Bartomeu responde ante el socio

El presidente del Barça aborda el ‘caso’ Neymar y la sanción de la FIFA ante la asamblea

Bartomeu saluda a Rosell el día que hubo traspaso de poderes.
Bartomeu saluda a Rosell el día que hubo traspaso de poderes. A. GEA (REUTERS)

Josep Maria Bartomeu presidirá hoy la primera asamblea de socios compromisarios desde que es presidente del Barcelona, en una reunión donde reemplazará a Sandro Rosell. El expresidente, que presentó su dimisión el pasado 23 de enero, no le ha dejado un club fácil de gobernar, enturbiado por los pleitos y por una desazón social con la que hoy se encontrará Bartomeu en el Palau de Congressos de Catalunya.

Al acto han sido invitados los expresidentes del Barcelona vivos, pero no se espera a ninguno, como mucho a Agustí Montal, que ejerció el cargo desde 1967 hasta 1977. No estarán Josep Lluís Núñez, pendiente de entrar en prisión por orden del juez, Joan Gaspart, Joan Laporta ni mucho menos Sandro Rosell. Entre los muchos problemas que Rosell le ha dejado a Bartomeu se incluyen algunas cuestiones que se deberán afrontar durante el día de hoy ante los socios compromisarios del club

Bartomeu deberá dar razón de los errores por los que la FIFA le ha prohibido fichar al Barça en las dos próximas ventanas de mercado 

La reunión parte bajo la amenaza de impugnación, según ha manifestado un grupo opositor a la gestión de la junta, consecuencia del último desaguisado del directivo y abogado Toni Freixa, destituido primero como portavoz y después como secretario de la junta por el presidente. Freixa acudirá a la reunión en su calidad de directivo, dado que, pese a sus diferencias con la mayoría de la junta, no ha presentado su dimisión.

Freixa obvió al firmar el orden del día los estatutos del club, que recogían que se debía incluir la aprobación de las nuevas marcas de patrocinio en la camiseta —referidos a los acuerdos con Beko y la invisible Intel, que solo aparece en la parte interior de la zamarra— ante los socios compromisarios. No haberlo hecho y tener la voluntad de usarlas sin pasar por la aprobación estatutaria es sólo uno de los problemas con los que hoy se puede encontrar Bartomeu en su primera asamblea como presidente.

No será el único. Él y su junta, en la cita ante los 5.047 socios compromisarios convocados, deben dar explicaciones sobre la gestión heredada. Eso afecta a los “57 millones y punto” que, según dijo el expresidente Rosell, le costó al Barcelona el fichaje del delantero brasileño Neymar. Resulta que, entre una cosa y otra, la suma ya supera los 100 millones de euros.

Bartomeu, que probablemente expresará su voluntad de presentarse a las próximas elecciones a la presidencia del Barcelona, previstas para 2016 pero que podrían avanzarse a 2015, deberá dar razón, entre otras cuestiones, de los errores por los que la FIFA le ha prohibido fichar al Barça en las dos próximas ventanas de mercado por conductas irregulares en la contratación de futbolistas para La Masia. Y, según algunos compromisarios que se han expresado en las redes sociales, el despido de Chema Corbella como utilero del primer equipo aparecerá en la asamblea tarde o temprano.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción