Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mejor canterano desde Casillas

Jesé logra el mayor impacto de un joven del Madrid desde la irrupción del meta en 1999

Jesé festeja su tanto en San Mamés. Ampliar foto
Jesé festeja su tanto en San Mamés. AP

Elegir entre el mejor canterano del Real Madrid y el mejor canterano del Southampton. Esa es la tarea más complicada de Carlo Ancelotti en estos días. Ponderar si opta por Jesé Rodríguez o por Gareth Bale, las perlas más deslumbrantes que han producido estas escuelas en el último lustro, y que ahora compiten por un puesto en el equipo titular que jugará la ida de las semifinales de la Copa, mañana contra el Atlético en el Bernabéu (20.00, Canal Plus).

El Southampton es cuna de grandes futbolistas. Matthew Le Tissier, Alan Shearer o Theo Walcott se cuentan entre los más conocidos. Pero ninguno es comparable a Bale, cuyo precio de traspaso del Tottenham al Madrid (entre 90 y 100 millones de euros) le convirtió en uno de los deportistas más caros de la historia.

La adquisición de Bale por el Madrid contiene tantas resonancias épicas como paradojas. La más llamativa es la coincidencia de la llegada del galés con la aparición de Jesé, el canterano más talentoso que se establece en el primer equipo madridista desde Iker Casillas en 1999. El lapso de 15 años señala la dificultad extrema de la empresa y el valor incalculable de todo aquello que ha hecho de Jesé un futbolista importante para su equipo en los últimos seis meses. Cinco goles y cinco asistencias entre Liga y Copa, normalmente saliendo del banco de suplentes, solo reflejan una parte de su mérito.

Cinco goles y cinco asistencias entre Liga y Copa, normalmente saliendo del banco de suplentes, solo reflejan una parte de su mérito

Abundando en paradojas, Ancelotti considera que Jesé, de 20 años, posee, técnicamente, el mismo patrón que Bale, de 24. Ambos son potentes, hábiles y goleadores; encuentran dificultades en espacios reducidos y resultan devastadores si les dejan cinco metros para correr. El entrenador italiano cree que la posición donde mejor pueden rendir en este Madrid es la banda derecha. Sin embargo, a la hora de juzgar la comprensión del juego, se inclina por el canario. Jesé sabe aliviar el trabajo de los centrocampistas en defensa y se entiende muy bien con Benzema y Cristiano en los últimos metros. Maneja más conceptos y se desmarca con más frecuencia. Su gol al Athletic el domingo resume su potencial. Robó Di María sobre la salida del Athletic, jugó con Benzema, y el francés lanzó rápidamente a Cristiano, que, muy escorado para disparar, centró. Ahí apareció Jesé, filtrándose con decisión entre el lateral (Balenziaga) y el central (Laporte), para aguantar una carga y desviar el balón a gol. Un gol en San Mamés, como los que hizo en Mestalla o en el Camp Nou, no es un gol cualquiera.

Dijo Ancelotti la semana pasada que si Bale se encontraba bien para ir a Bilbao sería titular, hiciera lo que hiciera Jesé. No es la declaración más estimulante para el muchacho de la cantera y a Bale tampoco le debió de animar demasiado pues el viernes, inesperadamente, confesó a los doctores que no se encontraba bien. Ancelotti privilegia a Bale pues encarna la apuesta estratégica de Florentino Pérez. A Jesé le corresponden las rendijas y por ellas se ha colado para dejar su impronta. En condiciones difíciles ha logrado el mayor impacto de un canterano en el primer equipo desde Casillas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información