ADIÓS A UN MITO DEL FÚTBOL MUNDIAL

“Nos enseñó a no rendirnos nunca”

Florentino Pérez destaca “los valores” que Di Stéfano dejó grapados en la historia Real Madrid como gran legado

Florentino Pérez, durante su comparecencia ante los medios.(atlas)

"Gracias, Alfredo. El mejor de todos los tiempos". El palco del Bernabéu no se vistió esta vez, primera semana de julio, para la llegada de un nuevo fichaje, sino para despedir al gran mito de su legendaria historia. Entre pantallas con un mensaje de agradecimiento a Di Stéfano, y ante un mural con la foto del futbolista en pleno éxtasis por un gol, el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, apareció con caminar sigiloso y los hombros caídos para decir adiós al "amigo". En una industria del fútbol llena hoy de estrellas de cine, Florentino Pérez habló de Di Stéfano como del mito del que nunca quiso separarse, igual que el niño del ídolo, y como el personaje que cambió la historia de la entidad que dirige. "Hoy es un día que nunca pensamos que podría llegar, de tristeza absoluta para el madridismo y todo el mundo del fútbol", comenzó el presidente blanco. "Nos ha dejado el jugador más grande de la historia del Real Madrid y el mejor futbolista de todos los tiempos. Hoy el Real Madrid y el todo el madridismo viven una enrome tristeza y pesar. Aquel futbolista que se enfundó la camiseta del Madrid el 23 septiembre de 1953 nos ha dejado, pero su leyenda sobrevivirá eternamente. Cambió la historia de este club y del fútbol, y convirtió al Madrid en la institución deportiva más grande del fútbol. Alfredo Di Stéfano es el Real Madrid. Permitió crear el mayor mito del fútbol. Él cambió el destino de esta institución. Fabricó junto a Santiago Bernabéu el club más querido y admirado del mundo. Fue precursor de un sentimiento universal".

Fue capaz de cambiarlo todo. Se resistía a la derrota como nadie

Cinco copas de Europa, ocho Ligas, la primera Intercontinental, el Superbalón de Oro... Florentino (67 años) repasó una larga lista de títulos y galardones que engordaron el palmarés de Di Stéfano. Pero aseguró que el valor de don Alfredo fue mucho más allá de los números, los goles y las copas de las vitrinas, y que erradicó en esos "valores" que dejó grapados para siempre en el escudo de la entidad de Chamartín. "Fue el mejor en todo, en la forma de revolucionar el fútbol y en el código de valores que dejaba escrito sobre el césped. Él nos enseñó que nunca hay que rendirse y que hay dejarlo todo por este escudo. Los valores del Real Madrid son los valores que guiaron a aquella generación capitaneada por Alfredo Di Stéfano. Ha sido el mejor embajador de nuestro club, y ha dado mucho a este club, a España y al fútbol. Ahora tenemos la responsabilidad de contar que hubo un futbolista del Real Madrid que fue capaz de cambiarlo todo, un hombre que siempre quería más y que resistía a la derrota como nadie. Gracias a él la FIFA designó al Madrid el mejor club del siglo XX. Ha guiado siempre nuestro camino para no apartarnos de la línea que él quería".

Florentino expresó que el palco de honor del Bernabéu acogerá este martes, a partir de las 10.30, la capilla ardiente por Di Stéfano. "Este estadio fue su fábrica, su casa, y es aquí donde le rendiremos el homenaje que se merece este hombre de leyenda. Llegó para quedarse y su estancia en el alma del Real Madrid es eterna. Nunca te olvidaremos".

El palco de honor del Bernabéu acogerá este martes, a partir de las 10.30, la capilla ardiente por Di Stéfano

Las palabras emocionadas de Florentino dieron paso a un vídeo que desgranó el paso de Di Stéfano por el Madrid. Era un vídeo de goles, de la camiseta blanca manchada de barro, de su imagen eterna posando con las cinco Copas de Europa, de ese número nueve cabalgando con la pelota, de las presentaciones, como presidente de honor del Madrid, de Figo, Zidane, Ronaldo, Beckham, Sergio Ramos, Cristiano... De fondo sonaba la música de My way. La primera imagen fue la de don Alfredo entrando en el estadio Bernabéu, en una secuencia de la película sobre su carrera. El vídeo acabó con las palabras del propio protagonista, mirando un estadio vacío: "Algún día hay que despedirse", decía, "pero cuesta, duelo, porque aquí está lo mejor de mi vida". Di Stéfano se despidió con un Mundial (el acontecimiento que él nunca pudo disputar) en juego. Con la pelota, la vieja, como protagonista. Como lo fue en su vida.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50