Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos se pertrecha con gigantes

Mike Krzyzewski cierra la lista de 12 para el Mundial apostando por los centímetros de Drummond, Cousins y Plumlee.

Rose, en un amistoso frente a Puerto Rico,. Ampliar foto
Rose, en un amistoso frente a Puerto Rico,. AFP

Renuncias, lesiones y deserciones han cambiado progresivamente la fisonomía de la selección estadounidense para el Mundial de España. A una semana para el comienzo de la cita, Mike Krzyzewski cerró la lista de 12 jugadores que buscarán revalidar el título de 2010 apostando por los centímetros de Andre Drummond (2,08m), DeMarcus Cousins (2,11m) y Mason Plumlee (2,08m) para afianzar un juego interior que finalmente contará con hasta cinco jugadores, sumando a Kenneth Faried y al joven y talentoso Anthony Davis. El líder de los New Orleans Pelicans es el único jugador que repetirá en la convocatoria con respecto al equipo que conquistó el oro olímpico en los Juegos de Londres 2012 y, a sus 21 años, será el pívot encargado de sostener y capitanear un juego interior amenazado en la distancia por la lujosa nómina de torres que presenta España con los hermanos Gasol, Ibaka y Felipe. Un equipo concebido, por historia y genética, por virgueros bajitos, intensos y veloces que, sin embargo y a última hora, han sido arropados por una nutrida nómina de bigardos para contener a los rivales que le busquen las cosquillas en la pintura.

Derrick Rose (Chicago), Stephen Curry (Golden State) y Kyrle Irving (Cleveland) como bases; James Harden (Houston) y DeMar DeRozan (Toronto) como escoltas; Klay Thompson (Golden State) y Rudy Gay (Sacramento) como aleros; y los mencionados Davis (New Orleans), Faried (Denver), Drummond (Detroit), Cousins (Sacramento) y Plumlee (Brooklyn) como pívots componen la alineación definitiva que hizo pública Coach K tras ganar a la selección de Puerto Rico entrenada por el español Paco Olmos (112-86) en el tercer partido de preparación de los estadounidenses, que cerrarán su rodaje el martes en Gran Canaria ante Eslovenia.

Chandler Parsons, Damian Lillard, Gordon Hayward y Kyle Korver fueron los últimos descartes de un equipo que, a pesar de las ausencias de sus principales estrellas, suma unos 100 millones de euros en nóminas y presenta talentos sobresalientes como Derrick Rose. El base de los Chicago Bulls, que antes de la preparación mundialista tan solo había disputado dos partidos en los últimos dos años por sus graves lesiones de rodilla (se rompió el ligamento cruzado anterior de la izquierda en abril de 2012 y el menisco de la derecha en noviembre de 2013), calibra estos días con mimo el estado de sus articulaciones para marcar el paso del campeón, que llega a España sobrado de recursos pero cargado de incógnitas y cambios de guion.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información