Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“A nosotros, todo nos cuesta siempre mucho”

Simeone resalta el espíritu de lucha de sus futbolistas, invictos en la competición

Simeone y Costa celebran el 1-2 Ampliar foto
Simeone y Costa celebran el 1-2 REUTERS

Puede que Diego Pablo Simeone ya no sepa cómo agradecerle a sus futbolistas los logros y cómo los han alcanzado. Puede que ya no le quedaran palabras, ni frases, ni elogios para un grupo que en dos años y medio se ha situado a la altura deportiva de los más grandes conjuntos en el continente. Así que para despedirse de la abarrotada sala de prensa de Stamford Bridge se soltó el pelo dialécticamente: “Antes de marcharme quería agradecer a las madres de mis jugadores el haber tenido unos hijos con unos cojones tan grandes”. Y se levantó.

Oporto, Milan, Barcelona y Chelsea ha dejado el Atlético en su camino hacia la final de Lisboa. Cuatro campeones de Europa han sucumbido a un equipo que ha alcanzado una capacidad competitiva y una madurez que lo han situado entre los dos mejores del continente. Cuando comenzó la fase de grupos en septiembre, Simeone y su cuerpo técnico barruntaban que, si algo jugaba en contra de su equipo, podía ser la inexperiencia de la mayoría de sus jugadores. Ocho meses después se han plantado frente al Real Madrid en esa cita sin procedentes en la historia, dos equipos de la misma ciudad en la final, sin haber perdido un solo partido en toda la competición.

“Creo que no es el mejor momento de mi carrera. Es bonito”, comenta el argentino

Simeone elogió la capacidad de reacción de su equipo, que supo sobreponerse al gol de Torres y luego, dominar el partido. “Estoy contento porque la reacción al gol de ellos fue determinante. El arranque del segundo tiempo también fue bueno, nos dimos cuenta de que en los pases de Mario a Tiago y a Koke o Arda a ellos no les daba tiempo a llegar a los costados y podíamos romper la línea. Con el 1-2 nos hicimos dueños del partido”. En ese segundo acto, cuando Mourinho dio entrada a Eto’o, Simeone metió un centrocampista más para controlar el partido: “Cuando entró Eto’o sabíamos que iban a necesitar hacer goles. Pusimos cinco en el medio del campo y nos generó tener más posesión y muchas más posibilidades”.

Con la Liga a tiro, con la final de la Liga de Campeones por disputarse, a Simeone le brota el freno del optimismo. Le preguntan si este es el mejor momento de su carrera como entrenador y lo niega. No quiere distracciones alegóricas, parece prohibírselas su condición de hombre de fútbol al que alguna vez, como a todos, le hundieron el pecho. “Creo que no es el mejor momento de mi carrera, es bonito e importante, pero me pone más contento por la responsabilidad que teníamos. Hubo mucha gente que gastó mucho dinero. A nosotros, todo nos cuesta siempre mucho. El momento es importante, pero aún nos queda mucho”. La trascendencia de la victoria y el juego desarrollado por sus jugadores llenaron al técnico: “El rival y el escenario potencian los partidos, el segundo tiempo va a quedar en el recuerdo de mucha gente. Mi equipo fue dueño del campo ante un rival con una historia reciente en Champions muy importante”.

“Koke tiene un crecimiento enorme. Se siente dueño del campo. Es nuestro”

No profundizó mucho el técnico rojiblanco sobre lo que supone la final contra el eterno rival, ni si supone un gran inconveniente ese enfrentamiento excepcional que habrá en Lisboa. “No lo tomo como ventaja, o desventaja, el Madrid es un club poderoso que está acostumbrado a estas situaciones”, aseguró el Cholo antes de deslizar lo que puede ser el papel que pretenda que adopten sus jugadores y el club ante la final: “Nosotros llegamos con ilusión después de mucho sin jugar la final”.

Siempre reacio a elogiar a las individualidades, Simeone fue preguntado por el partido de Koke y no pudo contener la admiración que profesa por un futbolista que ha crecido bajo su dirección: “Koke tiene un crecimiento enorme, cada vez que avanza los partido grandes más dueño del campo y de la pelota se siente. Por su trabajo y su humildad se lo merece. Es nuestro, quiere al club y eso nos pone muy contentos”. Ese “nuestro” sonó a aviso para navegantes ante las ofertas que habrá por Koke este verano. En ese sentido también se refirió a Courtois: “Ha hecho un gran partido, los dirigentes decidirán qué es lo mejor para el club, para el chico y para el Chelsea”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información