Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una batalla tan psicológica como táctica

"Ramos engaña.Quieren que vayamos pensando que somos los mejores”, dice Juanfran

Frente al discurso humilde del Atlético, en la cúpula directiva y el vestuario del Real Madrid se debate entre propagar un mensaje hegemónico o uno más moderado

Simeone, durante el entrenamiento de este miércoles. AS

Medio de oficio, estratega ahora, Simeone emitió el pasado lunes un flashazo ante los periodistas que asistieron a la jornada de puertas abiertas programada por el Atlético en el palco VIP del Calderón. “El medio del campo puede ser muy importante en el desarrollo del juego”, advirtió al ser preguntado por cuál será la clave en la final de la Champions frente al Real Madrid, dentro de tres días en Lisboa. Y, en consecuencia, así obra técnico rojiblanco, buen conocedor de los códigos que envuelven una cita tan decisiva como la que afronta su equipo. Es consciente El Cholo de que el duelo contra el conjunto de Carlo Ancelotti tiene una doble vertiente. Por un lado, la batalla táctica; por otro, el pulso de los mensajes en la guerra psicológica.

Convencido de que la batalla en la medular será la que decida la final, el argentino maneja diversas alternativas, siempre amarrado a su idea innegociable de que el equipo debe construirse de atrás hacia adelante. La incógnita de Diego Costa, que apura sus escasas opciones de jugar con una visita relámpago a la doctora Kovacevic, en Belgrado, condicionan su plan. En la sesión del martes, aún sin Arda, al que ha visitado su médico de confianza en Turquía por los problemas en la cresta ilíaca que arrastra a raíz de un golpe de Cesc en el Camp Nou, el preparador rojiblanco ensayó con un trivote formado por Tiago, Gabi y Mario Suárez. Este último como escoba y sus dos compañeros unos metros más adelantados. En esa ecuación, Koke y Arda, que podría jugar inflitrado, (o Raúl García) actuarían desplazados en los costados y Villa sería el único punta. No parece probable, sin embargo, que Simeone se decante por esta variable. Sus maniobras no se contemplan más allá de un simple juego al despiste. En la probatura de hoy en el Cerro del Espino, Gabi y Tiago volvieron a actuar de timoneles, con Raúl y Koke en las bandas y Adrián y Villa como doble referencia.

Convencido de que la final se decidirá en la media, Simeone juega al despiste al emplear diferentes sistemas tácticos

En la misma línea que su técnico, Juanfran, el jugador de campo más empleado por Simeone en la Liga (3.149 minutos) y el segundo en la Champions, igualado con Gabi (990), apunta a la media como epicentro del pulso en Lisboa. “En la Copa nos pillaron un poco de imprevisto, con Di María, Modric y Xabi Alonso nos superaron en el centro del campo y se llevaron el partido, pero en la Liga fue diferente. Teníamos la lección aprendida. Seguro que Ancelotti está buscando alternativas, pero nosotros también debemos buscarlas porque al fin y al cabo sólo empatamos el partido, no ganamos”, recordó.

Se refería el defensa a dos partidos que suponen una buena piedra de toque para diseñar la cita del sábado. En el de la Copa, la presencia de Di María como interior descuadró al Atlético. El Madrid pasó como un rodillo (0-2) por el Calderón. En el campeonato doméstico, el Atlético se repuso con Gabi y Mario como diques de contención. Ese día, como la ida copera en el Bernabéu, el enfrentamiento fue muy áspero. “Será una final de fricción y mucha ansiedad”, vaticinó Simeone. Vislumbra el argentino un partido bronco y áspero, muy exigente en el plano físico ante un rival muy potente en el cuerpo a cuerpo. “Sabemos cómo ganar”, avisó Godín.

Cristiano Ronaldo, durante un entrenamiento. ampliar foto
Cristiano Ronaldo, durante un entrenamiento. Getty

En el Madrid, mientras, existe una dicotomía. Una doble vertiente en la directiva y en el vestuario resumida en aquellos que proponen transmitir señales hegemónicas que remitan al historial europeo del club y otros partidarios de un discurso más prudente. Florentino Pérez se mueve entre dos aguas, entre atender a las personas de su entorno que le proponen una comparecencia pública para reafirmar la posición dominante del Madrid en los grandes escenarios y esas otras que apuestan por una posición más moderada. Estas últimas piensan más en justificarse en el caso de derrota que en intentar presionar al Atlético.

Ayer, Ancelotti quiso dejar claras las intenciones de su equipo. “No vamos a jugar para bloquear al equipo contrario sino para imponer nuestra calidad y nuestro estilo”, indicó el italiano, que baraja tres opciones (Illarramendi, Casemiro y Khedira) para sustituir al sancionado Xabi Alonso, capital en la media blanca. “Es mi séptima final [ganó dos como jugador y otras dos como entrenador] y debo transmitir la experiencia y crear el ambiente para prepararla lo mejor posible”, manifestó. También confirmó que Cristiano y Bale se encuentran en condiciones de jugar. No así Pepe y Benzema.

El entorno de Florentino Pérez le propone hacer una comparecencia pública antes del duelo en Lisboa

Desde el aspecto mental, el mensaje que pretende enviar el Atlético es, sin renunciar a credenciales, el de la humildad. En este último sentido, las señales han comenzado a lanzarse de un lado y otro. En los micrófonos parece haberse desatado la otra batalla, la psicológica. “El Atlético es el favorito”, expuso ayer Sergio Ramos. “Está al cincuenta por ciento”, cifró Simeone. “Ramos intenta engañar. No hay favorito en esta final. Quieren que vayamos pensando que somos los mejores”, indicó este miércoles Juanfran en rueda de prensa. En el vestuario rojiblanco opinan que los jugadores del Madrid pretenden regalarles los oídos para traspasarles presión y un exceso de confianza.

En medio de este tira y afloja persuasivo y el ejercicio de la retórica, también se ha colado la mística. El Atlético se desplazó esta tarde hasta Los Ángeles de San Rafael (Segovia), el búnker del equipo en el doblete de 1996, así como en la pretemporada de esta campaña y en los días previos a la final de la Copa conquistada el curso pasado en el Bernabéu. “El que mejor se aísle de los factores externos tendrá mucho ganado”, argumentó Simeone. La contienda, tan psicológica como táctica, ya está en marcha.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información