“El fútbol femenino pende de un hilo”

Laura Torvisco, entrenadora del Rayo y única técnica en los banquillos de la Liga femenina, radiografía los frágiles mimbres sobre los que se sostiene el éxito del fútbol femenino

Laura Torvisco, entrenadora del Rayo, antes de la entrevista.
Laura Torvisco, entrenadora del Rayo, antes de la entrevista. Samuel Sánchez

Laura Torvisco, entrenadora del Rayo, es la única mujer en los banquillos de la Liga femenina y la única con la titulación necesaria para dirigir a un equipo de Primera. Por la mañana trabaja como profesora de educación física en un colegio. Por la tarde entrena. Tras ver cómo la selección se clasificaba por primera vez para un Mundial, el próximo junio en Canadá, Torvisco radiografía los frágiles mimbres sobre los que se sostiene el éxito del fútbol femenino.

Pregunta. ¿Por qué es la única mujer entrenadora de la Liga?

Respuesta. Nos empeñamos en decir que estamos en un país superliberal, en un país que es superigualitario... pero es mentira. Poquísimas mujeres viven del deporte. ¡Mireia Belmonte se quedó sin patrocinador hace un año! Eso es impensable. ¿Alguien se imagina a Iniesta sin patrocinador? Sería de locos. En España, en el deporte femenino, pasa a diario. En otros países, las mujeres tienen las mismas oportunidades y los mismos derechos. ¡Aquí es un notición que en Francia una mujer entrene a un equipo de hombres! ¡Es un notición que una mujer [Gala León] coja la capitanía en el tenis! ¿Por qué dudan? ¡Si no la han dejado ni trabajar! Ponen a un hombre y nadie duda, pero ponen a una mujer y saltan todas las alarmas. Es un país muy machista, muy duro para las que queremos tener esta profesión.

P. ¿Cómo se llegó al Mundial?

R. En España somos personas apasionadas y cabezotas para el deporte. A eso se une que si eres mujer y española tienes tantas puertas cerradas que, de tanto luchar, las que llegan arriba tienen un coraje y una pasión por este deporte muy grandes. Los clubes están mejorando muchísimo en cantera, en trabajo de base. No llegamos al número de fichas de otros países, pero todos los equipos femeninos ya tienen una base bastante amplia. Eso da frutos: empezamos a tener jugadoras que compiten de tú a tú a nivel europeo y mundial.

Hay jugadoras que llevan cobrando 25-27 euros diarios desde hace 25 años, es muy triste"

P. ¿Qué ha cambiado desde que usted jugaba?

R. Futbolistas masculinos y femeninos hemos evolucionado con el tiempo, ha sido igual para todos. El problema es que esta Liga que estamos jugando ahora yo ya la jugué. Los problemas que teníamos para viajar los seguimos teniendo. Los problemas económicos los seguimos teniendo. Los problemas de difusión, de patrocinio y de ayudas por parte de los estamentos de Gobierno (¡que den un golpe sobre la mesa para que se cumpla la Ley de Igualdad!), los seguimos teniendo. ¡Cuánto te tiene que gustar este trabajo! ¡Cuanta pasión! Eso es lo que tendríamos que enseñarle al mundo. La mujer que juega al fútbol tienen una fuerza interior y una pasión dignas de admirar.

P. ¿Qué cuota de éxito tienen las federaciones en la explosión del deporte femenino?

R. Me parece supertriste que las Federaciones se enganchen a éxitos que son fruto de todos. Habrán aportado cosas, pero han restado mucho también. Hay jugadoras que llevan cobrando 25-27 euros diarios desde hace 25 años, un sueldo que no se ha tocado, por irnos a representar a todos con España. Antes de echarte una flor, mira un poco hacia atrás a lo que se ha hecho. Hay mucho por hacer y que la Federación debería hacer, no solo apuntarse el tanto.

Más información

P. ¿Y los clubes? El suyo propuso este verano que el equipo femenino fuera amateur.

R. Los clubes están un poco cansados de asumir todo el gasto del fútbol femenino. Hacen las canteras, se gastan la pasta y luego son los menos reconocidos. Nadie les da medios. Agradecemos que nuestro presidente reculara. Es la situación del fútbol femenino: pendemos de un hilo.

P. ¿Quién cobra en el Rayo?

R. ¿Sueldo? Nadie. Una persona que quiera vivir de esta profesión aquí lo tiene imposible. Tiene que salir fuera. Aquí a lo mejor puede vivir en el día a día una jugadora del Athletic o del Barça, y con una carrera que se acaba con 35 años. Nosotras tenemos nuestras dietas para que no nos cueste dinero jugar al fútbol.

P. El público empieza a conocer nombre como el de Vero Boquete. ¿Ayudará que las niñas tengan heroínas y no héroes?

R. Puede ayudar, pero el problema es mucho más profundo que llegar a un Mundial. Aquí vienen niñas con las camisetas de nuestras jugadoras, porque las ven. Hasta que no se le dé visibilidad ¿quién puede tener un referente en el fútbol femenino? ¡Si no nos conocen! Dicen que las chicas cuestan dinero y los chicos generan dinero. No soy de esa opinión. Costamos dinero porque no nos abren la puerta para entrar en esa rueda que genere dinero. Si no nos televisan, no tenemos publicidad ni patrocinadores.

P. ¿Qué vería ese espectador que se acercara por primera vez?

R. Un partido parecidísimo a uno masculino. La diferencia es de fuerza, pero lo suples con técnica e inteligencia, con más táctica, a lo mejor somos más creativas. Yo creo que vas a ver fútbol.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción