Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una revancha por Luis Aragonés

Los colchoneros tendrán la oportunidad de enterrar en Lisboa la dolorosa derrota en la final de 1974 ante el Bayern de Múnich

La afición del Atlético en las gradas de Stamford Bridge Ampliar foto
La afición del Atlético en las gradas de Stamford Bridge EFE

Mientras Diego Costa se fundía en un abrazo con Simeone en la banda de Stamford Bridge para festejar el 1-2, los aficionados rojiblancos se desgañitaban con un emocionado cántico de homenaje y redención: ¡Luis Aragoooonés!, ¡Luis Aragoooonés! Era el fin a 40 años de espera para volver a soñar con la Copa de Europa.

En 1974, un alemán de apellido impronunciable, Schwarzenbeck, arrebató la gloria eterna al equipo de los Adelardo, Luis Aragonés y Gárate con un zapatazo desde unos 30 metros que llevó la final a un desempate en el que acabó triunfando el Bayern. En Londres, ante el Chelsea, goleando a un portero australiano de similares consonantes, Schwarzer, el Atlético se ganó la vuelta al partido de los grandes. El conjunto rojiblanco es el equipo que más ha tardado en volver a una final de la Copa de Europa: 40 años. El Inter tardó 38 años entre la de 1972 y la de 2010 —esta última con Mourinho al frente, que anoche se convirtió en el entrenador que más veces se ha estrellado en semifinales, seis, las cuatro últimas de forma consecutiva—.

La 7ª final española

Copa de Ferias 1961-1962

Ida: Valencia, 6; Barcelona, 2

Vuelta: Barcelona, 1; Valencia, 1

Copa de Ferias 1963-1964

Zaragoza, 2; Valencia, 1

Copa de Ferias 1965-1966

Ida: Barcelona, 0; Zaragoza, 1

Vuelta: Zaragoza, 2; Barcelona, 4

Liga de Campeones 1999-2000

Real Madrid, 3; Valencia, 0

Copa de la UEFA 2006-2007

Sevilla, 2; Espanyol, 2

(Sevilla gana en penaltis 3-1)

Liga Europa 2011-2012

Athletic, 0; Atlético, 3

El 24 de mayo en Lisboa, el Atlético disputará su segunda final de la máxima competición continental, la segunda final de la Champions entre españoles —tras la de 2000 en París entre Madrid y Valencia (3-0)—, la primera entre equipos de la misma ciudad, el séptimo pulso por un título europeo entre equipos de la Liga. Milán es la única ciudad con dos equipos campeones de la Copa de Europa: Milan (7) e Inter (3). Madrid será la primera en vivir un derbi en una final.

Simeone, que ya ha conquistado tres títulos en dos años y medio como técnico rojiblanco —Liga Europa (2012), Supercopa de Europa (2012) y Copa del Rey (2013)— está en disposición de alcanzar el palmarés del entrenador más laureado de la historia del club: Luis Aragonés (una Liga, tres Copas del Rey, una Supercopa de España y una Intercontinental). El Cholo solo ha perdido dos de las 16 eliminatorias que ha disputado desde que aterrizó en el banquillo rojiblanco el 23 de diciembre de 2011. Ese día, relevó a Gregorio Manzano y cogió un equipo que deambulaba en la Liga más cerca del descenso que de posiciones europeas con solo cinco victorias en 16 jornadas y acababa de ser eliminado en los dieciseisavos de la Copa del Rey por un 2ªB, el Albacete. Seis jugadores de los que perdieron aquel encuentro: Juanfran, Miranda, Godín, Filipe (la defensa al completo), Koke y Adrián, fueron titulares ante el Chelsea.

El Atlético llega invicto a Lisboa tras nueve victorias y tres empates a lo largo de la competición. El colofón en Stamford Bridge no pudo ser mejor, con una remontada que acabó en goleada.

Con su gol de penalti, Diego Costa puso el 1-2, igualó la mejor marca de Falcao en una temporada con el Atlético (los 36 goles en 2011-12) y empató con Vavá (58-59) con ocho tantos como máximo goleador rojiblanco en una edición de la Copa de Europa. Nombres de la enciclopedia colchonera para un partido que desempolva archivos históricos.

Eran los tiempos en los que el Ajax de Cruyff, que encadenó tres títulos (1971, 72 y 73), y el Bayern de Beckenbauer, que repetiría la gesta sucediéndole en el palmarés (con los de 1974, 75 y 76), se repartían Europa como conquistadores absolutistas. Pero la edición del 74 estuvo a punto de alumbrar un nuevo campeón del torneo: el Atlético. El equipo rojiblanco, entonces dirigido por el argentino Juan Carlos Lorenzo, llegó a la final tras sobrevivir en semifinales al Celtic y al arbitraje del turco Babacan en Glasgow. Fue en Heysel Park de Bruselas un 15 de mayo del 74 y los 90 minutos acabaron con 0-0. En el minuto 9 de la segunda parte de la prórroga, Luis Aragonés logró un formidable gol de falta que parecía iba a darles el título. Se lo arrebató Schwarzenbeck. 40 años después tendrán la segunda oportunidad.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información