Durant o el recelo de la NBA al Mundial

El goteo de bajas de estrellas se une a las críticas de los equipos por el riesgo de lesiones El alero de Oklahoma anuncia su baja "por agotamiento físico y mental"

Durant lanza a canasta durante un entrenamiento con Estados Unidos
Durant lanza a canasta durante un entrenamiento con Estados Unidos Ethan Miller (AFP)

La inesperada baja de Kevin Durant para el Mundial de baloncesto que empezará en España el 30 de agosto escenifica a la perfección el malestar que genera entre las franquicias de la NBA ceder a sus jugadores. Desde el primer minuto cayeron de la selección estadounidense LeBron James, Kobe Bryant y Carmelo Anthony, y en las últimas semanas se fueron descolgando otros, desde Griffin a Love, pasando por Aldridge, Westbook o Kawhai Leonard, además de algunas figuras extranjeras de la NBA, como el francés Tony Parker o el argentino Ginóbili, ambos de San Antonio Spurs.

Durant, el MVP del Mundial de 2010, era el líder de su selección. En plena fase de preparación para el campeonato, remitió una carta al director de la Federación y al seleccionador, Mike Krzyzewski, en la que aludía a su fatiga física y mental para renunciar. “Es una decisión muy difícil ya que considero un orgullo representar a mi país. Sé que se lo debo a mis compañeros, pero después de la concentración con la selección me di cuenta de que no iba a poder cumplir”, indicó el jugador de los Thunder.

La lesión de Paul George, alero de Indiana Pacers, que sufrió una doble fractura de tibia y peroné en un entrenamiento de la selección, ha podido tener que ver en esa decisión.

Las críticas de Mark Cuban, dueño de los Dallas Mavericks fueron demoledoras: “El COI está jugando con la NBA. Los equipos asumen enormes riesgos financieros y los miembros de COI mientras llenan sus bolsillos. Su mayor baza fue convencer al mundo de que los Juegos Olímpicos son una historia de patriotismo cuando se trata de dinero. Los jugadores y los propietarios debemos unirnos para crear nuestra propia Copa del Mundo”. Larry Bird, presidente de los Pacers, el equipo que le pagará 92 millones de dólares (68,6 millones de euros) a George los cinco próximos años a pesar de que el primero no podrá jugar, fue más comprensivo: “Las lesiones pueden pasar en cualquier momento”. Adam Silver, el comisionado de la NBA, se mantuvo en la línea de Bird, aunque adelantó que en las próximas reuniones tratarán el asunto. A pesar de las bajas, EE UU tiene un potencial notable en el Mundial. Krzyzewski tiene que descartar a tres jugadores de la quincena con la que trabajo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS