Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Santander

“El Sauber estaba muy lejos de la pista y cerca de la grúa”

La federación internacional comparece para explicar el accidente de Bianchi y por qué no se sacó antes el coche de seguridad

Charlie Whiting (izquierda) y Jean Todt, en la comparecencia de este viernes en Sochi. Ampliar foto
Charlie Whiting (izquierda) y Jean Todt, en la comparecencia de este viernes en Sochi. AFP

Cinco días después del accidente que Jules Bianchi sufrió en Suzuka y que le provocó una grave lesión cerebral que le mantiene ingresado en el Hospital General de Mie con un mal pronóstico por delante, la Federación Internacional del Automóvil (FIA) afrontó este viernes, en Sochi, la primera comparecencia oficial desde la desgracia. En ella estuvo presente su presidente, Jean Todt, además de Charlie Whiting, director de Carrera y el encargado de tomar las decisiones cuando un gran premio está en marcha, de Jean-Charles Piette, el jefe médico y de Ian Roberts, coordinador de las operaciones de rescate. Las gravísimas consecuencias del siniestro han provocado que las preguntas acerca de cómo pudo producirse se amontonen.

Se espera que a mediados de la semana que viene, Todt pueda presentarle el informe completo a Peter Wright, encargado de la Comisión de Seguridad. En este caso, el hermetismo que envuelve a la F-1 y que muchas veces se ve como parte de su encanto no juega a favor del campeonato. Lo que más llama la atención es que sea la FIA quien esté al frente de las pesquisas cuando aquello que se cuestiona son los protocolos de emergencia de la organización.

Tenemos que aprender de lo que pasó para que no se repita"

Jean Todt, presidente de la FIA

Se sabe que la policía de Mie se personó poco rato después de que el Marussia impactara contra la grúa que evacuaba el monoplaza de Adrian Sutil, que tomaron fotografías de la curva siete y que se precintó el coche. A partir de entonces, las autoridades japonesas se inhibieron y lo dejaron todo en manos del cuerpo deportivo competente, o sea la FIA.

“Creo al 100% en la gente que me rodea. Dicho esto, tenemos que aprender de lo que pasó para que no se repita. Cada vida es muy importante pero la F-1 es peligrosa y desgraciadamente, cosas como esta pasan”, dijo Todt al tomar la palabra, antes de dejar que Whiting llevara la voz cantante y desgranara los acontecimientos con la ayuda de un video inédito hasta ahora, procedente de las cámaras del trazado, que dicho sea de paso tampoco arrojó demasiada luz al asunto.

Después de casi hora y media, uno se fue de la sala con la sensación de que la FIA no considera haber cometido ningún error. Según Whiting, los comisaros que se encontraban en la zona actuaron debidamente con las banderas, y el coche de seguridad no entró en escena porque no lo consideró necesario. “El Sauber estaba muy lejos de la pista y cerca de la grúa”, dijo el británico, que hoy se reunirá con los pilotos.

Casi todo giró alrededor de la posibilidad de desarrollar un sistema para que todos los bólidos en pista reduzcan la velocidad si es necesario —un limitador como el que se emplea en el carril de los boxes— sin que pueda haber malinterpretaciones. “Sabemos que [EL DOMINGO] hubo corredores que [bajo la doble bandera amarilla] frenaron más que otros. Una de las cosas que debemos aprender es que, probablemente, lo mejor es no dejarles esta decisión a ellos”, puntualizó Whiting.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información