Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los escasos movimientos bancarios señalan a jugadores del Levante

La Fiscalía investiga la disposición de las cuentas por los jugadores granotas después de la celebración del partido

Nueve jugadores declaran en Anticorrupción

Torres, a la izquierda, e Iborra, en el centro, llegan a la Fiscalía.

Si las trasnsferencias realizadas por parte del Real Zaragoza y la retirada de las cantidades transferidas han sido parte del rastro seguido por la Fiscalía Anticorrupción para investigar a Agapito Iglesias, como dueño del club aragonés, y a una decena de sus jugadores por el presunto amaño del partido Zaragoza-Levante (1-2) de mayo de 2011, la línea de investigación que apunta a varios futbolistas del Levante por, supuestamente, dejarse ganar ese partido, tiene que ver con el escaso movimiento registrado en sus cuentas después de la disputa del encuentro. La disminución en la frecuencia de extracciones de dinero de sus cuentas puede ser determinante para que el fiscal Alejandro Luzón impute a varios jugadores granotas por, presuntamente, haber aceptado pagos en metálico por dejarse ganar el partido en el que la victoria del Zaragoza supuso la permanencia del club aragonés en Primera Divisón.

Fuentes cercanas a la investigación determinan que el detallado estudio de las cuentas bancarias de algunos de los jugadores del Levante investigados han registrado menos movimientos de extracción de dinero de lo que en ellos era habitual.

Ayer se presentaron a declarar en la Fiscalía Anticorrupción que investiga el caso, en la calle Manuel Silvela de Madrid, nueve jugadores del Levante: Héctor Rodas, Iborra, Xavi Torres, Stuani, Caicedo, Manuel Reina, Robusté, Cerrajería y Juanfran. Tres de ellos se acogieron a su derecho a no declarar.

Ander Herrera, Braulio y Ponzio también habrían retirado entre 85.000 y 90.000 euros

El lunes está previsto que declare Uche, exjugador del Zaragoza y ahora en el Villarreal. Según fuentes cercanas al caso, a a este se le atribuye una retirada en metálico muy inferior a la atribuida a otros miembros del equipo. Otro de los jugadores de la plantilla, Da Silva, también debía acudir el lunes pero hasta el momento no ha sido localizado.

Los jugadores del Levante que sí declararon se refirieron a un partido normal y respondieron a preguntas del tipo de si tuvieron algún contacto previo con el Zaragoza; si recibieron alguna prima por no esforzarse en el partido investigado o dinero en metálico. "Estoy tranquilo, pero muy molesto por todo esto", dijo Juanfran a la salida de su declaración ante el fiscal anticorrupción.

Además de Gabi, otros jugadores del Zaragoza como Ander Herrera, Braulio, y Ponzio también habrían retirado cantidades que oscilan entre los 85.000 y los 90.000 euros. A dichas cantidades podrían añadirse 395.000 euros retirados por Agapito.

La declaración del jueves de Gabi, en la que reconocía que había extraído el dinero y que se lo había devuelto al club y que lo había hecho como un favor ante las dificultades financieras de la entidad, han puesto en la diana a Agapito Iglesias. El fiscal podría praticar más actuaciones antes de poner la querella en un juzgado de Valencia, ciudad en la que se cometieron los hechos investigados.

Tres jugadores se acogieron ante el fiscal a su derecho a no declarar

La entrada en vigor en diciembre de 2010 de la reforma del Código Penal abrió las puertas por primera vez a la persecución de los sobornos y fraudes en el ámbito deportivo, como la compra o amaño de partidos de futbol. El artículo 286, bis del Código fija las sanciones, multas o penas de cárcel para aquellas conductas que tengan por finalidad "predeterminar o alterar de manera deliberada y fraudulenta el resultado de una prueba, encuentro o competición deportiva profesionales" y se castiga con penas de prisión entre seis meses y cuatro años de cárcel, inhabilitación de uno a seis años y multas.

Por otra parte, el Málaga-Elche (0-1) de la temporada pasada es otro de los partidos bajo sospecha. EL PAÍS informó que Willy Caballero, portero por entonces del equipo andaluz, había denunciado un intento de soborno ante la patronal. El partido corresponde a la jornada 36 de la temporada pasada y terminó con victoria del Elche. Las sospechas se centran en 500.000 euros, que, según fuentes conocedoras del caso, la directiva del Elche tiene dificultades para justificar. Las sospechas podrían derivar en una nueva denuncia de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) ante la Fiscalía Anticorrupción.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información