanas al caso, la principal hipótesis con la que trabaja la policía catalana es que el ataque tiene componentes de odio entre aficiones deportivas.

La víctima, que recibió tres puñaladas, se encuentra grave pero no se teme por su vida

Minutos después de la primera agresión, se produjo otro suceso en la avenida Madrid de Barcelona. Tres seguidores del PSG fueron abordados por varios individuos que pretendían sustraerle el móvil a uno de los seguidores franceses. El intento de robo acabó con una de las víctimas herida de carácter leve por arma blanca. Para los agentes, este segundo hecho no tiene ninguna relación con el primero y fue protagonizado por grupos diferentes.

El Barcelona no se pronunciará hasta que no disponga del informe de Los Mossos. El club se remitió ayer al informe del delegado de la UEFA para asegurar que “las medidas de seguridad funcionaron a la perfección durante el partido” y no hubo más incidente que un rayo láser y una bandera del Kurdistán que fue retirada. La policía sostiene también que durante el encuentro el comportamiento del público fue “ejemplar”. La Comisión contra la Violencia, por su parte, informó de que investigará lo sucedido en el Camp Nou después de solicitar información a los Mossos d’Esquadra.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS