Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos presenta a la NBA

Los norteamericanos borran a Eslovenia (76-119) con una mezcla de poderío y espectáculo

Davis entre Zoran Dragic y Slokar. Ampliar foto
Davis entre Zoran Dragic y Slokar. AFP

Por fin apareció la NBA en el Mundial. Sin perder un ápice de seriedad ni de eficiencia, Estados Unidos desató su versión más poderosa y espectacular para borrar del mapa a Eslovenia y forrarse de confianza para las semifinales del jueves contra Lituania. Fue un vendaval de músculo y de velocidad, de rebotes y de mates, de tapones y de alley oops, el que reventó con 119 puntos la resistencia orgullosa de los Dragic y compañía. Ha cogido velocidad Estados Unidos, más voladora y fina que nunca en este campeonato, con todas sus piezas engrasadas, incluido un Derrick Rose que chirriaba con el cero que dejó en su casillero en octavos. El próximo compañero de Pau Gasol reclama protagonismo, Irving dirige y anota, Harden es un manual de ataque, y Faried y Davis son dos depredadores que no hacen prisioneros en las alturas.

ESLOVENIA, 76 - EE UU, 119

Eslovenia: G. Dragic (13), Lorbek (12), Z. Dragic (11), Zupan (2), Slokar (7) —equipo inicial—; Balazic (9), Nikolic, Prepelic (9), Muric (6), Blazic, Klobucar (3) y Omic (4).

Estados Unidos: Irving (12), Curry (6), Harden (14), Fardied (14), Davis (13) —equipo inicial—; Thompson (20), Rose (12), Gay (7), Derozan (6), Plumlee (4), Cousins (9) y Drummond (2).

Árbitros: C. Maranho (Bra), R. Lottermoser (Ale) y F. Pascual (Fil). Eliminaron a Cousins.

13.674 espectadores en el Palau Sant Jordi.

El dato asusta: 14 rebotes ofensivos capturó Estados Unidos en solo el primer cuarto. Entraban como locomotoras Irving y Curry en la cocina eslovena, pero con la puntería extraviada. Poco importó. Faried y Davis rebañaron cada pelota con una violencia imparable. Eran dos aviones fuera de cualquier radar. Jugaban los estadounidenses con el cuchillo entre los dientes en cada centímetro, rápidos de brazos para robar en el perímetro, convertida la cancha en una pista de atletismo. El costalazo que se pegó Irving dio paso a Rose y el base cerró bocas recordando sus buenos tiempos. Anotó y movió la orquesta (22-29) con cinco asistencias en la noche de su reivindicación.

Eslovenia tiraba de Lorbek para mantener la llama encendida. Sufrían sus tiradores para encontrar un resquicio, y varios de sus lanzamientos ni siquiera tocaron el aro. El agujero era mayor en los triples, un recurso a la desesperada en el que Eslovenia no encontró refugio a la tormenta que le calaba. El sueño de Goran de ganar a EE UU se quedaba en eso, algo irreal. Dos robos los convirtió Faried en otros dos mates con rabia. El partido se jugaba a campo abierto, con Zoran Dragic dando algún que otro coletazo (42-49 en el descanso).

El dato asusta: 14 rebotes ofensivos capturó EEUU solo en el primer cuarto

Harden se cabreó. Había pasado dos cuartos en blanco y en el tercero dijo aquí estoy yo. La Barba se engalanó con 12 puntos y una exhibición de filigranas que destapó el tarro de las esencias de lo que por momentos llegó a parecer un All Star. Un tapón de Davis, un alley oop de Irving al pívot de los Pelicans desde la línea de fondo, otro de Harden mandando volar a Faried... El propio alero se pasó de energía cuando intentó machacar y el aro escupió la pelota. ¿Qué hizo? Triple pocos  segundos después.

Los eslovenos levantaron la bandera blanca. El meneo era de tal calibre que Coach K mandó a sus mejores gladiadores al banquillo cuando faltaban cinco minutos para el final. Sentados con las piernas extendidas, Davis, Irving y demás vieron entre risas las últimas exhibiciones acrobáticas que subieron los 119 puntos al marcador, la mayor anotación de Estados Unidos en este Mundial (superando los 114 que les endosaron a Finlandia).

Estados Unidos coleccionó 53 rebotes (11 Davis y 10 Faried) y todos sus jugadores anotaron. Pero sobre todo dejó la sensación de ser un equipo arrollador e imperial.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información