El amaño se disfrazó con primas

El Zaragoza camufló el millón empleado en comprar al Levante como premio a sus jugadores pese a que estaban a punto de descender, según la investigación

Gabi tira a puerta en el Levante-Zaragoza de 2011.
Gabi tira a puerta en el Levante-Zaragoza de 2011.DIARIO AS

La Fiscalía Anticorrupción tiene pruebas “contundentes” de que una decena de jugadores del Zaragoza recibieron días antes del partido de mayo de 2011 en que se jugaban la permanencia en Primera División más de un millón de euros del club en concepto de “primas” con el que supuestamente compraron a sus rivales del Levante. El partido jugado en Valencia concluyó en 1-2 a favor del Zaragoza en la que era la última jornada de la Liga.

La investigación que dirige el fiscal Alejandro Luzón con la ayuda de agentes de la Policía Judicial expertos en blanqueo ha podido determinar que 10 jugadores del Zaragoza recibieron alrededor de 120.000 euros cada uno mediante transferencias a sus cuentas corrientes emitidas por su club y la firma y autorización del entonces presidente, Agapito Iglesias. En cada una de esas transferencias se hizo costar el concepto de “primas” pese a que el equipo estaba al borde del descenso de categoría.

El estudio minucioso de las cuentas corrientes de todos los juzgadores del Zaragoza determina que el 20 de mayo de 2011, un día antes de que se disputara el encuentro en el Ciutat de Valencia, diez jugadores del equipo aragonés sacaron de sus bancos cantidades idénticas a las que habían recibido pocos días antes del club.

Agapito Iglesias autorizó transferencias de 120.000 euros para 10 jugadores

El fiscal Luzón y los policías que investigan el supuesto amaño del partido están convencidos de que con este dinero se pagó en metálico a los jugadores del Levante una vez concluido el encuentro, según señalan fuentes de la investigación. Aparentemente el dinero se entregó a una sola persona en un maletín.

Casi ningun jugador del Levante ingresó en sus cuentas corrientes los 120.000 euros que supuestamente recibieron, aunque el rastreo pericial ha descubierto que alguno de ellos hizo compras importantes—de decenas de miles de euros— en los días posteriores al partido y sin que el dinero saliera de sus cuentas corrientes. Se ha investigado la compra de un coche de lujo y otros bienes cuya procedencia se sospecha proviene de la supuesta cantidad recibida por el amaño del partido. “Compras difíciles de explicar”, apuntan los investigadores.

Además de las cuentas de todos los jugadores, entrenadores y miembros de la plantilla de ambos equipos la Fiscalía Anticorrupción ha puesto la lupa en sus tarjetas de crédito, hipotecas, viajes y cualquier otro signo externo que puede proporcionar pistas.

Un día antes del partido todos ellos sacaron el dinero de sus cuentas corrientes

Durante las próximas semanas unas 30 personas de ambos equipos—incluyendo a los presidentes de los dos clubes de entonces— comparecerán en calidad de testigos o imputados ante el fiscal Luzón en la sede de la Fiscalía Antcorrupción, un palacete en el número 4 de la madrileña calle de Manuel Silvela. La Fiscalía confía en que las declaraciones de algunos imputados den más luz al caso y se pueda reforzar aún más la acusación de una investigación que arrancó por una denuncia presentada hace un año por el Departamento de Integridad de la Liga que dirige Manuel Quintanar.

Fuentes de la investigación aseguran que Luzón presentará una querella contra los implicados que se convertiría en el procedimiento más sólido por fraude deportivo en España. El artículo 286 bis del Código Penal, incluido en la reforma de 2010, está sin estrenar pese a la sospecha latente de partidos amañados. Paredes, uno de los capitanes del equipo no está imputado.

Los investigadores explican que este es el caso más claro que ha llegado a Anticorrupción. Y que el rastreo sin disimulo de las cuentas explica la impunidad con la que se movían los amaños de partidos a final de temporada. “No son delincuentes que se sientan observados y que tomen precauciones, así que uno es capaz de pagar en efectivo un todoterreno pocos días después del partido sin tener un ingreso oficial que lo justifique”, explica esta fuente.

La Liga maneja muchas denuncias de partidos con apuestas sospechosas en las que dan el aviso las casas de juego online, otras en las que jugadores o directivos denuncian de palabra el pago por dejarse ganar e informes técnicos sobre comportamientos sospechosos en el campo. Sin embargo el del Levante-Zaragoza de 2011 es, según fuentes de la investigación, el más claro hasta la fecha.

Los clubes han negado tener conocimiento del amaño y de la investigación más allá de las citaciones a jugadores para declarar la semana que viene. En el Zaragoza ya no está Agapito Iglesias y uno de los pocos jugadores que siguen en el Getafe, Juanfran, declaró estar tranquilo y que fue un partido “normal”. El entrenador del Levante, Mendilibar, aseguró ayer que tiene ganas de que “se tomen en serio” las investigaciones sobre posibles amaños de partidos, pero recalcó que es “fácil meterse con los clubes pequeños” y pidió que se haga lo mismo “con los grandes”, informa Efe.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción